Domingo, 19 de Agosto 2018
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Estampida de más de 700 mil salmones pone en extremo riesgo la salud y ecosistema marino

Publicado el 19 Julio 2018
Escrito por PL

La estampida de más de 700 mil ejemplares de salmones en la región de Los Lagos, colocó a Chile en una situación extrema como segundo exportador mundial de la especie.

 

Existen amenazas ambientales ante la fuga de los salmones hacia el Océano Pacífico y al mismo tiempo, peligro para la salud humana en caso de ser capturados por la pesca común, debido a inyecciones de antibióticos aplicadas.

De tal forma, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) interpuso una demanda contra la empresa Marine Harvest Chile por el escape de los salmones, de los cuales apenas se han recuperado el 5,7 por ciento.

La fuga de los salmones el pasado 5 de julio del centro Punta Redonda, ubicado en Isla Huar, como consecuencia del mal tiempo, pero también a causa del incumplimiento de las condiciones de seguridad del reservorio.

Ruth Alarcón, subdirectora de Acuicultura de Sernapesca, detalló que la entidad decidió presentar la denuncia al valorar que pudo existir en efecto un incumplimiento de la empresa respecto de las garantías de que las estructuras puedan resistir eventos climáticos.

 



De manera paralela, la Superintendencia del Medio Ambiente solicitó a los tribunales que se detenga el funcionamiento del centro de cultivo de salmones de marras, donde ocurrió la estampida de los peces.

Según la autoridad, el hecho constituye un riesgo para el medio ambiente marino y para la población.

La organización ecologista Greenpeace subrayó que lo sucedido puede convertirse en un peligro para el ecosistema marino, ya que los salmones pudieran actuar como depredadores de otros peces de la zona.

En razón de la legislación chilena, la empresa tiene un plazo de 30 días para recuperar al menos el 10 por ciento de los salmones escapados, de lo contrario pudiera declararse un daño ambiental que Greepeace opina sería desastroso.

En ese hipotético escenario, el tribunal ambiental puede imponer sanciones que van desde multas de siete millones de dólares y eventualmente el cierre definitivo del cultivo.

Detrás de Noruega, es Chile el segundo productor de salmón del universo y sus mercados principales son Estados Unidos, Japón y Brasil.