Miércoles, 22 de Agosto 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Alfonso Mohor, presidente de la Fech: Iglesia Católica fortalece el modelo de dominación

Publicado el 18 Enero 2018
Escrito por Rubén Andino Maldonado (PF)

Nacido en Concepción, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), Alfonso Mohor Alarcón (25), estudia geología en la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas; es militante del Movimiento Autonomista que participa en el Frente Amplio (FA).

 

 

Asigna importante rol al desempeño de la bancada del Frente Amplio en el Congreso, para establecer una barrera entre el dinero y los políticos e inaugurar nuevas prácticas que acerquen la política a la ciudadanía. Afirma también que el movimiento estudiantil recuperará su fuerza y masividad ante el fracaso de las reformas de Bachelet y de la regresión conservadora que representa Piñera.

¿Qué significado atribuye a la visita del Papa?

“Estoy muy decepcionado de la Iglesia Católica, porque no contribuye al desarrollo de las personas y en cambio fortalece el modelo de dominación social. Me parecen excesivos los recursos que el Estado ha destinado a la visita del Papa, aunque entiendo que un importante porcentaje de la población se identifica con el catolicismo. Además para la visita de Francisco se decretó un feriado en Santiago, que entorpece el normal funcionamiento de la ciudad y produce pérdidas en las actividades económicas.

La agenda valórica de los gobiernos está muy permeada por la influencia de la curia católica y de los obispos evangélicos. El Estado chileno se declara laico, pero es incapaz de actuar con autonomía ante ciertos poderes religiosos conservadores que privilegian el negocio de los grandes empresarios por sobre los derechos sociales.

Recuerdo también que fue la Iglesia Católica el principal instrumento ideológico de los conquistadores españoles para someter a los pueblos indígenas. El Estado de Chile tiene una deuda histórica con el pueblo mapuche y con su derecho a la autodeterminación, en el contexto de un país plurinacional. En la medida que el Estado no sea capaz de hacer ese reconocimiento, no creo que la visita de Francisco a La Araucanía logre cambios relevantes”.

 

LUCHA ESTUDIANTIL

¿Tiene importancia quién esté en La Moneda para la actividad estudiantil en 2018?

“Antes de conocerse el resultado de la segunda vuelta presidencial ya habíamos decidido volver a recuperar la fuerza y masividad que ha caracterizado al movimiento estudiantil. Las fallidas reformas de Bachelet y la manifiesta voluntad que tiene Piñera de retroceder, refuerzan la necesidad de movilizarnos.

Tenemos el desafío de reactivar el movimiento social por la educación, para contribuir a la articulación de un bloque de diversos movimientos sociales capaces de perfilar un proyecto de sociedad distinta para Chile. Esperamos retomar la articulación y el trabajo mancomunado con el Movimiento de Trabajadores NO+AFP, con los conflictos sindicales, con las demandas por vivienda, con los movimientos medioambientales y con las coordinadoras feministas.

Los estudiantes no solamente tenemos que demandar mejor educación y los trabajadores mejores salarios y pensiones. Es toda la sociedad la que debe definir el destino del país. Tenemos que asumir que Chile del mañana nos pertenece en mayor medida a las generaciones que hoy estamos en las universidades o en la educación técnica y escolar. Este es un buen momento para empoderarnos y materializar la visión de país que tenemos.

La desafección hacia la política, que cruza a toda la sociedad, es algo que tenemos que combatir, para hacer de la política un quehacer de los 365 días del año, que vaya más allá de los contextos electorales. El comportamiento de los políticos no es el único factor que explica esa desafección. El modelo neoliberal nos hace caer en una lógica de comportamiento puramente individual con mirada inmediatista, nos impide comprometernos con proyectos colectivos que vayan más allá del beneficio de corto plazo. Esta ‘cultura’ hace que desconfiemos de las personas que tenemos a nuestro lado y nos impide solidarizar con los problemas de los demás.

Hay también una tendencia a confundir el ejercicio de la política con la actitud de los políticos. Ante múltiples casos de corrupción o conductas poco decorosas de ciertos personajes, se tiende a condenar a la política de manera irreflexiva. La política es trabajar en un proyecto colectivo para su materialización en beneficio de la comunidad”.

Existe una percepción pesimista de los resultados de la elección presidencial.

“La necesidad de lograr cambios profundos está vigente y el resultado de la segunda vuelta se explica más bien por aspectos de técnica electoral. Hay situaciones puntuales que pueden explicar el resultado de esa elección.

El FA se impuso en primera vuelta la misión de convocar a quienes no suelen participar en elecciones, y lo logró parcialmente. En la segunda, la Nueva Mayoría (NM) no supo atraer a quienes votaron por Beatriz Sánchez y a los que se han marginado de las elecciones.

Alejandro Guillier le hizo fácil la pega a Piñera. La NM debió comprometerse con las transformaciones que identificaban al electorado del FA y salir a buscar a quienes no habían participado en primera vuelta. Chile Vamos tuvo un despliegue tremendo. Sebastián Piñera fue más audaz y se atrevió a hablar de demandas que había planteado incluso el FA, aunque vaciándolas de contenido, y rescató en la calle votos que no habían sido movilizados. Así logró vencer de manera rotunda”.

 

FRENTE AMPLIO EN EL PARLAMENTO

¿Cómo incidirá la nueva composición del Congreso?

“Las bancadas de la Cámara de Diputados están muy equilibradas y no tienen la posibilidad de impulsar por sí solas una agenda legislativa. Ante esa realidad, juega un rol importante la movilización social. La bancada del FA será muy significativa para lograr resultados. Es poco probable encontrar por ahora coincidencias, pero cuando se den ciertos procesos de depuración entre las fuerzas de la NM es posible la configuración de nuevos actores políticos con objetivos compartidos.

Lo que hoy necesitamos es proyectarnos hacia un horizonte de sociedad entre dos alternativas: una en que el mercado rige todos los aspectos de la vida social y otra basada en el respeto a los derechos sociales garantizados de manera universal.

La presencia del FA en el Congreso debe ser intachable y encarnar nuevas formas de hacer política, partiendo por mantener sus manos limpias. El FA debe ser portavoz de los movimientos sociales y eso quiere decir que no podemos rendirnos ante los intereses de las grandes empresas pesqueras o mineras”.

Pero el FA tendrá que llegar a acuerdos con otras fuerzas…

“La NM ha tenido conflictos de interés que incluso se extienden a la privatización de derechos sociales como la salud, la vivienda, la previsión o la educación. Pero la política es cambiante, los escenarios son dinámicos y aparecen nuevas posibilidades para actuar. En este escenario, es posible plantearnos trabajos mancomunados en torno a objetivos políticos comunes con organizaciones que conformaron la NM. Sin embargo, el FA debe velar porque su propuesta política se diferencie de la que tienen los conglomerados que han administrado el modelo neoliberal.

La forma que adopte nuestra relación con las fuerzas que conformaron la NM debe ser particularmente cautelosa y no podemos ceder nuestra autonomía. Por eso hablo de una agenda programática y política que vaya hacia la consecución de ciertos derechos sociales de manera decidida. Los términos no pueden estar condicionados por el proyecto continuista de la NM, sino alinearse necesariamente con un proyecto antineoliberal”.

 

ALTERNATIVA AL NEOLIBERALISMO

¿Se puede construir una alternativa al neoliberalismo en un plazo mediano?

“Falta mucho todavía para terminar con el neoliberalismo, aunque hemos dado pasos importantes en la disputa por la hegemonía de ciertos objetivos comunes. Hace ocho años, plantear la educación o salud gratuita era tabú. Hoy uno puede hablar libremente de derechos sociales garantizados y de esta manera es posible avanzar hacia nuevas conquistas. Creo que los movimientos sociales y el FA han tenido la capacidad de correr el cerco en los últimos años”.

¿El posible un nuevo escenario de debates y prácticas políticas?

“El actual es un momento de reflexión y reacomodo para todas las organizaciones. Los márgenes de entendimiento deben pasar necesariamente por aspectos programáticos y por la erradicación de ciertas prácticas de modo que permitan abrir la política a las mayorías ciudadanas, abandonando la lógica imperante durante 27 años que forzaba a que las decisiones se tomaran entre unos pocos.

Los que estamos por las transformaciones tenemos que llevar nuestras propuestas a los sectores populares y de clase media, que en esta oportunidad apoyaron a Piñera. Destaco el ejercicio llevado a cabo por la coordinadora NO+AFP, que culminó en un plebiscito en el que participó más de un millón de personas. Estas son prácticas masivas que deben replicarse, tal como ocurrió con el movimiento social por la educación en 2011, llevando el debate político al seno de las familias.

Estamos proyectando una deliberación muy amplia sobre el rol de la Confech y los actores sociales del movimiento por la educación, de cara al periodo que se inicia. Este debate sobre la política educacional deberá incorporar nuevas generaciones de estudiantes a una nueva acción masiva que irrumpa de manera creativa en la sociedad.

Parte de las demandas del movimiento estudiantil están cruzadas por la necesidad de avanzar hacia una educación no sexista en los planes curriculares. Se trata de incluir la perspectiva de las mujeres dentro de sistema educativo y eso es radicalmente transformador. El desarrollo de los movimientos feministas, por la igualdad de género y por derechos de las disidencias sexuales, han abierto otra mirada para entender la sociedad. Es una tarea que vamos a intensificar porque la cultura patriarcal está muy arraigada”.

 

RUBEN ANDINO MALDONADO

 

Publicado en “Punto Final”, edición Nº 892, 12 de enero 2018.