Lunes, 11 de Diciembre 2017
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Nicolás Maduro: "Venezuela es sometida a una arremetida geopolítica"

Publicado el 27 Julio 2017
Escrito por RT News

El presidente venezolano Nicolás Maduro ha comentado en una entrevista exclusiva a RT en Español los procesos políticos en su país y qué papel tiene Washington en la crisis que vive Venezuela.

 

RT: Venezuela dentro de unos días va a votar la Asamblea Nacional Constituyente. Y ha provocado esta medida una división, tanto política como social. ¿No hay marcha atrás?

Nicolás Maduro: 
La Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela, desde la constitución de 1999, es un derecho político del pueblo. El poder constituyente originario es un derecho político y además es un derecho humano. Yo activé el poder constituyente originario el 1 de mayo. Después de que me convencí de que la derecha venezolana no quería diálogo. […] La Asamblea Nacional Constituyente es el único camino que le queda a Venezuela para un proceso de reencuentro, para un proceso de paz. Y ha tenido un gran éxito. Yo no diría que ha dividido al país. Yo creo que ha llenado al país de una gran esperanza. Y apunta más bien a ser la esperanza para reunificar al país, para reconciliar a Venezuela.

 

RT: ¿Y por qué cree usted que la oposición se ha negado constantemente al dialogo con usted? 

N.M.: 
Porque tiene una orden. Nosotros tenemos 18 años ya resistiendo una oposición que ha tenido un carácter golpista, eminentemente. Todos estos elementos de la forma de acción de la oposición tienen mucho que ver con los cambios de la política en EE. UU., la llegada de los sectores extremistas de derecha a los cargos fundamentales de la Administración Trump, la llegada de los lobistas… Hoy por hoy, en Washington, las decisiones políticas se toman midiendo cuánto hay por esa decisión, cuánto cuesta la decisión. Los lobistas están gobernando directamente junto a los extremistas. Es un componente allí sumamente peligroso para el mundo en general. Pero para Venezuela significó que desde los círculos de poder de los EE. UU. se ha tomado una sola opción: destruir nuestro país. Tratar de colapsar nuestro país para ponerle la mano a las grandes riquezas que tiene Venezuela. […] Venezuela es objeto de observación y de deseo de los poderes del mundo. Y en el tema geopolítico, en América Latina Venezuela ha levantado una bandera de rebeldía, de independencia nacional, un proyecto propio exitoso que ha originado que las élites de Washington durante 18 años nos hayan acosado.

 

RT: ¿Quiénes son los responsables de los muertos de Venezuela?

N.M.: 
La visión es que nuestro país está siendo sometido a una arremetida geopolítica, y que nuestro país ha sido martirizado. Nos han tratado de llevar a situaciones extremas como Libia, Irak, Siria… Y la misma fortaleza de la conciencia de un pueblo, y de un gobierno revolucionario unido, de una unión cívico-militar, lo ha impedido. Venezuela ha soportado 110 días continuos de arremetida violenta, con paciencia histórica, con estoicidad, y además sometido a una guerra mediática nacional e internacional. […] Aquí hay una oposición que se lanzó por la aventura de intentar incendiar a Venezuela  solicitando la intervención en nuestro país. Hemos derrotado ya la intentona golpista interna. Bueno, seguramente habrá coletazos de esa intentona. Con la constituyente vamos a sepultar el intento de golpe de estado violento. Y hemos contenido y neutralizado una arremetida nunca antes vista.

 

RT: ¿Qué relación tiene la crisis que está teniendo lugar a nivel político y económico en Venezuela con el petróleo ?

N.M.: Es fundamental. Si lo pudiéramos comparar con un proceso como el chileno, donde Richard Nixon y Henry Kissinger dijeron que había que hacer crujir la economía chilena, fue un modelo trágico, muy trágico para Chile, sigue siendo trágico después de pasar tantos años; donde hicieron caer los precios y deprimir el mercado del cobre, que era el principal producto de ingresos en divisa para Chile. A Venezuela se le ha aplicado, y a nuestros países en general, un proceso parecido. La disputa por el control del petróleo tiene ya varias décadas, tiene 100 años. […] La disputa por el petróleo va a continuar, porque el petróleo por los próximos 50 años, por lo menos, va a ser el recurso energético fundamental que va a mover el mundo, la economía está estructurada de esa manera. Ahora, EE. UU., a través de la producción de petróleo y gas por la vía de la fracturación hidráulica, un método muy contaminante y destructivo, por la vía del así llamado esquisto, ha logrado un poder que no tenía. EE. UU. ya está produciendo 9,5 millones de barriles de petróleo por mes, y ha utilizado ese poder para controlar buena parte del mercado mundial, ha deprimido el precio del petróleo con manipulación del precio del dólar, también. Por primera vez en 50 años tiene mecanismos clave de manipulación, que también los ha afectado a ellos en sus inversiones. Ahora tenemos que avanzar hacia una defensa del mercado petrolero a partir de los acuerdos de los países OPEP y no OPEP. Yo he propuesto una cumbre especial, aspiro a que sea aprobada para el segundo semestre de este año. Una cumbre especial de jefes de Estado y de Gobierno de los países OPEP y no OPEP para ponernos de acuerdo en una nueva fórmula de administración del mercado y de fijación de precios.

RT: ¿Cuáles son los resquemores que puede llegar a levantar la relación entre PDVSA y la compañía rusa Rosneft?

N.M.: 
Bueno, hay una alianza sólida con Rusia. La alianza petrolera y gasífera con nuestras importantes industrias avanza a buen paso. Inversiones rusas en Venezuela, en la faja petrolífera del Orinoco, inversiones en gas… y puedo decir que para el segundo semestre se van a firmar importantes documentos para ampliar las inversiones binacionales ente las empresas rusas de petróleo y gas y nuestra PDVSA.

RT: ¿Y esto levanta resquemores en Estados Unidos?

N.M.: 
Sí, bueno, tú sabes que hay una rusofobia. Lamentablemente hay una mentalidad mezquina, celosamente mezquina, en los que piensan y toman decisiones en el poder en Washington. Y no pueden soportar que Rusia se haya levantado con ese poder gigantesco que tiene. Y que el presidente Vladímir Putin sea, objetivamente, el líder del nuevo mundo que está surgiendo. Y que sea un líder de paz. Están surgiendo liderazgos que la humanidad no había visto por mucho tiempo. No son liderazgos con una visión imperialista, colonialista, de dominación. Son liderazgos como el del presidente Vladímir Putin, como el del presidente de China, Xi Jinping; son liderazgos que marcan una ruta de respeto, de cooperación, de paz. Es que tienen otra visión. Y esa rusofobia que se ha desarrollado en los mismos poderes que nos atacan a nosotros, que nos atacan ferozmente, atacan ferozmente también al presidente Vladímir Putin.

RT: En el 2018 va a haber elecciones presidenciales en Venezuela. ¿Usted qué piensa para su futuro?

 

N.M.: Yo pienso en el futuro del país. Yo no tengo ningún plan personal. Yo no estoy aquí porque yo haya sido un arribista, un ambicioso. Yo estoy aquí porque estoy cumpliendo una misión y estaré aquí hasta que el pueblo diga, cumpliendo una misión. Pero la misión que tengo que cumplir es que ese pueblo se empodere cada vez más.

 

RT: ¿Qué cree que hizo que quizás podría haber revertido?

 

N.M.: Subestimar a la oposición en su capacidad de daño. En su maldad. En su capacidad de violencia. Quizás el peor error que hemos cometido y que he cometido en varias oportunidades. Subestimarlos, porque tenemos un corazón grande, benevolente, magnánimo, y siempre creemos y pensamos de una forma y creemos que el oponente va a pensar de la misma. He tendido la mano un millón de veces, ¿eh? Y un millón de veces ellos han tratado de quemarme la mano. No han podido. Quizás el error más grande que yo pudiera reconocer frente al pueblo, la autocrítica más grande, es por haber confiado en que solo por la vía del mensaje, de la palabra, era posible lograr pacificar a quienes no querían paz.