Viernes, 25 de Julio 2014

'Rusia quiere partir a Ucrania en dos'

Publicado el 10 Marzo 2014
Escrito por Idafe Martín Pérez

La crisis en Ucrania a causa de Crimea está comprobando la tesis de Edward N. Luttwak (Arad, Rumania, 1942) estratega militar e historiador con una amplia carrera investigadora y docente: “Moscú quiere redibujar el este de Europa”.

 

Luttwak, ciudadano estadounidense, trabaja como asesor para gobiernos y multinacionales, así como para las Fuerzas Armadas estadounidenses. Es, además, analista del Center for Strategic and International Studies de Washington, fue asesor del Secretario de Defensa estadounidense, del Departamento de Estado, del Consejo de Seguridad Nacional y de varios ministros de países de la Otán.

 

¿Hasta dónde puede llegar Putin?

Rusia está empezando a llevar a la práctica su proyecto de ‘Nueva Rusia’. Moscú quiere redibujar el este de Europa. Se trata de anexionar todas las tierras euro-orientales hasta el río Dniéper (parte Ucrania en dos pasando por Kiev).

La parte occidental de Ucrania, del Dniéper hacia Europa, es católica y prooccidental, de habla ucraniana y tradicionalmente reticente con Moscú. Pero la parte oriental es ortodoxa, como Rusia, habla ruso en su mayoría y durante siglos fue rusa.

¿Está diciendo que Rusia busca partir Ucrania en dos?

Sí, el objetivo de Moscú es, por ahora, crear un Estado al este del Dniéper, con capital en los barrios de Kiev de la ribera oriental del río. Con el tiempo, buscaría, mediante un plebiscito, la anexión formal de ese Estado creado en la parte oriental de Ucrania. Eso incluye Crimea, pero también las provincias orientales y las grandes ciudades industriales, como Donetsk y Járkov. Ya tienen incluso un nombre, lo llaman Transdniéper.

¿Eso no amenaza a Polonia y a los países bálticos?

Ya se sentían amenazados pero los rusos no irán más allá, no violarán esas fronteras. Durante decenios controlaron las tres repúblicas bálticas sin siquiera convertirlas en provincias de Rusia, siempre mantuvieron estructuras semiestatales porque Rusia nunca tuvo intención de integrarlas. El miedo polaco es más antiguo, más de fondo, viven con un miedo permanente, pero los rusos ahí no van a hacer nada.

¿Qué le parece la respuesta de Europa?

Europa da una respuesta simbólica y sin contenido. La principal causa es Alemania. Berlín no acepta ninguna sanción efectiva por varios factores. El primero son los suministros energéticos que Alemania recibe de Rusia, pero eso no es lo más importante.

Alemania ha diseñado una estrategia nacional que consiste en evitar cualquier conflicto con los rusos. Berlín no quiere tener una política de contenido estratégico porque considera que cuando en el pasado Alemania tuvo una visión estratégica de Europa y del mundo terminó provocando un desastre. Así que los alemanes prefieren centrarse en los asuntos económicos. Es una reflexión histórica compartida por la clase política alemana.

¿Se puede esperar de EE. UU una respuesta más decidida que la de Europa?

No con esta Administración. Obama es un presidente al que no interesan los asuntos extranjeros, no tiene intereses estratégicos internacionales. Sus prioridades políticas son internas, económicas, como mejorar las condiciones de los pobres y reducir la desigualdad racial y económica. En 2008, cuando Rusia atacó a Georgia, George W. Bush se involucró, movió buques al Mar Negro y dejó claro a los rusos que no entraran en Tiblisi. Obama no quiere ir en esa dirección.

 

 

Publicado en El Mundo.com

 


 

DEBES ESTAR REGISTRADO PARA HACER COMENTARIOS

REGISTRATE AQUÍ

Artículos Relacionados