Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

"Muchas gracias por salvarme la vida": Evo ya está en México Destacado

Marcelo Ebrard, canciller de México, junto a Evo en México Marcelo Ebrard, canciller de México, junto a Evo en México

"Muchas gracias por salvarme la vida", dijo a su llegada a México el ex presidente Evo Morales.

 

Poco después de las 11 de la mañana aterrizó el avión de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) que trasladò a Morales desde Cochabamba, Bolivia, tras un azaroso itinerario entre la noche del lunes y la mañana de este martes.

 

 

La nave se estacionó en el antiguo Hangar Presidencial, ahora 6to Grupo Aéreo, las instalaciones que se utilizan para recibir a jefes de Estado que visitan el pais, a un costado de la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

 

Apenas bajó del avión, Morales saludó y abrazó al canciller Marcelo Ebrard, quien le dio la bienvenida.

 

 

 

En el avión también viajó la hija de Morales, Evaliz Morales Alvarado, el ex vicepresidente Álvaro García Linera y la ex ministra de Salud, Gabriela Montaño.

 

La aeronave en la que voló el ex mandatario de Bolivia y demás autoridades es una Gulfstream 550, matrícula XC-LOK y número de registro 3916.

 

Ebrard dijo que es un día de alegría, porque el asilo que se le ofreció a Evo Morales ha sido efectivo "y ya está aquí en tierras mexicanas, en donde gozará de libertad, seguridad,  integridad y protección a su vida, que son las causas que nos animan. Bienvenido Evo, un saludo del presidente (Andrés Manuel) López Obrador y de todo el pueblo de México".

 

Morales agradeció a las autoridades y pueblo de Mexico, en especial a López Obrador, por salvarle la vida.

 

"Hermanas y hermanos, si algo de delito tengo (...) es ser el indígena Evo. Si algo de pecado tenemos, de la mano con el vicepresidente, es que hemos implementado programas sociales para los más humildes, buscando la igualdad, la justicia. Estoy convencido de que sólo habrá paz cuando se va a garantizar la justicia social y nuestro peor delito o pecado es que ideológicamente somos antiimperialistas".

 

"Que sepa el mundo entero, no por este golpe (de Estado) voy a cambiar ideológicamente. No por este golpe voy a cambiar de haber trabajado en los sectores más humildes. Saben muy bien, hemos reducido bastante la pobreza en especial. Es una lección más para aprender, es una lección más también para fortalecer la lucha de los pueblos". dijo Morales.

 

Reiteró estar muy agradecido con "las hermanas y hermanos. muchas gracias al presidente, muchas gracias al gobierno, estamos muy contentos. Lo más importante es estar con vida, eso es para mí seguir a lado del pueblo boliviano".

 

Evo Morales también expresó que por su triunfo en la primera vuelta de las elecciones del 20 de octubre de este año empezó el golpe de Estado.

 

"En la última etapa, lamentablemente al golpe político-cívico se sumó la Policía Nacional", señaló.

 

 El ex presidente de Bolivia añadió que todos los movimientos sociales y militantes que simpatizan con él, que son parte del proceso de liberación, sean obreros, campesinos, profesionales, ministros, ex ministros o servidores públicos, "a mis hermanos del pacto de unidad que es el Movimiento Campesino Indígena Originaría, quiero decirles a mis amigos del trópico (...) quiero decirles gracias, a México, sus autoridades".

 

"Pero también quiero decirles, mientras tenga la vida seguimos en política, mientras tenga la vida sigue la lucha y estamos seguros que los pueblos del mundo tienen todo el derechos a liberarse. Pensé que habíamos terminado con la opresión, con la discriminación, con la humillación, pero surgen otros grupos que no respetan la vida, menos a la patria, será parte de las luchas y de lógicas problemáticas, culturales y sociales", concluyó el ex mandatario.

 

 

Valora este artículo
(1 Voto)
Modificado por última vez en Martes, 12 Noviembre 2019 17:01

3 comentarios

  • juan rulfo castillo
    Enlace al Comentario juan rulfo castillo Miércoles, 13 Noviembre 2019 07:38

    QUEDA CLARO LO QUE HACEN LOS FASCISTAS Y ULTRADERECHISTAS : ASESINATO_VEJAMEN_NO RESPETAN LA DEMOCRACIA , Y VENDEN DONDE NACIERON

    Reportar
  • ramon roman
    Enlace al Comentario ramon roman Miércoles, 13 Noviembre 2019 01:18

    Cristian Guadiana, cuando estás aprisionado por la costumbre, por la inercia de una vida que aparece sin futuro, aparece, como en tu caso, ese hermoso language que solamente sale cuando tu respiras la libertad que se te había negado por tantos años y ahora sientes que no estás solo, que tu voz se une al clamor de millones que ven que una voz mas millones de otras voces llevan a la acción para reclamar lo que nos pertenece y que nos lo habían robado..Te voy a confesar, Cristian, que no siento vergúenza de haber llorado leyendo tu carta, pero estas lágrimas son de alegría y orgullo de ver que en ti se manifiesta el despertar de un Chile acallado por tantos años. Muchas gracias por tus palabras y tu hermosa forma de escribirlas. Harán lo possible para acallar nuestras acción y nuestras voces, pero si el despertar es real, nadie, pero nadie podrá acallarnos y detenernos.

    Reportar
  • CHRISTIAN GUADIANA
    Enlace al Comentario CHRISTIAN GUADIANA Martes, 12 Noviembre 2019 18:19

    POÉTICA PARA CHILE EN OCTUBRE
    Ha sido el aire, la brisa que trajo el mes de octubre, la primavera, memorias soñadas de la infancia, recuerdos del mañana, anhelos de adolescencia, añoranzas de la vejez, o tal vez un perfume raro a fraternidad, a energía venida del mar que sigue ahí, a la vera, contemplándonos, sintiéndonos, percibiendo los pasos de la multitud como un oleaje amoroso.
    Ha sido la carencia de poesía durante tantos años, el peso terrible de una normalidad ajena a la naturaleza humana, el peso de una noche larga, la oscuridad que implantaron siempre los poderosos.
    Ha sido la memoria de pueblos ancestrales que hemos llevado durante siglos, la sangre indígena corriendo por nuestra vena mestiza, la visión fueguina del tiempo y las estrellas, el aura andina bajándonos al poso de la sangre. No todo hay que cargarlo a la cuenta del hambre, del resentimiento, la miseria, la sed, las carencias gigantescas, el desamor. Dolía también un tiempo perverso donde la mano del amo alzaba la huasca y se jactaba de su poder.
    Pero sobre todo ha sido un eco distante, otros pasos remotos, pisadas de otro tiempo, ahora lo intuimos con certeza, las huellas quemantes del ayer. Y esos ojos observándonos, las pupilas de fuego y sombra de los nuestros.
    ¡¡¡Por fin hemos aprendido a sostener la mirada de los caídos!!!
    Pueden llamarlo alegría, y entonces es una rabiosa alegría. Mezcla de tristeza y contento. Tristeza porque ciertamente hemos sido miserables. Hemos sido empujados a la pobreza de un modo u otro. Nos empujaron, abusaron de nosotros, estuvimos en los corrales de la urbe, habitamos los rancheríos y la penumbra, la luz solo nos llegaba apenas, nuestra tragedia estuvo en los mares australes donde nos exterminaron, o en la pampa, o en las tierras indómitas más allá de la frontera. Claro, fuimos los de abajo, los condenados, los que no tenían nada que perder, salvo la paciencia.
    Pero no solamente. También ha habido otra pobreza y miseria, y esa nos alcanzó a todos, incluso a los poderosos, pobres miserables de alma.
    Ha sido el viento corriendo montaña abajo. El viento que sopla como una quena desde el filo de la piedra. Y ese eco insistente como una ráfaga, un silbido, un soplido sigiloso.
    Es que queríamos hallar la felicidad acá, en este mundo. Al menos estas semanas de libertad, de igualdad en la calle, en los pueblos, en las ciudades, en los caminos.
    Lo dicen los rayados en las murallas de estos días: “Rebeldía”, “Me rendí para el 73, ahora no”, “Mis abuelos no tuvieron miedo, yo tampoco”, “Cuando grande quiero ser secundario”, “Las revoluciones se producen en los callejones sin salida”, “Negra, avisa cuando llegues a la casa”, “Somos el río que retoma su cauce”, “Chile despertó”, “Por ti, por mí y por todos mis compañeros”, “Hasta que la dignidad se haga costumbre”, “Si te hubieran atendido a tiempo, hoy marcharías junto a mí”, “Chile, no te duermas nunca más”. “Porqué callar si nací gritando”.
    Hemos abierto los ojos. Dejamos de mirar la televisión, el opio del pueblo de nuestros días. El topo de la historia cruzó los subterráneos de los días y las horas y volvió a la superficie en estas semanas de octubre.
    Ahora, sépanlo, un fantasma recorre el territorio.
    ¡¡¡¡Tiemblen poderosos!!!!
    Estas habrán sido solo las primeras escaramuzas. En horas hemos aprendido lo que no aprendimos en años.
    Los poderosos y sus servidores quieren engañarnos una y otra vez. Ya no es posible.
    Nos arrancamos la venda que nos había dejado la dictadura militar y vemos ahora que la tiranía no se había terminado, está aquí, cegándonos, persiguiéndonos, impidiéndonos avanzar.
    Es la tiranía de los dueños del poder y la riqueza, y su remedo de democracia.
    No queremos migajas, exigiremos el todo o nada.
    Chile será para todos o no será para ninguno. ¡¡Sépanlo!!
    Ha sido el aire, el viento que vino del norte y del sur, del sudeste, ha sido un temblor de tierra que subió hasta el alma.
    Ha sido la ansiedad de amor, de ternura, de comunicación, de solidaridad. Hemos vuelto a ser compañeros y compañeras. Nuevamente somos pueblo. Estamos de pie, andando hacia el mañana.
    Ha sido un sueño que anidaba en nosotros. Un coraje. Una certidumbre. Un deseo abriéndose paso contra las telarañas de la costumbre.
    Hemos llegado a otro Chile.
    Y todas las fuerzas de la historia nos empujan a seguir avanzando.
    Ahora es cuando hay que abrir para siempre las anchas alamedas para dejar nuestro paso libre y libertario hasta alcanzar la humanidad.
    Ha sido la brisa del tiempo, el aleteo leve de una mariposa, una mariposa de fuego, y ahora es una tormenta que nada ni nadie detendrá.
    Christian Guadiana
    Chile. Noviembre 12, 2019

    Reportar

Deja un comentario