Lunes, 22 de Octubre 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

El movimiento estudiantil vuelve al centro de la agenda política con el estallido social y cultural de la fuerza feminista

Publicado el 16 Mayo 2018
Escrito por El Clarín de Chile

Más de 100 mil estudiantes marcharon este miércoles en Santiago para rechazar una educación no sexista, que regule las denuncias de acoso y abuso recogidas en diversas universidades públicas y privadas. En Santiago, los organizadores cifraron en 150 mil los asistentes a la marcha autorizada por Alameda, desde Plaza Baquedano hasta Echaurren, la cual contó con más personal femenino de Carabineros para resguardar el recorrido.

 

“¡150 mil personas solo en Santiago se manifiestan para cambiar esta sociedad machista y patriarcal! Decimos fuerte y claro. Contra la violencia machista: ¡educación no sexista!”, expresó la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh) en su cuenta de Twitter.

 

 

Esta marcha, que se realiza en un contexto de tomas y paros feministas en las universidades y establecimientos de educación secundaria por el abuso y acoso sexual y la cultura machista, ha vuelto a colocar al movimiento estudiantil en el centro de la agenda política. A diferencia del 2011, durante el anterior gobierno de Sebastián Piñera, las demandas no están sólo acotadas a la temática de la educación sino que tienen una mayor densidad y extensión cultural.

 

El movimiento feminista ha estallado en Chile sobre una sociedad machista y conservadora que apenas puede observar el proceso . Uno de los eventos más sobresalientes de las manifestaciones de este miércoles ha sido la marcha de estudiantes encapuchadas y con el torso totalmente desnudo. Sin embargo, aún más impacto ha tenido un acto de carácter simbólica y performativo al interior de uno de los patios de la casa central de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Una chica desnuda y enmascarada se fotografió frente a una figura del ultraconservador Juan Pablo II, provocando la indignación de las elites conservadoras. Probablemente desde 1967, en plena reforma universitaria cuando se desplegó en el frontis de este mismo inmueble un lienzo con la leyenda "El Mercurio miente", no se producía un acto de ruptura cultural como el de esta mañana.