PolíticaPortada

La DC irrumpe en la carrera presidencial y lanza a Yasna Provoste a la piscina

La promulgación de la presidenta del Senado, Yasna Provoste, como candidata presidencial de la Democracia Cristiana agrega nuevos elementos a una escena política confusa y escurridiza. La irrupción de la senadora en la carrera presidencial sin pasar por un proceso electoral de primaria destroza a la coalición Unidad Constituyente y deja al Partido Socialista, con su pretendida candidata Paula Narváez, en una incómoda posición.

Durante la semana las señales de Provoste fueron claras hacia su aspiración presidencial. Este jueves durante la Cuenta Pública del Congreso, la senadora agregó frases de campaña: “Como país tenemos desafíos grandes por delante. Quiero invitarlos a construir un país más próspero, más justo y más respetuoso de la dignidad de su gente (…) Trabajemos para recuperar el crecimiento de nuestra economía con ética (…)”. Esta y otros mensajes no pasaron inadvertidos y molestaron desde Unidad Constituyente hasta La Moneda.

La DC apuesta fuerte. Yasna Provoste es la única candidata mujer en esta carrera presidencial con solamente hombres. Es la candidata en un momento que se exige paridad de género en todas las áreas públicas y también privadas. Su condición de mujer sin duda será una de las bases de su campaña en un momento en que el discurso feminista está más alto que nunca tras la instalación de la Convención Constitucional. Y también el regional. El lanzamiento de su candidatura desde Vallenar es un guiño a las regiones y a las temáticas discutidas hoy en la CC.

Mujer, de regiones. Y progresista. Este posiblemente será el tercer y más enfático discurso de la candidatura DC e intentará ocupar el espacio electoral  de Gabriel Boric.

Provoste es la primera carta de la DC desde el fracaso de Eduardo Frei Ruiz Tagle ante Sebastián Piñera el 2009-2010. A diferencia de entonces, aun bajo el alero de la Concertación, esta vez la Democracia Cristiana busca reeditar gestas del siglo pasado para frenar el auge de las izquierdas.

La escena política electoral abre nuevos derroteros e interrogantes.