La tendencia alcista de la divisa estadounidense fue más pronunciada que la esperada. Pese a los intentos del Gobierno para frenar la corrida cambiaria, el billete verde trepó a 24,60 en algunos bancos privados en mitad de la jornada, hecho que obligó al Banco Central a vender más de 1000 millones de dólares, según algunos operadores.