Jueves, 24 de Agosto 2017

Denuncian hostigamiento policial a lideresa ambiental

Publicado el 12 Agosto 2017
Escrito por Lucía Sepúlveda

En Los Angeles, región del BioBio, la activista ambiental y joven madre, Fabiola Tapia Foraste, de la organización local Newen Kimun,  del Colectivo Una Sola Lucha y miembro de la Plataforma Chile Mejor sin TLCs,  sufrió el viernes 11 de agosto un abuso de poder cometido por carabineros que la detuvieron tras allanar violentamente su domicilio. El procedimiento policial, al mando del suboficial Luis Cáceres de la 1° Comisaría de Los Angeles,  no cumplió con ninguna de las formalidades legales, aplicando la fuerza contra una mujer indefensa y vulnerando sus derechos.

 

 

En un claro amedrentamiento, el suboficial Luis Cáceres Godoy que comandaba el operativo policial, mirando los afiches de las paredes de la casa la interrogó sobre qué clase de reuniones se realizaban allá, para luego llevarla esposada  a una comisaría sin contar con orden alguna de detención.  

“Fue chocante y vejatorio el trato que me dieron. Rompieron la reja de entrada como si yo fuera a resistirme. El pretexto era que yo no había pagado un parte que jamás recibí. Yo hace algún  tiempo vendía queso artesanal en la calle, pero nunca tuve un problema así. Pero había notado la presencia de pacos merodeando en torno a la casa”, explicó telefónicamente Fabiola tras ser liberada luego de pasar por el juzgado de policía local. Sus hijas estaban en el colegio cuando ocurrieron los hechos.

Un procedimiento de ese tipo es no sólo desproporcionado sino inusual y extraño. Imposible no vincularlo a las luchas en que Fabiola ha sido lideresa, como presidenta de Newen Kimun, la primera organización ambientalista que se formó en Los Angeles, formada en su mayoría por mujeres y jóvenes. En América Latina, Berta Cáceres y otras defensoras del agua han sido asesinadas para acallar su lucha. En Chile el 22 de agosto se cumplirá un año del llamado feminicidio empresarial de Macarena Valdés, en Tránguil, activista de la resistencia contra una central hidroeléctrica que apareció colgada en su casa, un montaje que la justicia no ha desenmascarado hasta ahora. Por ello las organizaciones se declararon en estado de alerta apenas se conoció la noticia de la detención de Fabiola Tapia.

  “A los comerciantes ambulantes se les detiene en la calle, y sólo hay allanamientos a domicilios cuando se persigue venta de bandas, asociada a productos que piratean marcas establecidas como Adidas, North Face”, explica Paulina Acevedo, integrante de la Plataforma Chile Mejor sin TLCs con expertise en derechos humanos. 

Fabiola Tapia  (“Faby Foraste” en las redes sociales) es lideresa y activista en diversas causas. Como defensora de la semilla, ha organizado en Los Angeles las primeras marchas contra Monsanto y contra el TPP realizadas en esa conservadora ciudad. También está vinculada a los animalistas,  a la lucha por la defensa del agua y los territorios, y a la coordinadora No Más AFP.

“Ni la represión del estado ni el abuso del poder policial bajarán mis brazos, ni menos acallarán mi voz, así que tiemblen facistas usurpadores,  que este corazón aguerrido se ha levantado y como el ave fénix resurge desde las cenizas nuevamente”, expresó Fabiola dando cuenta entre lágrimas, del apoyo recibido de numerosas organizaciones sociales y ambientales no sólo de la región del BioBio sino del país.

Persecución a los defensores de territorios

En una declaración pública, por su parte, Newen Kimun y el colectivo Una Sola Lucha  afirmaron: “Repudiamos la acción de las instituciones policiales y en este caso carabineros de Chile que utilizan sus facultades para hacer abuso de poder y hostigamiento político,  hecho que claramente da cuenta de una persecución hacia los activistas socioambientales que luchan por proteger la Tierra y el agua de la depredación del capital extractivista en la Región del Biobío.”
Las organizaciones expresan su rechazo al uso de recursos públicos por parte de las instituciones policiales y de inteligencia, para la investigación de antecedentes personales de quienes se organizan para promover la conciencia medioambiental en esta sociedad sometida a un estado chileno que vulnera los derechos humanos, cuyo régimen se jacta de ser democrático.
Concluye el comunicado aseverando que lejos de amedrentarse,  las organizaciones socioambientales continuarán luchando  contra la inminente instalación de una planta procesadora de plomo en las cercanías de Los Ángeles, a la que se agrega una oleada de proyectos hidroeléctricos “que afectarán las cuencas hidrográficas y la calidad del agua, entre otros atropellos del capital extractivista hacia el medioambiente.”

Las primeras organizaciones en adherir  a esta declaración, fueron la plataforma Chile Mejor sin TLCs, la Red de Defensa del agua y los territorios Trabmapu, el colectivo Salvemos el río Renaico,
la Coordinadora de defensa de los territorios del Biobío,
la Agrupacion en defensa del río Laja y medioambiente, el Comité del medioambiente de San Carlos Purén, la Coordinadora no+afp Provincial Biobío, la Red sociambiental Semillas de Talca, el Bloque Social el Rearme de Talca, y la Campaña Yo no quiero Transgénicos.