Miércoles, 22 de Agosto 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

La mortal lucha entre el presidente Trump y la elite financiera en los Estados Unidos

Publicado el 07 Febrero 2018
Escrito por Fernando Duque*

Estos son días sumamente importantes para la política interna de los Estados Unidos. Al parecer, la grave disputa entre el presidente Trump y el partido demócrata está empezando a ser ganada por el presidente. Trump siempre ha señalado que la investigación iniciada por el FBI para esclarecer la posible colusión de Trump con ciudadanos rusos es una truculenta maniobra para ocultar las ilegalidades que cometieron los líderes del partido demócrata para  desprestigiar la victoriosa campaña electoral que Trump tuvo en el año 2016.

 

 

         El pasado 29 de enero del presente año, el segundo jefe del FBI Andrew McCabe repentinamente renunció a su cargo. Este alto funcionario había sido acusado de ser partidario de la señora Clinton y de haber prestado importantes servicios a favor de ella durante la administración del presidente Obama. La esposa del señor McCabe, es una político demócrata que compitió sin éxito por un cargo senatorial en el estado de Virginia en el año 2015. La señora McCabe recibió enormes sumas de dinero para financiar su campaña senatorial de parte de un multimillonario aliado de los Clinton. Extraña y curiosamente, el FBI encargó a McCabe la investigación contra la señora Clinton por su descuidado estilo de proteger la privacidad de documentos secretos cuando ella era ministra de relaciones exteriores en el primer periodo de la administración del presidente Obama.

         Los partidarios del presidente Trump se ven fortalecidos por esta renuncia de McCabe, Ellos siempre han alegado que este alto funcionario actuó en forma parcial al no enjuiciar a la señora Clinton por su conducta en el manejo de información confidencial. Hace meses que el presidente Trump venía reclamando por la expulsión de McCabe y ahora esta renuncia del funcionario implicado parece indicar que el presidente tenía información correcta sobre este tema.

         Además del escándalo del caso McCabe, hay otros dos agentes del FBI en serios problemas. Ellos son Peter Strozok y Lisa Page. Strozok fue removido de su cargo en el grupo de investigación sobre la injerencia rusa en las últimas elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Esta crucial investigación está dirigida por Robert Mueller. Ambos agentes, Strozok y Page, ya no son parte del equipo de Mueller. Recientemente se descubrió que estos dos agentes intercambiaron mensajes de texto donde se trataba de “idiota” al candidato Trump. Además, en esta conversación, ellos indicaban que no había que preocuparse mucho, pues todas las encuestas daban como ganadora en la campaña presidencial del año 2016 a  la señora Clinton. No obstante, ellos señalaban que la investigación sobre la colusión de Trump con los rusos, era un muy importante “seguro” para destruir al candidato Trump  en caso que ganara la elección presidencial. El presidente Trump ha señalado que este intercambio de mensajes entre Strozok y Page son actos de traición y que ello debe ser castigado como corresponde.

         Aparte de todas estas recientes buenas noticias para el presidente, está ahora el candente tema del diputado Núñez y su documento clave. Este importantísimo documento elaborado en días pasados por el comité de inteligencia de la cámara de diputados, señala y describe un caso donde altos funcionarios del gobierno, incluyendo al vice ministro de justicia Rosenstein, engañaron a una corte secreta (llamada Corte para la Vigilancia de Actividades y Espionaje Extranjero).  Este tribunal fue engañado cuando el FBI necesitaba una orden para espiar a Carter Page, un funcionario de la campaña electoral de Trump. Con toda claridad, el memorándum del diputado Núñez, específicamente señala que la información clave de las actividades de espionaje de Carter Page, venían de un informe secreto preparado por Christopher Steele. Se señala que Steele a su vez, era un ex espía británico que había sido contratado por el gobierno con fondos provenientes de la campaña de la señora Clinton y del partido demócrata.

         Sean Hannity, un fanático partidario de Trump y que trabaja en el noticiero Fox, ha señalado en todos los tonos posibles, que el memorándum del diputado Núñez, quien es jefe del comité de investigaciones del congreso, es prueba suficiente de que Robert Mueller y su banda de caza de brujas, debe ser inmediatamente despedido. También debe ser despedido Rosenstein el viceministro de justicia y que supervisa a Mueller. Por su parte Paul Ryan, el líder de la cámara de diputados, es mucho más estricto.  Él demanda que los posibles actos ilegales del FBI sean cuidadosa y adecuadamente investigados en profundidad. Además Ryan señala que el memorándum  de Núñez es un documento totalmente separado de la investigación conducida por Robert Mueller([i]). Es por todo esto que con toda razón el partido demócrata luchó desesperadamente para que el informe de Núñez no se hiciera público. En esto los demócratas no tuvieron éxito y el presidente salió victorioso de esta importantísima batalla política. No cabe duda que el próximo paso de Trump seguramente será la destitución de todos los funcionarios trabajando en el ministerio de Justicia y en el FBI e implicados en la acusación de colusión entre el presidente Trump y funcionarios del gobierno ruso.

         Es debido a todo esto que los días de Robert Mueller, como jefe de la investigación contra el presidente, parecen estar contados. Si todo esto llega a ocurrir, el poder de la elite cosmopolita y globalizante que actualmente controla al partido demócrata, recibirá un golpe mortal. Gracias a todo esto, el presidente Trump tendrá la oportunidad de poner en marcha su plan destinado a la reconstrucción de la infraestructura nacional (carreteras, vías férreas, puertos, aeropuertos, canales, etc.) y con ello también reiniciar la reindustrialización de los Estados Unidos. Naturalmente que todo esto serán muy malas noticias para la elite financiera del país. Wall Street ha puesto todas sus esperanzas de lucro en la globalización y el control económico del planeta mediante empresas multinacionales de los Estados Unidos. El populismo nacionalista, proteccionista y anti globalizante del presidente, es un peligro mortal para los intereses que dominan el sistema financiero del poderoso

 


[i]  Para mayores detalles sobre esta batalla entre el presidente Trump y el FBI, sírvase ver “GOP VS. FBI. The Party of Law and Order Battles the G/Man”. The Economist Feb. 3rd. 2018

 

 

F. Duque Ph.D

Cientista Político

Puerto Montt, 07 de febrero de 2018