Viernes, 20 de Julio 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

El significado de "a través del fútbol y de la selección: resistir la toma

Publicado el 03 Julio 2018
Escrito por Bruno Lima Rocha

Los alrededores de un gigantesco movimiento económico consisten en una taza, dimensiones astronómicas de patrocinio y la tentativa de acrítica adhesión red inigualable líder en red abierta. Pronto, podemos decir que los excesos de la ayuda del capitalismo se pierden el impacto del juego. Copa México, 1986, por ejemplo, el globo, había disputado audiencia con los Bandeirantes (aún con Luciano Valle adelante), con el consorcio SBT- y la extinta TV Manchete. Vivía la charla «el rincón» sin caer en la uniformidad de la asepsia social vestir "limpia"-con un paquete de pijos (estéticamente hablando) hablando con "seriedad" y la red abierta, el proceso de "leiferização" tetricus de transmisiones deportes, donde la magia y la poética del más chico brasileño-en busca de todos los deportes es rehén en la controversia sobre la base de "todo vale por la audiencia".

 

 

Es decir, la falta de competencia plantea las fórmulas consagradas, donde abuso reducir la aleatoriedad de los espectadores cambio termina siendo el más importante. Y, al mismo tiempo, el debate en lunes pantallas el "redes sociales" del choque contra los que trabajan en medios deportivos "-es garantizar la navegación de Cruz, manteniendo al público en orden al seguimiento y la subordinación.

 

En la una mano, es de hecho, los sports writers es tan juego y constitutiva del entorno como las instituciones clubísticas, mover el cartonaje y la forma Africana de la matriz del fútbol brasileño. Por otra parte, los estudios de TV misma asepsia son sobre "falta de amor por la camiseta", donde un rápido y muy arriesgada carrera puede implicar la salvación financiera de una familia, o la convicción de la supervivencia perenne, mientras que el país dejó atrás el período de la calma del boom de productos básicos e internos clases de Pacto.

 

Es importante tener en cuenta que varios aspectos de los sportswriters brasileño eran puntos de contacto con la lengua popular en simbiosis de las óperas de personas en estadios llena de gente a través de ticket barato. Todos sabemos- y criticar-la euforia de la dictadura con el fútbol y la creación de enormes estadios después de la conquista de la tri en 1970. Pero hay que reconocer que el fútbol como templos modernos coliseos contiene todas las clases y, durante unas horas, incluso con todos los conflictos inherentes a una sociedad de esclavos y post colonial, la "gente" hecha con la crema a la masa, entrega en todos los aspectos. Después del "show", la salida de las salidas marcadas que pertenecen ya, hacer el viaje al Juego de una aventura y el retorno-sobre todo de la noche acerca de los partidos, una lotería.

 

Con el acceso elitista a los estadios y los ingresos vinculados a los derechos de emisión, más que los ingresos de la venta de boletos, el público se convierte en parte de lo que se vende. Pasteurizada demasiado, no es suficiente para matar la pasión o espontaneidad, pero la exageración de las formas de control privatizada. Para cualquier persona que piensa demasiado, reconozco que nadie debería perderse el permanente riesgo de "tomar un baño de orina" en vasos de cerveza lleno de caliente líquido humano. Por otro lado, vender snack en las arenas “moderno" como alimentos del sector de aeropuertos internacionales es una violencia contra la población.

 

Sólo afirman no sirve, pero toma un punto de observación realista salidas, o incluso la crítica necesaria. De todos modos, la manipulación política, como hecho por la dictadura en 1970, o entusiastas irresponsable y anti-atlético, como la "invasión de concentración" de Brasil en 1950, son fenómenos aborrecibles. Sucio no creo que repetir más, al menos no tan ancho abra. La crítica más grande realmente funciona en la forma de acceso de mercancías a los estadios y la cartonaje de supervivencias insistente bajo sospecha tanto y el gran FIFA-CBF. La Confederación Brasileña de la vergüenza, la Federación Internacional sigue monetizando al máximo, pero sin esa participación de los herederos políticos de João Havelange como José María Marín y la impagable Nabi Abi Chedid.

 

Además de la economía política del deporte más arraigado en la cultura del pueblo brasileño, es necesario reconocer el significado de la brasilada gestada durante medio siglo o más, consagrada en 1958, después del trauma de 1950. Hay mucho todavía para reclamar. Destaco la estética y la identidad colectiva brasileña basada en el gesto de la Misa, en lengua de cuerpo de afro-brasileño con o sin la pelota y el fútbol como una forma crónica de la industria cultural y el equipo. Todo esto está contaminado por fuerzas muy poderosas diariamente y lo que es peor. La camiseta del equipo nacional brasileño, el resultado de la elección popular después de la V Uruguay en Brasil, fue blasfemada por la nueva vieja derecha en trance reaccionario político iniciado en el tercer turno de 2014, que culminaron en el golpe de estado coxinha 2016. La blasfemia de la cochinada y el síndrome de viralatismo merecen un texto único y el mismo pronto hojas. Lo reconozco, es difícil hablar sólo de bola y más complicado aún ver poesía además de nostalgia. Pero resistir toma, y la alegría de la gente en el patrimonio inmaterial de la mayoría de Palmares y Panorama no es negociable.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Artículos Relacionados