Lunes, 11 de Diciembre 2017
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Los millones de los trabajadores del cobre y la ética

Publicado el 30 Diciembre 2012
Escrito por Mario Briones R.

cobre_catodos La noticia decía simplemente así “Compañía (BHP Billiton) ofreció $ 18 millones más préstamo por $ 4 millones, Trabajadores rechazan propuesta de Escondida en negociación”. 


En otro acápite se informaba que, “$19,8 millones aceptaron los trabajadores de Chuquicamata tras su reciente negociación colectiva con Codelco


Reflexionando sobre esa noticia, me vino a la memoria una antigua anécdota. Con ocasión de una reunión cena, donde estarían presentes conocidos líderes de la política chilena de la época, asistí dentro de un protocolo informal propio de todos quienes se conocen con anterioridad, con excepción de quien les escribe, que en esos años era un joven interesado en los temas públicos y emocionado como todo joven de poder ver figuras tan importantes del quehacer nacional. Por razones de la misma informalidad, me ubicaron en una larga mesa, donde a escasas 4 o 5 sillas a la izquierda, al frente mío, se ubicó Don Bernardo Leighton G, muy aplaudido por todos los asistentes.


Después de las conversaciones habituales, se sirvió la cena, los garzones traían los platos y los distribuían en las mesas y al parecer ellos si tenían un cierto protocolo que era atender primero a los líderes y a quienes los rodeaban y por cierto, dentro de ellos a Don Bernardo. Recuerdo que yo sonreía levemente mientras observaba con cierta preocupación de joven inexperto en ese tipo de eventos, que era uno de los pocos al cual aún no me servían la cena, mientras seguían pasando los garzones.


Fue en uno de esos momentos en que se produjo el instante mágico para mí. Vi que Don Bernardo se levantó de su asiento, tomó su plato, dijo algo como “disculpen o permiso”, caminó un par de pasos y se detuvo frente a mí, al otro lado de la mesa y me pasó su plato servido. Yo sorprendido dije, no, sírvase Ud., pero él y su grandioso espíritu de desprendimiento utilizó una frase que no he olvidado, ajena a cualquier uso o connotación política que pudiera dársele a su acción, cuando dijo, “yo a mi edad, de lo mucho poco, de lo poco menos, por favor sírvete”. Desde ése momento, los que estaban alrededor pareciera que hubieran descubierto mi presencia y me transformé en un verdadero invitado.


¿Qué tiene que ver esta vieja anécdota y el primer párrafo de los mineros insatisfechos con los $ 18 o $ 21 millones del bono que les ofrecen como trabajadores del cobre? Bueno, es lo que quiero explicarles.


En algún momento en diferentes circunstancias o en alguna en particular de nuestra existencia nos hemos preguntado sobre ¿cuál es la forma correcta de actuar y por qué? Si no me equivoco, fue Nietzsche quien postulaba que las normas morales no son otra cosa que la expresión de la voluntad de poder de los hombres. No existe una guía impersonal para la acción del hombre, cada uno decide quién quiere ser.


Pero también están las teorías de la satisfacción o consecuencialistas, donde lo importante es la cantidad de beneficios como satisfacción de deseos. Sean cuales sean los valores que adopte un individuo o institución lo importante es su trascendencia, se los respeta en tanto cumplen esa finalidad. La libertad tiene valor en tanto logra el resultado buscado (el desarrollo pleno del hombre), pero si el resultado no es el esperado, la libertad deja de tener valor. Importa el resultado, de este modo las consecuencias definen al valor o dan sentido al valor.

 

¿Cuál es el valor correcto de los bonos y otras regalías, $ 25, $ 30 o $ 40 millones de pesos? Veamos si podemos responder a esa pregunta desde la ética, que es cualquier reflexión crítica y seria para concluir acerca de si determinada norma es válida, como el caso de los bonos millonarios de los trabajadores del cobre. ¿Se puede considerar la exigencia de los trabajadores del cobre (pedir bonos más altos), una norma que se pueda convertir en una norma universal para el resto de los chilenos?, no, por supuesto que no.

 

Sócrates concibe la moral como un saber. De la misma forma que quien sabe de carpintería es carpintero y el que sabe de medicina es médico, sólo el que sabe qué es la justicia, es justo. Es decir, el ejercicio teórico de la razón en el conocimiento de la naturaleza y en la conducta prudente, es lo que caracteriza la elección del término medio entre dos extremos, el exceso y el defecto, para no caer en el hedonismo, que representa toda forma que identifica el placer con el bien y que concibe la felicidad en el marco de una vida placentera.

 

¿Solo las empresas mineras, que eluden pagar impuestos al fisco chileno, deben sufrir cuestionamientos éticos, cuando millones de chilenos son afectados? No, por supuesto que no. De la misma forma que somos muy críticos de la ética de los ejecutivos de las empresas del cobre o de los políticos cuando suben más sus ya millonarias remuneraciones, también podemos criticar a un selecto grupo de trabajadores del cobre y sus millonarias demandan de bonos y regalías, cuando dicho mayor gasto disminuya las utilidades, que de otro modo deberían ingresar al fisco, para que millones de chilenos que apenas ganan $ 150 o $ 200 mil pesos, puedan ser atendidos en los servicios públicos. Si las remuneraciones del cobre escalaran al cielo, no habría financiamiento del gasto social, pero unos pocos podrían comprarse autos lujosos, casas más elegantes a costa del cobre que es de todos.


Los costos mineros subieron a nivel mundial 16% el año pasado. En Chile, calcula un organismo especializado, aumentaron 24%. ¿Y qué sucede si no les pagan los bonos que piden? Paralizan los minerales con pérdidas millonarias en dólares. ¿Pueden hacer eso el resto de los chilenos? No, no pueden, por lo tanto tampoco no es una norma que pueda generalizarse o de bien común aceptada.


Los trabajadores del cobre saben que los niveles de las remuneraciones del cobre son únicas y exclusivas en Chile. Ellos saben que una gran cantidad de trabajadores, igual que ellos, ganan una miseria. Por supuesto que lo saben, por lo tanto están capacitados para distinguir entre lo que es justo de lo injusto, y dentro del contexto de privilegio en que viven, poder definir si es ético o moral presionar para exigir más dinero, de lo contrario paralizan las faenas. Ellos saben y están conscientes que se aumenta el daño para el resto de los trabajadores, por lo tanto, tienen la capacidad para distinguir el bien del mal, y si no les importa el daño que se ocasiona, se vuelven tan voraces como los empresarios o las transnacionales, que han llegado a alentar en el pasado golpes de estado para conseguir acaparar toda la riqueza.


Cuando cité la anécdota de Don Bernardo Leighton G. fue para dar un pequeño testimonio personal de un hombre de una talla moral extraordinaria increíble. Era un hombre que valoraba al más humilde. Lo dio todo por la gente, fue exiliado en 1974. Era temido por Pinochet a tal punto que la firmeza de sus conceptos, principios, valores humanos y genuina vocación pública, motivó el atentado criminal del 5 de Octubre de 1975 que lo dejó casi muerto a él y a su esposa en Roma. Como abogado atendía a todo el que le pidiera ayuda y casi nunca cobraba nada. De regreso al país, varios años después del atentado y con severos daños físicos, los amigos más cercanos a él debieron juntar dinero para habilitarle un lugar donde pasar sus últimos días, porque de tanto darlo todo, incluida la herencia que recibió de sus padres, se quedó sin casa y rindió prácticamente su vida por ayudar a sus semejantes.


Imposible no recordar a hombres de la talla de Don Bernardo Leighton de una ética y moral a toda prueba, en contraste con las privilegiadas rentas y las exigencias de más dinero de unos pocos, sin importarles que más dinero para ellos, será menos dinero para otros chilenos que viven en la pobreza.


La economía neo liberal y el consumismo nos están afectando a tal punto que ya golpea a los trabajadores, aumentando el envilecimiento como nación, al punto que ya no somos capaces de distinguir entre lo justo y necesario de la avaricia, para hacer lo mismo que con tanta fuerza se le reprocha a las transnacionales, querer llevárselo todo y no dejar nada.


Mario Briones R

Comentarios   

 
0 #9 carlos 31-12-2012 09:04
Hace ya muchos años que la "ética" de los mineros del Cobre se fue a las pailas generando el asco que hoy ya la caracteriza.
 
 
0 #8 Leon Garoqui 30-12-2012 22:01
...y sigamos: un gran amigo mío, trabajo en Chuqui, desde el 71 hasta el Golpe. me contaba que una noche encontró a un minero durmiendo, lo. Despertó y le llamo la atención, por supuesto que a la chilena, al día siguiente esa sección de Chuqui se boto en huelga, "por el maltrato al trabajador".
Acuerdense que hubieron 200 paros en Chuqui, durante el Gobierno Del Pueblo, que ironía, no?. Durante la Dictadura, no hubieron paros, los obreros del cobre comenzaron de nuevo sus usuales manipulaciones, apenas se termina la Dictadura, y siguieron asi hasta hoy día, nunca los mineros han dicho una palabra en defensa del erario nacional, nunca una palabra acerca del robo de las mineras internacionales a nuestro querido país.
Enojas palabras: los chilenos no tienen educación política, no son solidarios, no saben lo que han perdido.
 
 
0 #7 Leon Garoqui 30-12-2012 21:53
Y ahora algunos datos históricos:
Durante el Gobierno del Pueblo, durante la UP, el cobre fue muy importante: los gringos calificaron a Chile como muy peligroso debido a que podríamos en un futuro cercano "poner el precio al cobre", y tenían RAZON . En esos anos teníamos varios planes. Que iban de aumento de la producción, a eliminar la polución de la Refinería de las Ventanas (muy de moda ,no?). Estimábamos que para 1974 podríamos ser los dueños de Rio Tinto en Australia, y estar asociados al Gobierno de Congo para la producción del cobre. Teníamos varios yacimientos, ya descubiertos, pero puestos en la lista de "futuro estratégico". Hoy nada de eso tenemos.
 
 
0 #6 Leon Garoqui 30-12-2012 21:45
Vuelvo, me ha gustado que mis opiniones sacaran unas pocas chispas. Quiero mas chisperio:
El neoliberalismo, fue impuesto en Chile por la Dictadura.
Antes de 1984, la condición social y económica del país era muy mala.
Luego comenzaron los tratados de comercio internacional que han producido daño al país, tanto en la incapacidad de revisar o de cambiar estos tratados.
El Sr. Guzman y pinera trajeron CREDITO.
La entrega del erario nacional comenzó en 1973.
Los precios de todas las cosa en Chile son de país desarrollado, los sueldos aun están pegados en país de tercer mundo.
Las companias extranjeras no pagan impuestos.
Las nacionales tampoco.
Nadie se preocupa del medio ambiente.
Entonces no critiquen cuando digo, los sueldos de los obreros chilenos merecen estar al mismo nivel de los obreros de USA.
 
 
0 #5 Luis Gonzalez 30-12-2012 18:29
Algunos dan cátedra de izquierdismo, llegado el fin de semana, se suben a sus costosos automóviles y se van a disfrutar a su predio o a la casa de la playa, y ¿donde está la solidaridad de dar hasta que duela con los más pobres de que hablaba el Padre Hurtado,?, hipócritas, fariseos vendiendo cruces, egoístas, predican pero no practican, si quieres ser aspirantes a rico, está bien, anda a leer el Mercurio,el Clarín es para la solidaridad y la plata del cobre, la que va quedando de lo que se han robado, no es para crear nuevos ricos, ES PARA TODOS LOS CHILENOS.
Luis
 
 
0 #4 David Valencia 30-12-2012 18:05
Suscribo la reflexión hecha por el autor del artículo.
El mentado bono al que alude en el caso de ls trabajadores de Chuqicamata-COD ELCO, corresponde a una negociación colectiva por los 4 próximos años, costo que significara para la empresa del Estado, de unos ciuantos cientos de millones de dólares. En cuanto a los trabajadores de Escondida de BHP ( recordar que esta mina produce casi tanto como todo CODELCO junto ), también se les está ofreciendo un alto monto por los próximos 4 años. La cuestión es que ellos argumentan que sus sueldos no son tan buenos.
Después de todo el anterior rodeo, decir que la mineria privada se está llevando el producto de nuestras riquezas, dejando acá una mierda, los impuestos son un chiste, decir también, que los sueldos en el país son otro chiste, en todas las otras actividades se paga una miseria. No olvidar que 40 años de neoliberalismo, nos han convertido en unos ambiciosos desmedidos, carentes de templanza y de sentido de justeza.
 
 
0 #3 Manuel Gutierrez 30-12-2012 15:20
De tanto gemir como los monos, terminarán siendo monos. Es una crítica seria, ¿cuantos millones hay que pagarles $ 30 $ 50, digan cuanto? El que dice que los sueldos deben ser como los obreros americanos, se olvida que vivimos en CHILE, y a los demás qué?, le pagamos los sueldos que tienen en Angola?, por favor, sean serios. No se trata de dinero privados, son de EMPRESAS DE TODOS LOS CHILENOS, no es un feudo personal, aunque ya el cobre esta todo entregado a la avaricia de las transnacionales , y algunos que se llenan la boca con la palabra "trabajador" quieren ser iguales de ambiciosos, como si el resto de los chilenos no trabajaran.

Lo que sucede con la gente es que tratándose de ellos, defienden con dientes y uñas si es dinero en beneficio personal, porque les importa un pucho el resto, hipócritas que cuando necesitan algo van a llorar para que el Estado les pase todo gratis, son egoístas y abusadores porque les gusta chupar de los demás.
Manuel G.
 
 
0 #2 Leon Garoqui 30-12-2012 13:52
Sigo, según Barrick Co., los dueños de Pascua Llama, el costo de una onza Troy de oro es de: CINQUENTA Y DOS centavos de dólar.
El valor de la onza troy en el mercado hoy día es de: 1.800 dólares.
¿cuanto les paga a sus mineros?, chaucha y palitos, esa es la parte, el tema que se debe cuestionar.
Lo lógico es que los sueldos sean iguales a los obreros de USA.
Ahora ,si se quiere hablar de ética de los patrones, es otra cosa.
¿Como se gasta ese obrero los millones? Eso es cosa de cada cual.
 
 
0 #1 Leon Garoqui 30-12-2012 13:44
Yo tambien conocí a Don Bernardo, un ideólogo y cristiano.
Pero, ademas le conocí su trayectoria política, que falta en esta apología: Don Bernardo fue, junto a Eduardo Frei M., los creadores de la Falange Nacional, que era la Juventud Conservadora en esos anos. Luego se separaron de los Conservadores y formaron lo que hoy se llama DC, a la que muchos le damos otros nombres y epítetos.
En todo caso la brújula del autor esta torcida; Don Bernardo era CRISTIANO y trato de comportarse como tal.
Acerca de los sueldos: lo que debió ser el centro de la discusión .
La "ética" de los dueños de las co. Mineras.
El sueldo de los mineros chilenos debería ser EL MISMO de los mineros en USA. Los bona tambien.
 

DEBES ESTAR REGISTRADO PARA HACER COMENTARIOS

REGISTRATE AQUÍ