Miércoles, 1 de Marzo 2017

Colusión contumaz del Grupo Matte

Publicado el 08 Enero 2017
Escrito por Manuel Salazar Salvo

La colusión por los pañales desechables auto denunciada el año pasado por la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC) ante la Fiscalía Nacional Económica, y conocida recién a mediados de diciembre de 2016, ha expuesto una vez más la desmesurada voracidad del Grupo Matte, uno de los más influyentes del país y que hoy extiende sus tentáculos por todo el continente.

 

 

Varios de los principales miembros de la familia Matte integraron el directorio de CMPC Tissue, filial de la Papelera -que participó anteriormente en la colusión del papel higiénico y ahora de los pañales-, en conjunto con uno de sus competidores en el negocio, la estadounidense Kimberly Clark.

El empresario Eliodoro Matte Larraín presidió el directorio de CMPC Tissue casi desde su formación en 1999, manteniéndose en el cargo hasta 2010, cuando fue reemplazado por el ex gerente general de las empresas CMPC, Arturo Mackenna Iñiguez, quien dirigió la emblemática compañía de los Matte durante 24 años.

El directorio de cinco miembros de CMPC Tissue, dueña de las marcas Confort, Nova, Ladysoft, Babysec, Noble y Elite, estuvo integrado por varios de los más conspicuos miembros del Grupo Matte: Bernardo Matte Larraín, Bernardo Larraín Matte, Arturo Mackenna, Gonzalo García -ex secretario general del holding-, Hernán Rodríguez Wilson -gerente general del Grupo- y Jorge Hurtado Garretón.

La Fiscalía Nacional Económica ha sostenido que la colusión por el papel higiénico entre CMPC Tissue y la ex PISA, actual SCA Chile, partió en 2001 y se mantuvo hasta 2011. En tanto, la de los pañales se prolongó entre 2002 y 2009.

En la autodenuncia ante la FNE, la CMPC afirmó que en la gestación y desarrollo de la colusión por los pañales cumplió un rol determinante Gonzalo Eguiguren Correa, gerente general y accionista menor de Kimberly Clark Chile. Eguiguren presidía desde 2012 la administradora general de fondos LarraínVial Asset Management, cargo al que se vio obligado a renunciar a fines de diciembre ante el escándalo producido por la colusión de los pañales. Eguiguren también había sido, entre el año 2002 y el 2008, parte del directorio de la ex D&S, matriz de los supermercados Líder, propiedad del grupo Ibáñez. Además participó en el directorio de Películas Metropolitanas S.A., donde compartió en 2005 con Gonzalo Lira, José Miguel Barros y Nicolás Ibáñez y también en Magallanes S.A., donde integró directorio en 2004 con Nicolás Ibáñez, Fernando Larraín, Cristóbal Lira y Juan Pablo Vega.

 

FAMILIAS “ILUSTRES”

Eguiguren Correa pertenece a una de las familias más connotadas de la alta sociedad criolla. Su padre, Gonzalo Eguiguren Hodg-son, fue dirigente del partido Renovación Nacional y durante décadas el consejero más cercano de Sergio Onofre Jarpa, líder de la derecha desde fines de la década de los 60, furibundo opositor de la Unidad Popular y del presidente Salvador Allende, y ministro del Interior de la dictadura militar a mediados de los años 80. Eguiguren Hodgson está casado con Consuelo Correa Saavedra, vicepresidenta de la Fundación Paternitas, dedicada a la rehabilitación de personas que han cometido delitos, y a quien en julio pasado el cardenal Ricardo Ezzati condecoró con la Cruz del Apóstol Santiago. El matrimonio Eguiguren Correa tiene 11 hijos, 49 nietos y doce bisnietos.

Una de sus hijas, Consuelo Eguiguren Correa, está casada con Cristóbal Lira Ibáñez, ex subsecretario de Prevención del Delito en el gobierno de Sebastián Piñera, y compañero habitual de Gonzalo Eguiguren Correa en directorios de los negocios de la familia Ibáñez. Tanto los Matte como los Eguiguren son católicos fervientes y ayudan a financiar las actividades en Chile de los Legionarios de Cristo.

Los Eguiguren son, además, integrantes de la Fundación Arturo Irarrázaval Correa, creada en 1920 para ayudar a los liceos técnicos profesionales y que en la actualidad es la más rica del país, con un patrimonio cercano a los 300 millones de dólares. En los últimos cuatro años, los resultados de la fundación variaron entre los cinco mil millones y los siete mil millones de pesos. Los siete directores son Juan de Dios Vial Larraín, ex rector designado de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales; su hijo Aníbal Vial Echeverría, ex rector de la Universidad Santo Tomás; Arturo Yrarrázaval Covarrubias, ex decano de Derecho de la UC y antes de la Universidad de Los Andes; Bruno Philippi Irarrázaval, ex presidente de la Sofofa; Manuel José Zegers Irarrázaval, socio de la corredora de seguros Finco; Juan Hurtado Vicuña, accionista de Entel, Consorcio y Pucobre; y Felipe Astaburuaga Echeverría. Todos son descendientes del fundador o están casados con sus parientes. Tres son vitalicios: Vial Larraín, su hijo Aníbal y Arturo Yrarrázaval, quienes reciben dieta de por vida.

Estos vínculos familiares y sociales ayudaron a Gonzalo Eguiguren Correa a llegar a la presidencia de una de las filiales de la corredora de fondos VialLarraín, compañía que en septiembre de 2014 fue multada por la Superintendencia de Valores y Seguros con 8,18 millones de dólares por transar acciones de las sociedades “cascadas” de Julio Ponce Lerou, propietario de Soquimich, mediante mecanismos engañosos o fraudulentos.

 

EL CASO DE LOS PAÑALES

En 2013 se vendieron en Chile más de 858 millones de pañales de niños, tres por ciento menos que lo transado en 2012. Ese mismo año se comercializaron unos 93 millones de pañales para adultos. Todos estos productos son fabricados por CMPC, Kimberly Clark y SCA. Se espera que en los próximos años siga bajando la venta de pañales para niños porque las tasas de natalidad están disminuyendo, y que suban las de pañales para adultos pues el país envejece rápidamente. Desde 2008 estos pañales se encuentran en supermercados e hipermercados, canales que reportan más de la mitad del total de ventas. Hasta hace poco los pañales para adultos se encontraban sólo en farmacias y tiendas especializadas. El volumen de ventas da cuenta de la magnitud de las ganancias obtenidas por la colusión de CMPC y Kimberly Clark.

CMPC Tissue S.A esta dedicada a la elaboración de productos de papel para el mercado de consumo masivo e institucional. Vende estos en Chile, Argentina, Brasil, Perú, Uruguay, Colombia y México, países donde dispone de instalaciones industriales propias. Exporta, además, hacia Ecuador, Bolivia, Paraguay, Venezuela, Panamá y otros países de Centroamérica.

En los mercados de tissue en Chile, Argentina y Uruguay, CMPC se ubica como la empresa líder, en tanto que en Perú se ubica en el segundo lugar del mercado.

En Chile, la planta de Puente Alto fabrica papel tissue y los papeles higiénicos Confort, Noble y Preferido. También se elaboran pañales desechables marca Babysec. Una planta en Talagante produce papel tissue, papel higiénico, toallas de cocina, servilletas, sabanillas y pañuelos.

En Argentina, CMPC tiene dos plantas de producción: la Planta Zarate, al norte de Buenos Aires, donde se fabrica papel tissue, papel higiénico, toallas de cocina y servilletas, con una capacidad de producción de cien mil toneladas anuales; y la Planta Nachel. En Perú tiene la planta Protisa que se ubica en el segundo lugar del mercado peruano de estos productos. En Uruguay mantiene la planta Papeles Industriales Uruguay S.A. que representa al 70% del mercado local. En Ecuador CMPC participa en los mercados de ventas en productos como manteles, servilletas y toallas. En Brasil, CMPC posee la empresa Melhoramentos Papeis, con plantas procesadoras diversas. En Colombia tiene la empresa Drypers Andina, con plantas y centros de distribución.

 

LIDER EN LA REGION

La CMPC lidera la producción de celulosa en América del Sur y desde 2015 busca convertirse en la principal vendedora de pañuelos y pañales. En una presentación efectuada el año pasado por ejecutivos de la empresa ante inversionistas de Santander GBM, se afirmó que consideran esto posible tras la puesta en marcha de la planta Guaíba II en Brasil, que produce celulosa y papel, y que significó una inversión de 2.100 millones de dólares. La ambición del Grupo Matte es introducirse y crecer también en los mercados norteamericanos en los próximos cinco años, donde incursionará con productos de embalaje. Por ahora, está concentrado en afianzar su posición en México, Colombia y Brasil.

Entre 2009 y 2015 el Grupo Matte ha invertido más de 7.300 millones de dólares en su expansión continental y en los últimos dos años las acciones de la compañía se han posicionado entre las favoritas de los fondos mutuos. No obstante, el Grupo quiere seguir creciendo y para ello -aparentemente- sus ejecutivos no dudan a la hora de recurrir a mecanismos engañosos o fraudulentos. En vísperas del Año Nuevo, la Fiscalía Nacional Económica cerró la investigación por colusión en la venta de pañales. ¿La razón?: los delitos estaban prescritos. Esta decisión de la FNE ha levantado una ola de protestas que motivó al Ministerio de Economía a exigir que se dieran a conocer los antecedentes acumulados en la investigación.

 

MANUEL SALAZAR SALVO

 

Publicado en “Punto Final”, edición Nº 868, 6 de enero 2017.

DEBES ESTAR REGISTRADO PARA HACER COMENTARIOS

REGISTRATE AQUÍ

Artículos Relacionados