Miércoles, 21 de Noviembre 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Jerarcas de Iglesia católica en capilla ardiente

Publicado el 26 Octubre 2018
Escrito por PL

Los jerarcas de la Iglesia católica en Chile permanecen en capilla ardiente y pese a sus tímidas señales de colaboración con la justicia, llueven las demandas y denuncias por abusos sexuales.  Aunque en específico apenas unos ocho obispos renunciaron a su condición y un par de curas fueron expulsados del sacerdocio, el descrédito salpica a figuras como el arzobispo emérito de Santiago, cardenal Francisco Javier Errázuriz.



También al todavía arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, ambos señalados por encubrimiento en las trasgresiones sexuales cometidas por Fernando Karadima, expulsado del sacerdocio, y otros portadores de sotanas.

El papa Francisco, después de una atropellada visita a Chile en enero, dio un giro de 180 grados en sus criterios y forzó la salida del obispo de Osorno, Juan Barros, cómplice de los crímenes de pedofilia de Karadima.

Asimismo, envió al país austral al arzobispo de Malta, monseñor Charles Scicluna, considerado fiscal del Vaticano, para en dos visitas profundizar en investigaciones acerca de expedientes de abusos sexuales cometidos por presbíteros.

Juan Carlos Cruz (periodista), James Hamilton (médico) y José Andrés Murillo (doctor en filosofía), quienes sufrieron trasgresiones sexuales del defenestrado ex sacerdote Karadima, presentaron un recurso contra Errázuriz.

Cruz recalcó que la decisión de rechazar una conciliación con el Arzobispado de Santiago de Chile ante su demanda por los daños sufridos del ex prelado Karadima durante años es la gota que llenó la copa.

'Sería la cuarta vez que somos convocados a ponernos de acuerdo con los jerarcas de la Iglesia católica, que no han sido capaces de reconocer sus errores ni de cumplir con sus obligaciones', aseguró.

Cruz, Hamilton y Murillo, adelantan al mismo tiempo una querella contra el arzobispado de Santiago con una indemnización de más de 600 mil dólares por encubrir los actos deleznables que realizaba Karadima.

Pero ahora la impugnación al cardenal Errázuriz, quien es una de las figuras asesoras del Vaticano, se relaciona con su declaración bajo juramento como testigo, cuando no entregó los elementos que demostraban la culpabilidad de Karadima.

El llamado de la justicia de Chile a una audiencia de conciliación entre la Iglesia católica y las tres víctimas se fijó para el 20 de noviembre, pero ya fue rechazada.

'No vamos a defraudar a nuestras familias y nuestras conciencias. Magistrados sepan que nos traumatizan nuevamente', puntualizó en su cuenta de Twitter el doctor Hamilton.

En la misma red social, Murillo remarcó que 'la verdad no se transa ni por dinero'.

'Ezzati (arzobispo de Santiago), váyase a buena parte con sus ministros y abogados rastreros y cobardes. Esperamos fallo, no dilación, conciliación ni dinero. Queremos justicia', agregó Murillo.

Artículos Relacionados