Sábado, 17 de Noviembre 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

El Monte Everest, convertido en el vertedero de basura más alto del mundo

Publicado el 20 Junio 2018
Escrito por PL

Décadas de alpinismo comercial convierten al Monte Everest en el vertedero de basura más alto del mundo, pues un creciente número de escaladores prestan poca atención a la huella fea que dejan atrás, advirtieron hoy ecologistas.

 


Tiendas de campaña fluorescentes, equipos de escalada descartados, botellones de oxígeno vacíos e incluso excrementos humanos ensucian la ruta hasta la cumbre del pico más alto del globo, de ocho mil 848 metros, reseñó el portal zeenews.

También, el derretimiento de los glaciares por el calentamiento global causado por la civilización humana expone los desperdicios acumulados en la montaña desde que el neozelandés Edmund Hillary y el guía sherpa nepalés Tenzing Norgay escalaron por primera vez el techo del orbe hace 65 años.

Desde hace un lustro, Nepal implementó un depósito de basura por equipo por un monto de dinero que se reembolsaría si cada escalador bajara al menos ocho kilogramos de desechos. En el lado del Tíbet de la montaña del Himalaya se exige reducir la misma cantidad y se impone una multa si no lo hacen.

En 2017, los escaladores en Nepal redujeron casi 25 toneladas de basura y 15 toneladas de desechos humanos, el equivalente a tres autobuses de dos pisos, según el Comité de control de la contaminación de Sagarmatha, nombre con el que también se conoce al Everest en Nepal.

Pero se trata de solo una fracción de la basura que se descarga cada año, y solo la mitad de los escaladores arrastra las cantidades requeridas, señalan las autoridades.

Con el auge de la industria del Everest en las últimas dos décadas, los ecologistas están además preocupados de que la contaminación en la montaña también afecte las fuentes de agua en el valle.