Viernes, 15 de Diciembre 2017
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Crónicas país anormal

Ser pobre en Chile es equivalente a convertirse en un “desechable”

Publicado el 14 Noviembre 2017
Escrito por Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

Ser pobre en Chile es equivalente a convertirse en un “desechable”: si no se cuenta con el dinero básico al menos, es más posible que la muerte - esa asquerosa vieja -  llegue, incluso, en la víspera.

 

Leer más: Ser pobre en Chile es equivalente a convertirse en un “desechable”
 

Muera la inteligencia, viva el dinero

Publicado el 12 Noviembre 2017
Escrito por Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

Los gritos del jefe de la Legión Extranjera, el tuerto y manco General José Millán Astray, adquieren actualidad en esta era de mandatarios ignorantes y millonarios que, perfectamente, podrían repetir los dichos del desalmado general fascista. Donald Trump, por ejemplo, se vanagloria de despreciar a los intelectuales y, por el contrario, de  rendirle culto a la incultura; Mauricio Macri, el Presidente y millonario y ridículo bailarín, se solaza en su desprecio al saber, como también  de arruinar por el alza creciente de los servicios básicos. Dentro de esta gama de multimillonarios y analfabetos literarios Sebastián lleva la delantera al recibir el premio de los más ignaros.

 

Leer más: Muera la inteligencia, viva el dinero
 

A un año de la elección de Donald Trump

Publicado el 10 Noviembre 2017
Escrito por Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

En el mes de noviembre de 216 fueron varios personas e instituciones las sorprendidas: en primer lugar los pronósticos electorales y los resultados de la encuestas de opinión que, en su mayoría, daban como ganadora a la candidata demócrata, Hillary Clinton; en segundo lugar, numerosos medios de comunicación – salvo la cadena FOX que se inclinaba por Trump -; en tercer lugar, el establishment político y económico que apostó, desde sus inicios, por Clinton; en cuarto lugar, los ciudadanos de las grandes ciudades, Nueva York y Los Ángeles que, en su mayoría, votaron por Clinton; en quinto lugar, la misma dirección del Partido Republicano, que no creía en el triunfo de un candidato marginal como lo era Trump.

 

Leer más: A un año de la elección de Donald Trump
 

Ministro Campos ¿Por qué no te callas?

Publicado el 09 Noviembre 2017
Escrito por Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

Se cuenta que cuando Salvador Allende era senador, el presidente de la Cámara Alta, Arturo Alessandri  Palma le decía a Allende – muy despacio para que nadie oyera - “no digas más huevadas, Chicho”. Posteriormente, José Musalén - el senador democratacristiano que obtuvo la más alta mayoría por Santiago, en 1965 – no se atrevía a hablar en las sesiones de la Sala porque el senador Carlos Altamirano lo aterraba diciéndole que cada vez pedía la palabra “aquí va a hablar el tontito”.(No hubo psiquiatra capaz de ayudarlo a dirigirse al público).

 

Leer más: Ministro Campos ¿Por qué no te callas?
 

Eduardo Artés y José Antonio Kast

Publicado el 08 Noviembre 2017
Escrito por Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

Si las elecciones pusieran en peligro el poder de la plutocracia hacía mucho tiempo que hubieran sido suprimidas. La conquista del sufragio universal y, posteriormente, la instauración del voto femenino, costó el derramamiento de   mucha sangre; pasado el tiempo la plutocracia aprendió a que el sufragio universal  era muy superior al derecho divino de los reyes, pues para terminar con la monarquía bastaba con decapitar a uno de ellos. En la república la responsabilidad se reparte entre varios mandatarios sucesivos, sin que se le pueda culpar a uno  de ellos en particular, por ejemplo, por muy muy corrupto y, hasta delincuente, que sea un Presidente de la República o plutócrata parlamentario se hace casi imposible enviarlo a la cárcel  - mucho menos decapitarlo -.

 

Leer más: Eduardo Artés y José Antonio Kast
 

Artículos Relacionados