Jueves, 18 de Octubre 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Brasil: "Las mujeres son siempre las más afectadas por esas políticas de austeridad”

Publicado el 02 Octubre 2018
Escrito por Ilka Oliva Corado

En Brasil se  hablaba de derechos humanos, de políticas de inclusión, de un Brasil en los BRICS.  Se celebraba el Matrimonio Igualitario. Todo cambió en cuestión de segundos. En entrevista para Crónicas de una inquilina, Beatriz Cannabrava y Vanessa Martina Silva, ambas editoras en la revista brasileña Diálogos do Sul, hablan sobre la actual situación política de Brasil y de las futuras elecciones. 

 

 

¿Qué sucedió  que el pueblo  fue incapaz de impedir  la destitución de Dilma  o lo que es peor,  que no pudo impedir que Temer se convirtiera en presidente? 

 

El gobierno del PT siempre fue un gobierno de conciliación.  

El partido abandonó el trabajo de base, desmovilizando el movimiento sindical y popular, mientras la derecha se articulaba en el Congreso, con el apoyo de los medios de comunicación. 

En el momento en que había que reaccionar, no había gente organizada con fuerza para reaccionar.

Había un enojo muy grande de la gente con la política. Los medios de comunicación hablaban todos los días de los equívocos y de los malhechos de corrupción que supuestamente el PT habría cometido. Así que esa gente que antes estaba organizada en los partidos políticos se quedaran o con vergüenza de defender el gobierno Dilma o en contra de él por la traición y si sumó a los manifestantes que querían la caída de ella. 

Eran tiempos duros para defender a Dilma, había que tener mucho coraje para estar contra el golpe y quien estaba sofría duras golpizas, sobre todo en las redes sociales.

Pero es verdad también que hubo grandes manifestaciones, en São Paulo y Rio de Janeiro y otras capitales en defensa de Dilma, en contra del golpe, pero resultó que ese movimiento no logró hacer la confrontación.

 

¿Cuáles han sido los efectos de la reforma laboral de Temer?  

 

Desempleo, pérdida de derechos duramente conquistados en años de lucha. 

Hoy si uno camina por una ciudad como São Paulo, puede mirar el aumento de la cantidad de personas sin hogar que tenemos. Hoy la cantidad de desalentados – personas que no tienen y que han desistido de buscar empleo – es tremenda, son 4.6 millones y el total de gente sin empleo ya es casi 28 millones. 

Eso sí siente en el aumento de la violencia, el retorno del país al mapa del hambre.

Los sectores sociales que habían mirado alguna esperanza durante los gobiernos del PT fueron desechados y volvieron a la miseria, al trabajo intermitente.

 

Marielle, ¿qué simboliza Marielle para el pueblo brasileño? 

Marielle simboliza la minoría que llegó a un espacio de decisión, luchando por los derechos de las mujeres, los negros y los desplazados. 

 Es un crimen de Estado que seis meses después, aún sigue sin resolverse. Y no se va a resolver, porque en ese crimen están implicados grupos poderosos y protegidos.

Y es precisamente por eso que es tan importante hablar de Marielle. Porque sólo estamos aquí discutiendo eso porque ella era concejal en Rio de Janeiro. Pero todos los días muchas Marielles y Andersons Gomes pierden la vida, o tienen sus hijos asesinados por el Estado y no pasa nada. En Rio, por día, tenemos 19 muertes porla confrontación del tráfico de drogas y la policía.

 

Tuvimos también el caso del niño Marcos Vinicius da Silva, de 14 años que murió a las manos de la policía con un balazo disparado del helicóptero de la policía. El joven estaba indo en dirección a la escuela y con uniforme. Eso no lo impidió de morir. Pero de él, nadie habla, ya se lo olvidaron todos. 

 

De una u otra forma, el incendio del Museo de Río de Janeiro es responsabilidad de las políticas del gobierno de Temer, creo que es el golpe más grande que pudo darse a la cultura y es un mensaje directo al pueblo en resistencia. Buscaron acabar con la memoria histórica. 

 

Sin duda, es un golpe a la cultura y a la memoria histórica de Brasil. El edificio se puede reconstruir, pero lo que había de documentos e resultado de investigaciones no hay como recobrar.

El mensaje al pueblo es que no si importan, no les toca nada que tenga que ver con nuestra cultura e historia. Ocurrió de facto lo que están haciendo también metafóricamente, que es quemar nuestra historia, quieren reescribir el golpe de 1964, diciendo que era una revolución. Y no son solo los que están en el poder, pero los que no están también.

Con ese movimiento de personas que apoyan al candidato Jair Bolsonaro, que niega la violencia del Estado y exalta torturadores… y que incluso habla cosas terribles al respecto del derecho de las minorías.

Entonces el museo fue una fatalidad, pero es la consumación de una voluntad misma de esa gente. 

 

¿Cómo es vivir en una favela en tiempos de Temer? 

 

Vivir en una favela es triste en cualquier tiempo. 

Es difícil decir porque es necesario que estés viviendo en una favela para contestar eso. Ahora lo que podemos decir, sobretodo en Río de Janeiro, con la intervención federal, del ejército, es que la violencia si incrementó y el Estado mira a esas personas como enemigos.

 

Las mujeres obreras y campesinas y la comunidad LGBTI son las poblaciones más golpeadas por las políticas neoliberales de Temer. 

 

Sin duda, las mujeres son siempre las más afectadas por esas políticas de “austeridad”, sean obreras o campesinas, o aún de clase media trabajadora. 

Por eso cuando tenemos el riesgo real de un gobierno fascista, que es aún peor de lo que tenemos hoy, fueron esas mujeres las que se levantaron, son esas mujeres a decir #EleNão.

 

Temer no solo distanció a Brasil de la unidad que tenía con los países progresistas de la región sino que apoya políticas injerencistas de gobiernos fascistas que buscan regresar  a Latinoamérica a la época de las dictaduras. 

 

Ya has dicho todo. La política exterior de Brasil ahora es un verdadero retroceso. Y es muy peligroso lo que tenemos por el rol histórico que el país ha venido desempeñando en la región, con un liderazgo importante, sobre todo en lo que toca la cuestión de Venezuela. Hoy se habla mucho de una intervención militar de EEUU en el país vecino y Brasil es fundamental para impedir que eso ocurra. 

No puede ser distinto un gobierno que está totalmente a servicio del capital financiero y que llegó al poder por un golpe de Estado. 

 

Hay un Brasil antes y después de Lula.  ¿Por qué no se llamó a un paro general indefinido cuando lo encarcelaron? Es la rebelión de los pueblos que luchan por si libertad la  que provoca los cambios en las naciones. ¿Qué sucedió? 

 

Un paro general tendría que haber sido convocado por los sindicatos, con adhesión del movimiento popular. Lamentablemente, los sindicatos están desunidos, repartidos en varias centrales obreras que no se entienden.

La convocación de algo así precisaría de mucho tiempo para ser armada en Brasil y Lula mismo estaba en contra que se hiciera un lío. La realidad es que había ahí un misto de inconformidad y descreencia. Muchos no creían que se podría llevarlo a la cárcel. Y se lo llevaron.

 

El movimiento de mujeres fue el único que se movilizó, resultando esa movilización en las manifestaciones del sábado 29 de septiembre, por todo el país y en el exterior. 

 

Sí, hay una apatía en el país desde el golpe de Estado. Muchos sectores de la clase media se quedaron paralizados al mirar el resultado de lo que ayudaron a hacer con la queda de Dilma. 

Pero ocurrieron muchos actos contra Michel Temer, el Fora Temer, pero no tuvieron una unidad del ideal común. Ahora, con Bolsonaro, con la amenaza que es a los derechos de las mujeres, esas lograron unirse.

Pero eso no si originó de un movimiento social organizado, sino que de las redes sociales, un movimiento auto convocado, sin liderazgo y sin partido. Lo que es muy peligroso, pero que en ese caso logró reunir personas de diversos partidos políticos y, incluso, una minoría, de la derecha.

Importante decir también que el levante del 29S ocurrió en una clase media esclarecida, o sea que conoce el avance de la temática feminista y que dice que no va a aceptar retrocesos.

 

¿Qué papel ha jugado la izquierda que siempre ha sido afín a la derecha? Lo pudimos ver en la destitución de Dilma con su pasividad. 

 

Siguen igual. 

Dicen que son la verdadera izquierda y tratan de dividir aún más y confundir los electores. 

Están con sus candidatos que tienen 9% y otros son solo trazos, con 1% o menos, y en el debate electoral juegan como los de la derecha, atacando a Fernando Haddad.

Quizá una ceguera histórica, quizá solo oportunismo, la historia va a juzgarlos y no creo que los pondrá en un buen sitio.

 

¿Logró unificarse con el progresismo después de Temer  o sigue siendo afín a las políticas  fascistas? 

 

No sé si es cierto decir que son afines del fascismo, pero hacen un análisis que, desde mi punto de vista, es equivocado. Pero piensan que con la debacle del PT van a lograr hegemonizar la izquierda y no es lo que está pasando. Ni el PT va a acabar, ni serán vistos como alternativas. 

 

La palabra cultura en tiempos de  un gobierno fascista es un grito de resistencia  de la población. ¿Está siendo cultural la lucha contra el gobierno de Temer? 

La cultura cuando hecha con verdad es siempre revolucionaria y hay muchos colectivos que están haciendo ese movimiento contra Temer. Pienso que eso tuvo un papel fundamental en el imaginario colectivo de que es un gobierno golpista y que está en contra de los pobres y trabajadores. Eso es un trabajo de hormigas, despacito, pero que ahora sale a luz cuando todos los candidatos que son identificados con Temer no logran salir de los 10% en intención de votos. 

 

¿Quién es y qué  representa Bolsonaro para Brasil? Bolsonaro que es el candidato de la extrema derecha. 

Bolsonaro es el grito de las élites contra esas personas de abajo que han logrado salir para arriba. Es el grito de los militares que no fueron punidos por los crímenes que cometieron en la dictadura y que tienen miedo de una comisión de la verdad que apunte las atrocidades que hicieron. Es el grito de los hombres que no soportan que las mujeres tengan derecho y que puedan decir “no” y de los patrones que no pueden convivir con su empleada en el aeropuerto tomando el mismo vuelo para el Nordeste. Es el grito sordo de los machos que están en el armario y no pueden mirar la felicidad de los gays que se aman y que quieren construir una familia.

Es el grito del retroceso, de la barbarie, de una vuelta atrás a los tiempos en que se quemaban las brujas junto a los libros y todo conocimiento realmente libre.

 

¿Quién es y qué  representa Haddad? Que es quien ha tomado el lugar de Lula debido a su encarcelamiento. 

Fernando Haddad es simbólicamente el contrario. Es la civilización en la pelea contra la barbarie. Es importante retomar aquí un poco de la trayectoria que tiene y por qué es el escogido por Lula. 

Durante los gobiernos del expresidente Lula, Haddad fue el ministro de la educación responsable por programas importantes como el Prouni, el Fies, el Sisu que ponieron los pobres dentro de las universidades públicas y privadas, garantizando lo que fue un slogan del gobierno Lula “la hija de la empleada doméstica ahora es doctora”. El incrementó el acceso al a la enseñanza superior en 110%.

Después, fue alcalde de la mayor ciudad del país, São Paulo. Ha hecho un trabajo realmente bueno, sobretodo en la movilidad urbana (si uno conoce São Paulo sabe lo terrible que es moverse aquí). Se quedaron famosas las ciclo vías de la ciudad. 

Pero en 2016 él intentó la reelección pero perdió en primera vuelta por la dura campaña de los medios de comunicación en su contra y por el odio al PT que se miraba en ese entonces (en esa votación, el partido ha disminuido muchísimo) o sea: no perdió por sus errores (solamente) sino que por una coyuntura que estaba contra él.