Lunes, 23 de Octubre 2017
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Otra carta que restituye el ambiente después del golpe

Publicado el 05 Octubre 2017
Escrito por Jorge Magasich

Después de publicar las cartas de Antonio redactadas en octubre de 1973, glorificando el golpe de Estado, (www.elclarin.cl/web/noticias/politica/23626-serie-de-articulos-sobre-el-periodo-1970-1973.html), damos a conocer ahora una misiva escrita por el sacerdote Julio Fernández en noviembre del mismo año.[1]Esta presenta una visión particularmente lúcida de las primeras once semanas de semanas de “gobierno de las ffaa y de orden”.

 

 

En noviembre 1973 el sacerdote viaja a Montreal. Desde allí (no se atrevía a redactar un texto así en Chile), escribe a su amigo el capitán de la Armada Gerardo Hiriart, quien entonces termina su doctorado en California[2].

La carta es uno de los primeros textos que informa metódicamente y con ponderación de lo que se conoce de la represión. Sintetiza brillantemente los “problemas” que amenazan a cualquier disidente, o a los considerados como tales. Capta con sutileza el clima de desconfianza en los medios laborales, y describe el reino de la censura de teléfonos, de telégrafos y de la correspondencia. Relata lo que se sabe de la tortura y de la militarización de las escuelas.

También informa de la intensa propaganda para persuadir a los militares que es necesario liquidar a “los marxistas” y las tristes perspectivas de los militares constitucionalistas.... Una perspicaz visión de la sociedad de fines de 1973.

Al recibir la misiva el capitán Hiriart ve confirmadas sus sospechas. En nombre de sus principios democráticos, resuelve renunciar a la Armada y pide asilo en México. En Chile, una corte naval lo procesa, en ausencia, por Abandono de destino en tiempo de guerra. El fiscal Morales y el secretario Schiavetti piden 20 años de presidio. Luego suspenden la tramitación hasta la presentación o aprensión del inculpado. Gerardo Hiriart sólo podrá regresar en 1994, cuando el caso es sobreseído.

 

Carta del sacerdote Julio Fernández al capitán Gerardo Hiriart, 29 de noviembre de 1973

Montreal, 29 de noviembre 1973

Estimado Gerardo:

Te prometí que te iba a escribir. No lo hice la semana pasada porque no tuve tiempo “psicológico” para hacerlo. (La máquina que uso no tiene caracteres españoles, por lo tanto perdona la ortografía).

No quise dejar que pasara la ocasión de ponerte por escrito lo que traté de decirte por teléfono. Hay varias cosas.

 

1.- Tu familia.- Mi información es la siguiente respecto a los que conozco.

Don Guillermo se encuentra bien aunque muy abatido por lo ocurrido. De ninguna manera lo aprueba, al contrario lo condena. La última vez que lo vi fue en Santiago una semana después del golpe mismo. Boris, su hijo, hasta el momento no tenía problemas. De todas maneras tarde o temprano los tendrá. Es casi seguro.

Cuando te hablo de problemas, me refiero a un abanico más o menos restringido de dificultades posibles que van desde ser expulsado del trabajo, lo que significa dificultades para encontrar otro, hasta ser encarcelado. Esto último puede producirse por razones que muchas veces se desconocen. O que refieren a situaciones olvidadas en que uno pudo tener participación muy marginal. Ser acusado de estafa por alguna industria estatizada o intervenida, por ejemplo.

Tu madre y tus hermanos, todos bien. Creo que un cuñado tuyo (o futuro cuñado) perdió su trabajo también. Tenía que ver algo con el sag[3]. De esto no estoy muy seguro.

El Flaco Martín, hasta el momento de mi partida no tenía dificultades en el ámbito del trabajo. Excepto naturalmente las que eran de esperar. Es decir, desconfianza de los que te rodean, imposibilidad absoluta de expresar lo que piensa o se siente, vigilancia por parte de los alumnos respecto a lo que se enseña. En una palabra: estar fuera de la cancha, totalmente.

Esto que te describo se refiere a la Universidad. Olvidaba decirte que seguramente nos echarán a todos en enero o febrero, aunque no es seguro. El Flaco también trabaja en cide, por ahí la cosa está mejor, claro que de todas maneras existe la censura respecto a lo [que] se hace. Habría posibilidades por este lado de obtener para él una beca a Stanford. Creo que lo está trabajando y que tiene muchas posibilidades.

 

2.- Recados.- Ellos provienen del Flaco solamente. Me pidió que te llamara y te contara lo que está pasando por aquí. Que te diera mi versión. Además que te explicara cuál es el verdadero contenido de las cartas que te envían. Que te hiciera saber también que el correo, telégrafos y teléfonos están intervenidos. Las cartas son abiertas, aunque no sé conforme a qué criterio, las conversaciones son grabadas (no sé si todas). Todo esto obliga a buscar medios indirectos de comunicación.

Sobre tu vuelta a Chile, según cree el Flaco (me interesa que esto quede claro) no es color de rosa. Con seguridad serás remitido a puestos de segunda a tercera importancia. Según mis informaciones, en las ffaa todos los oficiales o soldados simpatizantes de la up han sido reducidos. Se les ha dado de baja, encarcelado en los regimientos o equivalentes, cambiados de lugar habitual de trabajo, y algunos se les fusiló o suicidó. Esto último lo sé sólo por terceras personas. Quizás tú estás más informado.

Los miembros de las ffaa están sometidos a un régimen muy duro de trabajo y a un bombardeo propagandístico muy intenso. No deben pensar mucho y no deben perder la sensación y convicción de que tienen un enemigo delante de ellos. Esto es normal, de no ser así podrían producirse con mucha facilidad grietas en su interior. Hoy día están muy cohesionados. Tienen y se les fomenta una mística que los lleva a considerarse los “salvadores” de Chile. Una muestra de esto es la aparición del Plan Z donde todos sin excepción iban a ser pasados poco menos que a cuchillo. Por lo tanto los mensajes están orientados a convencer a las ffaa que la cuestión era de matar, aprisionar, torturar, liquidar a los “marxistas” o “extremistas” antes de que ellos liquidaran a todos los oficiales y clases.

Tú que conoces de estas cosas de guerra ¿crees qué sería posible, realmente con armas cortas y algunos bazoocas (no sé cómo se escribe) liquidar a todos los soldados en el Parque Cousiño el día de la Parada, sin que lo supiera o le sospecharan los servicios de inteligencia???? Bueno, el plan Z lo consultaba.

 

Hay otras cosas que analizadas con calma te demuestran que detrás de esto hay el deseo de mantener el calor y la adhesión de las ffaa. Sin enemigo, los héroes pueden comenzar a descansar y... a pensar, que es peor.

 

3.- La Situación.- Lo que te puedo decir es lo que yo sé. Lo que no sé es en qué medida es exacto en algunos aspectos. Cuándo sea relativo te lo haré ver.

Políticamente, con el Golpe, aunque en las declaraciones se intente decir otra cosa, hemos vuelto a los tiempos de la Derecha. La libre empresa se establece nuevamente, el mercado se regula conforme al libre juego de la oferta y la demanda, el mercado de trabajo por consiguiente sigue el mismo camino. En lo económico y social volvemos a los esquemas capitalistas más puros. Sobre los precios se ha señalado que ellos están equiparados a los mercados internacionales (algunos ejemplos: benzina E° 70 el litro, azúcar 120 el Kg., nescafé 560 el tarro, leche Nido grande sobre 1000) sin embargo los salarios no son equivalentes. Salario mínimo 12 mil*. Esto alcanza para que una familia de 5 personas coma pan, leche, azúcar y tallarines todo el mes. Los precios han aumentado en proporción de 10 veces más o menos los sueldos en 4 veces. Esto ha restringido violentamente la demanda (nadie compra) lo que naturalmente hizo desaparecer el desabastecimiento, hoy día los almacenes tienen verdaderamente de todo, excepto clientes. En enero tienen anunciada un alza de salarios. Será inferior al costo de la vida, está claro, y ya se anunció.

En cuanto a la represión ella continúa como en los primeros días, claro que con más calma. La máquina está montada, según me dicen los servicios de inteligencia americanos, argentinos, uruguayos, bolivianos y brasileños están echando una manito en todo esto. La tortura no es un cuento, se practica sistemáticamente con aquellos que pueden tener alguna información importante. Se dice que también se usa pentotal... De esto los chilenos en general nada saben. La información habla muy poco, no hay información fuera de la oficial. Las ffaa tienen sus propios servicios (4 informativos diarios, por radio). Los niños corean marchas militares, se oyen mucho en la radio. Se fomenta el nacionalismo: las escuelas están obligadas a realizar cada semana un acto cívico en que se afianza la nacionalidad y se hace resaltar el papel salvador de las ffaa. La imagen que se proyecta de éstas hacia la gente y que hasta ahora es real, es la de una gran eficacia, moralidad espartana y de ser los protectores de la ciudadanía. Los colegios tienen protección militar y cada acto cívico es presidido por un oficial.

En Valpo según me informan, la resistencia ha sido mayor que en otras partes. Al parecer todavía hay enfrentamientos a diario. El [buque] Maipo está convertido en una cárcel (me entran dudas sobre el nombre del barco, es uno que no tiene motores y está atracado) hay otro transporte que sale cargado con gente y que a veces vuelve vacío, aunque demora muy poco. Otras veces viaja al norte, Pisagua parece. 

En la salitrera Chacabuco, en el norte hay 1200 prisioneros (pon atención al término, no son presos). Estamos en estado de guerra. El toque de queda era en Santiago de las 23 horas hasta las 6 de la mañana. En Valpo parece que comienza antes. Las ffaa reconocen (Pinochet) la existencia de grupos que se preparan para resistir. Los esperan para, según sus palabras, exterminarlos completamente empleando todos los recursos bélicos que sean necesarios. Se habla de algunas zonas en Malleco y en Cautín que han sido bombardeadas con napalm. No sé si es cierto.

Para gente como el Flaco Martín, o como yo, la vida aparentemente no tiene dificultades. Sólo que vivimos en un mundo angustioso, cercado de paranoia. No sabemos en qué momento nos van a agarrar y no sabemos por qué motivo. Sabemos que estos pueden ser muchos o ninguno. El trabajo no nos durará mucho tiempo. En educación ser de izquierda es como estar endemoniado. Objetivamente no tenemos mucho que hacer y decir. No se tiene confianza en nosotros. Puede ser que nos pase mucho como que no nos pase nada. Siempre hay miedo a la delación que ha sido muy fomentada por la Junta (a mí me denunciaron de ser “comunista” cuatro veces mis vecinos) o la aparición de lazos con gente del mir, por ejemplo. Se nos puede detener y,... también pueden haber antecedentes... Junto a esto, a lo mejor no pasa nada, no nos echan, no nos apresan. Nada. Creo que la Junta debido a la presión internacional y a la presión interna de grupos más moderados, ha cambiado su actitud. El último bando suprimía la ejecución sumaria (tú podías ser fusilado si no tenías el padrón del auto, o un error en la inscripción del motor; se buscaba gente que no había devuelto los autos fiscales. En ese momento tener un Fiat 125 era como andar con la señora desnuda por la calle, todo te miraban o te registraban) así que puede ser que la represión tome otro rumbo y traten más que reprimir violentamente controlar a la gente más estrechamente. Han sido llamadas las 4 últimas conscripciones en la aviación y marina, en el ejército no sé. Bueno, se me acaba el papel. Si puedes contéstame y pregunta, debo haber dejado mucho sin contarte. 

 

 

Chao

[PS ...] no es raro que se ejerza una cierta vigilancia sobre tus relaciones. Si es posible como invitación en el campo profesional (congresos, seminarios). El correo está controlado. Las salidas de personas también.

 

DEBES ESTAR REGISTRADO PARA HACER COMENTARIOS

REGISTRATE AQUÍ