Sábado, 16 de Febrero 2019
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Recuperando la memoria barrial: crónica de un mural en el sector de Villa Linda Sur de Viña del Mar

Publicado el 22 Enero 2019
Escrito por Guillermo Correa Camiroaga

Muchos de los barrios consolidados que existen en distintos sectores de Valparaíso y Viña del Mar tienen su origen en la lucha llevada a delante por pobladoras y pobladores sin casa, quienes con el objetivo de construir una vivienda digna para sus familias, accedieron a dichos sectores mediante la acción directa de la toma de terrenos. Hoy son zonas urbanas, poblaciones y villas que forman parte de las distintas localidades del gran Valparaíso. Este es el caso, por ejemplo, de la población Loma Linda Sur, ubicada en el sector de Nueva Aurora de Viña del Mar.

 

 

Uno de sus actuales vecinos, Antonio, quien se radicó acá a su regreso del exilio, quiso rescatar esta historia barrial realizando un mural en el frontis de su hogar, tomando como referencia el propio nombre de la calle en donde está ubicada su casa, Elías Lafertte, un destacado luchador obrero, trabajador de las salitreras que impulsó activamente la organización de los trabajadores,  conoció en el norte a Luis Emilio Recabarren en el año 1911, participando junto a él  en  la formación del Partido Obrero Socialista, precursor del Partido Comunista de Chile.

 

Antonio, Conociendo la historia de cómo se  formó este barrio, que comenzó con una toma de terreno a principios de los años sesenta, se acercó a conversar con una activa dirigente poblacional que participó de esta acción inicial, conocida como la “Mamma Rosa”, con una trayectoria de lucha que, a sus actuales 96 años, la ha transformado en un símbolo vivo, en un ejemplo de compromiso político, consecuencia y perseverancia en la lucha por la defensa de los derechos populares. Al mismo tiempo, se acercó a la Junta de Vecinos para plantear su idea, expresándoles que su intención  era “ rescatar la historia de lucha popular que tiene nuestro barrio, para que este mural sea una especie de pizarrón educativo para los vecinos y vecinas, pero principalmente para las nuevas generaciones que viven acá y desconocen completamente esta importante parte de nuestra historia…”Esta idea fu muy bien acogida y se materializó en diciembre del año 2019 con un hermoso mural realizado por dos estudiantes de la Escuela de Bellas Artes de Valparaíso, Camila y Marcial.

 

Profundizando en el proyecto de este Mural, Antonio manifiesta:

 

“El mural lo concebí en mis diarias propuestas de sociedad. Siempre entendí que el mural es una pizarra educacional. Entonces no es casualidad que esté la imagen de Elías Lafertte, que es el nombre de esta calle, junto a un martillo, palas, informativo. Quise también relacionarlo con Chile, montañas, cerros y lugares con tránsitos de culturas ancestrales sabias. También pensé en relacionarlo con Valparaíso, por eso hay una escala por donde baja la cultura a encontrarse con quien necesita un sustento diario, como la vendedora ambulante, niños jugando al volantín y un personaje popular típico de Valparaíso: el chinchinero. Por último no quise dejar de lado las luchas actuales y por eso hay un saludo a los hermanos Mapuche. Mi quehacer, en este proyecto parte desde un aula-colegio-sindicato expresado en el mural en una pluma y un cuaderno.

 

La historia de este mural parte hace como dos años y medio. Hice algunos intentos con algunos muralistas conocidos de Valparaíso, pero no resultó. Se me ocurrió acudir a la Escuela de Bellas Artes de Viña, los contacté, pero me dijeron que ellos no tenían esa especialidad. Entonces partí a la Escuela de Bellas Artes de Valparaíso donde tuve la suerte de encontrar a un profesor, Francisco Olivares, quien fue súper acogedor, le encantó la idea, me sugirió algunos nombres y tres días después estaba él acá con una de sus alumnas. Yo les mostré un croquis con la idea que tenía para el mural. Camila se llamaba la muchacha, está en tercer años de la Escuela, es de La Serena y posteriormente vino acompañada de un egresado, Marcial, de San Antonio.

 

Era primera vez que trabajaban junto y se llevaron muy bien. Trabajaron tres días en la realización de este mural y lo interesante fue que la gente del barrio cuando los vio trabajando se acercaron muy interesados en saber que estaban pintando. Los nombres de ellos no aparecen en el mural, porque a Marcial no le gusta poner su nombre. Camila tiene un nombre artístico: Trévol de Vida, pero con “v” corta. Los muchachos fueron muy respetuosos y establecimos una muy buena relación.”

 

El día domingo 16 de diciembre de 2018 se realizó la “inauguración formal” del Mural en el sector de Villa Linda Sur, en Nueva Aurora, Viña del Mar. Antonio junto a algunos dirigentes vecinales, vecinos y vecinas del barrio se reunieron frente a esta obra de arte popular, intercambiando ideas y relatando sus propias impresiones.                                    

                                                                                

Uno de estos antiguos habitantes del barrio comentó que “Yo pasé por acá y me llamó la atención el retrato que estaba pintado. No estaba seguro si era Recabarren o Lafertte. Yo a ellos no los conocí personalmente, pero sabía quiénes eran y conocí a gente que había estado con ellos en el norte y me contaron un poco de la historia de ellos. Ahí supe cómo se reunían a escondidas en la pampa, usando una velita en las noches para escribir en unos diarios artesanales que hacían.”

 

Otra vecina, Victoria Jeria, se acerca y relata: “Mi hermano se llama Enrique Jeria Silva. Él vivía en Valparaíso, por allá por Laguna verde. Era político, estaba metido en la política y lleva más de cuarenta años desaparecido. Estaba estudiando para profesor. También lo mandaron a Rusia a estudiar. Era militante comunista y por eso lo persiguieron, porque desaparecieron varios juntos. Yo llevo viviendo acá más de 50 años, así es que conozco la historia de la toma.”

 

Respecto de Enrique Jeria Silva, resumidamente puedo expresar que era obrero de la construcción, dirigente comunista y se encuentra como Detenido Desaparecido desde el 18 de agosto de 1976, fecha en que fue secuestrado en Santiago por la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional). Su caso puede ser conocido en el sitio web memoriaviva.com.

 

Volviendo a conversar con la señora Victoria, le pregunto, si conocía al personaje del mural: “Sí, a don Elías Lafertte lo conocía de nombre y el otro día cuando vi el dibujo que estaban haciendo en el muro no lo reconocí altiro, pero después vi el letrero de la calle y pensé que sería él. La Rosa fue al final quien me confirmó que era Lafertte.”

 

Antonio me agrega  “Elías Lafertte fue impulsor de las luchas sociales en Chile a principios del siglo pasado. Él educó mucho en norte y el nombre está ahí en el cartel de la calle. Por eso no quise ponerle el nombre, para que la gente se pueda preguntar quién es el personaje del retrato.”

 

Le consulto a la señora Victoria, tomando en cuenta lo que ha dicho Antonio, si ella está de acuerdo en que se pusiera el nombre en el mural, y ella me responde que “No se me había ocurrido, pero ahora que usted lo dice pienso que sería muy bueno, porque así los jóvenes sabrían quién es. Se podría poner el nombre y su historia ahí en el cuaderno pintado en el mural y sería como en una escuela, una especie de pizarra educativa.”

 

 

Junto al mural, aprovecho de entrevistar a la “Mamma Rosa”.

 

Compañera, me puede contar un poco de su vida. Tengo entendido que  usted es de origen italiano.

 

“Mi nombre es Rosa Magnata Díaz, pero el apellido de mi Mamá era Macchiavello. Mis Papás eran italianos y se vinieron a pasar la luna de miel a Chile, y como mi Papá era Ingeniero de Minas se quedó en el norte, en Vallenar. Esto fue en el año 20 más o menos, porque yo nací en el 23. Mi Papá se quedó a trabajar en Vallenar para adentro, en “Las Porotas” que le llaman allá. Yo nací allá en las minas.  La señora que me crió me dio el segundo apellido, sacándome el de mi Mamá. Después me fui a trabajar como empleada puertas adentro. A la señora le gustó como era yo y me adoptó. A mí me gustaba en esa época ir al Teatro Alameda a ver películas de Jorge Negrete y de Cantinflas. Yo llegué por acá el año 45, venía del norte, llegué con mi hermana y mi hermano y nos adoptaron unas familias.”

 

¿Qué me puede contar respeto de la toma y el origen de este barrio?

 

“Cuando se formó la primera Junta de Vecinos éramos 8 o 9 personas. En este sector había pocas casas, una por aquí, otra por allá, en el año 57, entonces decidimos ponerle nombre a las calles y ahí salieron los nombres de Lis Emilio Recabarren, Pedro Aguirre Cerda, Elías Lafertte, Rogelio Astudillo. La Toma acá empezó el año 57. Varias veces llegaron los Carabineros a desalojarnos, pero nos volvíamos a tomar el terreno. A la cuarta vez nos tomamos la radio, no sé cómo nos abrieron la puerta, pero ahí nos pusimos serios y nos tomó en cuenta el SERVIU y nos dio las escrituras. La Toma se llamaba Luis Emilio Recabarren. De a poco empezamos a regularizar el terreno. El agua la pusimos nosotros y la luz también. Para el cemento que se puso mucho más adelante, se hizo a medias con la Municipalidad de Viña. Ahora la población acá se llama Villa Linda Sur.

 

¿Cómo llega a involucrarse en la política, Mamma Rosa?

En Vallenar, en Copiapó y en Potrerillos, los comunistas nos pedían que limpiáramos las mesas, laváramos los platos, entonces con mi hermano mayor y ahí fui poco a poco conociendo de que se trataba la política y mire usted mi dedo , hasta el día de hoy tengo puesto este anillo. Yo tenía alrededor de 20 años entonces.”

 

 

El anillo al que hace mención la compañera Rosa y que orgullosamente me muestra, tiene grabado en sobre relieve  la hoz y el martillo, símbolos del Partido Comunista. Los vecinos y vecinas que escuchan el relato, coinciden al comentar la larga e importante trayectoria de Mamma Rosa como luchadora popular y manifiestan que su avanzada edad no ha hecho disminuir su ímpetu  y no constituye impedimento para que ella siga con fuerza defendiendo los derechos de los pobladores y pobladoras.

 

 

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 21 de enero 2019 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Artículos Relacionados