Lunes, 19 de Noviembre 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Alejandra Costamagna: “Imposible salir de la tierra está en la misma atmósfera y densidad dramática”

Publicado el 23 Noviembre 2016
Escrito por Mario Casasús

Oaxaca.- En entrevista con Clarín.cl Alejandra Costamagna (1970), presenta la antología Imposible salir de la tierra: “Permanentemente estoy desestabilizando los límites de lo posible, y por otra parte los límites del cuento, quiero salir de la estructura tradicional del cuento”. La dualidad está presente en los 11 cuentos, según la escritora chilena: “siempre mantenemos dos polos, estamos rodeados de dos brazos que nos llevan a lugares distintos, pero también pienso que con las repeticiones hay algo de querer encontrar un único universo en todo el libro, para que se pueda leer como un todo, estamos en la misma atmósfera, en la misma densidad dramática y en la misma escenografía”.

 

 

Autora de las novelas: En voz baja (1996), Ciudadano en retiro (1998), Cansado ya del sol (2002) y Diles que no estoy (2007). También publicó los libros de cuentos: Malas noches (2000), Últimos fuegos (2005), Animales domésticos (2011) y Había una vez un pájaro (2013). El libro Imposible salir de la tierra (Almadía 2016) retoma un epígrafe de Roberto Bolaño: “Hay una generación de escritoras (chilenas) que promete comérselo todo. A la cabeza, claramente, se destacan dos. Estas son Lina Meruane y Alejandra Costamagna”.

 

La escritora chilena participó en la Feria Internacional del Libro de Oaxaca y pagará una deuda con los lectores de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el comité tapatío invitó a Costamagna en 2012, pero canceló el viaje por problemas de salud, en 2016 regresó a México con su primer libro publicado por Almadía y en Chile por Estruendomudo, Alejandra Costamagna explica: “Andrea Montejo –mi agente literaria- gestionó la publicación del libro en México, pero antes existe una versión que salió hace 2 meses con la editorial peruana Estruendomudo, tiene algunas diferencias con la edición de Almadía, tiene otros cuentos, pero es la misma idea: hacer una colección de cuentos que circulen en distintos lugares fuera de su origen”.  

 

MC.- Alejandra, bienvenida a México, nos quedamos esperando tu participación en la FIL Guadalajara 2012.

AC.- Gracias por la bienvenida, pero no pude viajar a Guadalajara en noviembre de 2012 porque me enfermé de hepatitis.

 

MC.- La editorial Almadía publicó tu libro “Imposible salir de la tierra”, el primer cuento se llama “La epidemia de Traiguén”, ¿en serio son tan sabrosos los pollos de Traiguén? 

AC.- No lo sé, nunca los he probado, ¿y tú?

MC.- Tampoco, cuando visité al lonko Pascual Pichún comí empanadas y compartimos un asado; regresando a los pollos, en tus cuentos aparecen peces, patos, perros, lobos, gorilas, hasta escarabajos, ¿por qué insistes en incorporar la fauna en tu narrativa?

AC.- Es curioso porque esto me remite al libro anterior: Animales domésticos, donde trabajé de forma más explícita y conscientemente la presencia de los animales, yo pensé que ya los había sacado a casi todos, pero veo que siguen como una obsesión inconsciente circulando por ahí, pero hay algo que me interesa: los animales se presentan en estos relatos, y en mi anterior libro, como una forma de pensarse frente a lo otro, es decir: lo distinto, la alteridad, en el caso de algunos animales domésticos -no los más salvajes- está la posibilidad de ver ciertos rasgos de lo humano que se expresa en un cuerpo que de pronto desconocemos, mi libro está atravesado por estas características y aspectos, uno es lo animal, pero también lo otro es que una mujer pueda sacarse el cerebro, quiero pensar cómo desestabilizar lo que vemos como normal.

 

MC.- El título de la antología remite a las expediciones de la NASA que mencionas en dos cuentos y a los personajes extraterrestres, ¿por qué el guiño espacial?, ¿también significa la imposibilidad de escapar de nuestro destino después de elegir ciertas circunstancias?

AC.- Sí, hay muchas lecturas posibles, yo pienso en la lectura metafórica de: ¿qué significa la tierra, lo racional y las ataduras convencionales?, lo terrenal en el sentido de hacer una ancla, de hacer algo seguro y de pronto hay situaciones que nos ponen en el límite, pero siempre estamos regulando y volviendo a esas convenciones que establecemos, yo creo que es el vaivén permanente entre querer romper las ataduras y estar tan atados a una convención que se produce ese conflicto y choque permanente, por eso se vuelve imposible salirse, sacarse el cerebro.

 

MC.- Las ataduras de algunos personajes son familiares, no importa si son parientes consanguíneos, adoptados o si se identifican por carencias psicológicas, ¿por qué te interesa el vínculo familiar? 

AC.- Entra en la misma línea de romper el molde de lo que establecemos como lo socialmente aceptado en el ámbito familiar: ¿cuál es el rol de la mujer y el rol de los hombres?, por ejemplo, en el cuento Naturaleza muerta el tipo vive subordinado en una relación, quiero romper esos roles duales: lo masculino y lo femenino, lo aceptado y lo no aceptado, la conducta adecuada y la inadecuada. En Japón vemos la templanza de los japoneses, pero al mismo tiempo está la ruptura de la templanza con la violencia del final; permanentemente estoy desestabilizando los límites de lo posible, y por otra parte los límites del cuento, quiero salir de la estructura tradicional del cuento.

 

MC.- Leí la dualidad en varios cuentos, al hojear tu libro pensaba en modalidad flashback: reviví la tragedia del bebé que muere en un automóvil, mencionas dos veces un ramillete de claveles, te refieres a dos personas como “cachorros”, dos personajes recibieron una herencia, ¿por qué te enganchas con la dualidad de recursos narrativos y tensiones emocionales?   

AC.- Hay varias cosas. Lo dual siempre: hay dos hermanas en varios cuentos, no es intencional, pero cuando te hablaba de “lo otro”, es pensar que el otro que nos habita, el animal en lo humano, siempre mantenemos dos polos, estamos rodeados de dos brazos que nos llevan a lugares distintos, pero también pienso que con las repeticiones hay algo de querer encontrar un único universo en todo el libro, para que se pueda leer como un todo, estamos en la misma atmósfera, en la misma densidad dramática y en la misma escenografía.

 

MC.- ¿Lo más dramático sigue siendo la muerte?

AC.- Sí, pero al mismo tiempo pienso la muerte nos sorprende por otra cosa, por ejemplo, en el cuento Imposible salir de la tierra, la muerte está desde el principio, ella se quiere suicidar desde el primer párrafo, lo dramático sería: ¿cómo cresta conseguirlo?, ella no encuentra un piso en el edificio para suicidarse, no puede saltar del último piso, no puede colgarse de una soga, entonces le doy vuelta al sentido de que la muerte no es el último click.

 

MC.- La mayoría de tus personajes tienen nombre propio, a excepción de los cuentos: “Cielo raso”, “Agujas de reloj” y “Are you ready?”, ¿por qué omites los nombres de los personajes en tres cuentos?

AC.- Creo que hay una convivencia de estos textos con relatos de distintos registros, que escribí en distintas épocas y al mismo tiempo obedecen a distintas necesidades expresivas de cada momento de escritura, me gustaba ponerlos a dialogar entre eso: el personaje que está más anclado a la tierra y el que se va en una volada para salir de la tierra, quería mezclar todo.

 

MC.- ¿Entre qué años datan los cuentos del libro publicado por Almadía?

AC.- Entre 2005 al 2015, diez años aproximadamente. No es que estuviera escribiendo durante una década, son textos que al reunirlos tenían sentido para un libro, pero algunos cuentos han sido publicados en libros y revistas, otros son inéditos, otros surgieron al ordenar los textos, conviven los distintos registros de la escritora que he sido entre 2005 al 2015.

 

MC.- La página legal de tu libro cita a la Agencia Literaria “Ident”, ¿no enviaste la propuesta a la editorial Almadía?

AC.- No, en realidad Andrea Montejo –mi agente literaria- gestionó la publicación del libro en México, pero antes existe una versión que salió hace 2 meses con la editorial peruana Estruendomudo, tiene algunas diferencias con la edición de Almadía, tiene otros cuentos, pero es la misma idea: hacer una colección de cuentos que circulen en distintos lugares fuera de su origen.

 

MC.- ¿Tu nuevo libro circula en Chile?

AC.- Ahora está circulando porque la editorial Estruendomudo se mudó a Chile, hay una edición “.cl”

 

MC.- TV UNAM continúa transmitiendo el programa “El show de los libros”, recientemente salió al aire tu entrevista con Antonio Skármeta grabada a finales de la década de 1990… 

AC.- No me digas…

 

MC.- Nuestro amigo Antonio Skármeta dijo que eras “la promesa de la literatura chilena”, recuerdo que tú querías escribir un cuento recorriendo la ciudad de noche en un taxi, ¿abordaste algún taxi en tus primeras ficciones?

AC.- Parece que no, ahora que lo pienso no sé (risas), recuerdo que grabamos la entrevista con Skármeta en un taxi, creo que hay algo que no escribí literariamente sobre un taxista, pero sí el mismo tipo de diálogos que… espera, sí tengo un cuento sobre taxistas, se llama: “Ellos”, claro que sí, lo escribí hace muchos años, cuento la situación de tres personajes que van en un taxi, me parece que la ambientación es mexicana, mira cómo son las cosas, no estoy segura, por lo menos la ambientación es ambigua y podría ser México DF, Buenos Aires o Santiago. Las conversaciones de taxi son como las conversaciones de bar: sin mucha racionalidad, son espontáneas porque difícilmente volverás a encontrarte con el mismo taxista, esa atmósfera espontánea de conversación en un bar sí está en otros cuentos.

 

MC.- ¿Te reconoces en tus “pininos” literarios de 1990?

AC.- Sí y no, mira, haciendo el ejercicio de leer mi primer libro Malas noches, no hay ninguno de esos cuentos en Imposible salir de la tierra, no porque no me reconozca, sino porque no estaban en la sintonía atmosférica de lo que quería ahora. Lo que pasó con mi primera novela En voz baja (1996) fue que la filial chilena de Planeta quería reeditar mi novela y la volví a leer en 2013, ahí sí me desconocí, pensé: “esa no es la misma persona que escribe ahora”, me pidieron pulir algunas cosas, pero la novela se transformó, es la misma historia, pero está narrada desde otro lugar, está muchísimo más concentrada, la novela se llamaba En voz baja, pero sentí que había mucho ruido, entonces, podando y reescribiendo quedó un cuento largo, mi editor me quería matar, publicaron el libro en Planeta con otro título: Había una vez un pájaro.

 

MC.- Finalmente, ¿qué libros comprarás en la FIL Oaxaca?

AC.- Buena cosa, estoy buscando a un autor: Jesús Gardea. El escritor mexicano que me gusta mucho es Salvador Elizondo, y compraré los libros de Josefina Vicens. También me gustan mucho los autores del catálogo de Almadía y Sexto Piso.