Miércoles, 19 de Septiembre 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Ministro en visita acusa a un civil y cinco carabineros (R) por secuestro de estudiante de la UTE

Publicado el 07 Mayo 2018
Escrito por El Clarín de Chile

El ministro en visita de causas de derechos humanos de las Cortes de Apelaciones de Temuco, Valdivia, Puerto Montt y Coyhaique, Álvaro Mesa Latorre, acusó al civil Jorge Nibaldo Chovar Aguilera, al suboficial de Carabineros en retiro Omar Burgos Dejean y al general de Carabineros (r) Gonzalo Enrique Arias González, como autores del secuestro calificado de Luis Bernardo Maldonado Ávila. Ilícito perpetrado en la capital regional de La Araucanía, a partir del 22 de septiembre de 1973.

 

 

 
Asimismo se responsabilizó a los suboficiales de Carabineros en retiro Eduardo Orlando Riquelme Rodríguez como cómplice del mismo ilícito y a Ernesto Idelfonso Garrido Bravo y Hugo Opazo Inzunza, como encubridores del delito.
 
En la investigación (causa rol 53.680) el ministro instructor determinó:
 
A.- Que a partir del 11 de septiembre de 1973, a raíz de los sucesos acaecidos en el país,  en todas las comisarías se formó un grupo operativo denominado "comisión civil", dedicado a   labores de inteligencia que consistían en averiguar situaciones de búsqueda de información respecto de grupos violentistas, detención de personas que estaban consideradas en los bandos militares, entre otras;  es decir, eran labores que escapaban a los procedimientos comunes policiales.   
 
En el caso de Temuco, dicha comisión estaba integrada por el Teniente Eduardo Riquelme Rodríguez (procesado a fs. 1.569 de esta causa)  a cargo de dirigir el grupo;  Juan Fritz Vega (Q.E.P.D),  Omar Burgos Dejean (procesado a fs. 1.139 de esta causa),   los suboficiales Hugo Opazo Inzunza y Ernesto Garrido Bravo (procesados a fs. 1.569) de esa misma unidad policial.  Pese a que los uniformados señalados formaban parte de la dotación de la  Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco, las órdenes que se les impartía en temas de inteligencia eran dirigidas directamente por Gonzalo Enrique Arias González,  Subprefecto de  Carabineros de Cautín, quien también realizaba funciones como Fiscal de Carabineros. Además, la información recabada en temas de inteligencia por el grupo liderado por Riquelme, eran  comunicadas directamente al mismo Subprefecto de Carabineros. 
 
B.- Que dicho Subprefecto de Carabineros y Fiscal de Carabineros  de Cautín, luego del 11 de septiembre de 1973, se encontraba desempeñando funciones en la ciudad de Temuco,  como consta en su hoja de vida de  fs. 1.619. Salvo el día  26 de noviembre de 1973, según lo señalado en la sentencia de reemplazo de la Excma. Corte Suprema que rola de fs. 1.961 a fs. 1.970 de este proceso. 
 
C.- Que las personas detenidas por el grupo aludido eran llevadas a los calabozos  comunes de la Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco,  las que sólo podían ser interrogadas o visitadas por los miembros de esta comisión civil, no pudiendo tener contacto con ellos el resto de la dotación de esa unidad. 
 
D.- Que manteniendo la ilación anterior,  el 22 de septiembre  de  1973, Luis  Bernardo Maldonado Ávila, estudiante de la carrera de Ingeniería en Ejecución Mecánica de la Universidad Técnica del Estado, conversaba en las afueras de dicha casa de estudios, ubicada en calle Prat - entre calles Rodríguez y Portales-  de esta ciudad, junto a Orwald Casanova Cameron, compañero de estudios  y un profesor de apellido San Celedonio. En esos momentos Casanova Cameron vio rondar en varias oportunidades una camioneta marca Chevrolet, abordada por personas de civil y conducida por Jorge Chovar Aguilera (procesado a fs. 1.139 de esta causa), conocido simpatizante del Partido Nacional, del    grupo Patria y Libertad de la época   y por su cercanía con personal uniformado de diferentes instituciones armadas, siendo visto en reiteradas ocasiones junto a ellos en las calles de Temuco. Al despedirse, Casanova Cameron vio cómo Maldonado Ávila se dirigió por calle Prat hacia calle Portales, perdiéndolo de vista en esa intersección. 
 
E.- Que  el mismo día, una funcionaria del Departamento de Bienestar de la Universidad Técnica del Estado de esta ciudad, le comunicó a unos alumnos de esa institución que presenció el momento en que Luis Maldonado Ávila fue abordado por uniformados  y subido a un vehículo. Junto a los uniformados  se encontraba  Jorge Chovar Aguilera cooperando  en la aprehensión de Maldonado Ávila. El hecho antes indicado fue comentado entre los alumnos de la Universidad Técnica del Estado e incluso entre los miembros del Partido Nacional y el grupo  Patria y Libertad de aquella época. 
 
F.- Que en una fecha posterior, Alberto Arturo Neumann Adriazola (Q.E.P.D.), cabo 1° de la Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco, le comentó a su cónyuge  que había visto en uno de los calabozos  de la Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco, a Luis Maldonado Ávila -  a quien conocía por un vínculo de amistad con su familia-  pero que no pudo tener contacto con él, aludiendo a la prohibición  que tenía el personal que no formaba parte de la comisión civil de la 2° Comisaría de Carabineros de Temuco,  en relación al contacto con los detenidos de ese grupo.   
 
G.- Que  el Sargento de Carabineros de la Segunda Comisaría de Temuco, Juan de Dios Fritz Vega (Q. E.P.D) acompañado de Omar Burgos Dejean (procesado a fs. 1.139 de esta causa) y otros carabineros de dicha comisión,  se presentaron en el domicilio del cabo Neumann en una camioneta modelo c-10 color rojizo, a fin de que la esposa del cabo mencionado los acompañara. Concurrieron junto a ella hasta una casa frente a la plaza Teodoro Schmidt, en donde  se encontraba Irma Martínez Delgado junto a otras personas, entre ellas doña Claudina Ávila (Q.E.P.D), madre de Luis Maldonado Ávila -  con quien la cónyuge de Neumman Adriazola había compartido horas antes y conversado de la situación de su hijo -   procediendo los uniformados a entrar al domicilio,  aprehender a doña Claudina Ávila , con sus manos atadas y vista vendada,  y llevarla hasta la 2° Comisaría de Carabineros de Temuco. 
 
H.- Por último, hasta esta fecha ningún funcionario público de Carabineros de Chile  o de otra rama de las Fuerzas Armadas y/o de Orden  y Seguridad  que se desempeñaban en  la época de los hechos, ha dado algún antecedente a la autoridad respectiva en relación a lo sucedido con Luis Bernardo Maldonado Ávila, manteniendo hasta el día de hoy ocultamiento  de todo tipo de antecedentes  sobre su paradero.