Viernes, 20 de Abril 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Adherir: Inician campaña que busca erradicar contaminante industria salmonera

Publicado el 16 Abril 2018
Escrito por Colaboradores

#SalmónQuímicoChileno Fuera de nuestro menú y del mar!!!, es el nombre de la campaña  que da cuenta de los graves impactos causados por la contaminante industria salmonera en Chile: “Las sucesivas crisis sanitarias, ambientales y sociales ocurridas en el archipiélago de Chiloé y las regiones patagónicas de Aysén y Magallanes demuestran que la industria salmonera es ambientalmente insustentable y constituye una grave amenaza para la salud pública, la seguridad alimentaria, los intereses de los consumidores, y los derechos de las comunidades costeras y pueblos originarios”.

 

 

En este marco, se ha creado un portal web con diversa información relacionada a estos hechos, denominada #Salmónquímicochileno, donde se puede acceder a antecedentes en diferentes territorios del sur, tales como: Aysén, Chiloé, Magallanes, Valdivia, entre otros.

Se invita a firma campaña digital adhiriendo la siguiente declaración pública, ingresando nombre y correo electrónico:

DECLARACIÓN – ADHERIR AQUÍ

Esta industria transnacional es un enclave económico en nuestro país, con escaso vínculo con las necesidades de alimentación nacional, donde la fase sucia de producción, con alta contaminación química y orgánica, convierten a los territorios costeros en zonas de sacrificio; mientras que todo lo que produce se exporta a los mercados de Estados Unidos, Japón, Brasil, China, Rusia y Unión Europea.

 

A diferencia de lo que ocurre en otros países productores de salmón, la industria salmonera en Chile emplea de manera masiva cientos de toneladas de antibióticos, antiparasitarios y colorantes, además de miles de litros de pinturas biocidas anti-fouling, en base a metales pesados.

 

Las malas prácticas sanitarias de esta industria han generado la introducción de por lo menos 20 enfermedades virales, bacterianas y parasitarias en las aguas de Chiloé y la Patagonia, comprometiendo irreversiblemente el patrimonio sanitario acuático.

 

Los salmones exportados desde Chile se alimentan de harina y aceite de pescado, materias primas obtenidas de las sobreexplotadas pesquerías de jurel, sardina y anchoveta del Pacífico Sur. Otro porcentaje de su dieta viene de granos como soya, canola y lupino.

 

Las empresas salmoneras presentan las mayores tasas de accidentabilidad y mortalidad de buzos a nivel global. A su vez registra los menores salarios, las más extensas jornadas de trabajo y altos niveles de subcontratación.

Chiloé se ha transformado en un laboratorio mundial para la evaluación de los efectos de la resistencia bacteriana en las cadenas tróficas, la biodiversidad marina, y la salud de los trabajadores del salmón, sus familias y comunidades.

 

El actual proceso expansión territorial del monocultivo de salmón impacta en la seguridad alimentaria y los derechos ancestrales de acceso y uso a los territorios marino-costero y aguas continentales de los pueblos originarios Mapuche y Kawésqar.

 

Además, la industria del salmón está amenazando los ecosistemas de ríos y lagos en todo el sur de Chile.

 

 

ADHERIR: http://salmonquimicochileno.ecoceanos.cl/firma-aqui/