Jueves, 23 de Mayo 2019
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Estados Unidos juega con la cola del león

Publicado el 14 Mayo 2019
Escrito por Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

El yerno de Trump es la persona que dirige la política de Estados Unidos en Medio Oriente, y el Estado sionista es el que domina la política de la primera potencia del mundo en el Oriente Medio. Trump trasladó la embajada de su país a Jerusalén, actitud que también tomaron dos naciones bananeras de América Central.

 

 

Estados Unidos también cuenta con el apoyo de algunos países árabes, entre ellos, Arabia Saudita y Catar. En su última visita al primer país Trump ofreció el envío de armas, que también se haría extensivo a Catar, a cambio del apoyo en su lucha contra Irán que, hoy por hoy, es el enemigo principal del gobierno de Trump.

 

Estados Unidos y sus aliados están perdiendo la lucha por la hegemonía en el Medio Oriente: se ha visto forzado a abandonar la guerra civil siria, hegemonizada por Rusia e Irán; a su vez, Irán compite con Arabia Saudita con respecto a la dirección del mundo árabe.

 

La ultraderecha ortodoxa sionista, (a la cual pertenece Benjamín Netanyahu), pretende convertirse en el guardián del Medio Oriente, y por estos días, por enésima vez, ataca a la Franja de Gaza.

 

El gobierno de Trump hace uso y abuso de las reprimendas económicas contra los países que comercien con Irán, y ahora vamos en la cuarta etapa: impedir la compra del petróleo persa, hasta que su venta se limite a cero-barril.

 

El 8 de mayo se cumplió un año del retiro del Tratado de no Proliferación de Armas nucleares firmado por cinco países, más uno con Irán, por el cual este último país abandonaría  el enriquecimiento de uranio en la producción de armas atómicas.

 

Rusia, China, Francia, Alemania y el Reino Unido tenían una excepción, que se vencería actualmente, (está claro que, por ejemplo, Rusia, China, India, no están dispuestos a obedecer las medidas norteamericanas). El problema radica en Europa, que gruñe, pero al final termina obedeciendo al amo del país del Norte.

 

El bloqueo económico contra Irán ha dañado en forma importante la marcha normal de este país: en dos años el crecimiento ha sido negativo, menos 10% , y el objetivo de Trump es el de provocar una rebelión popular que pueda derrocar al gobierno actual.

 

Si sumamos el potencial militar de Rusia, China e India, formaría un bloque tan potente como el Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita unidos. Además, en población y extensión territorial los tres primeros países ocupan un tercio de la población mundial, y otro tercio en extensión territorial.

 

En la guerra psicológica emprendida por Estados Unidos contra Irán, que no consiste sólo en la amenaza de ocupar el Golfo Pérsico a través de sus poderosos portaaviones, sino en el envío directo de parte de su flota, que se encuentra parapetada muy cerca de las costas iraníes.

 

El Departamento de Estado norteamericano ha declarado como terrorista al Cuerpo de Guardia de la Revolución Iraní. Los consejeros de Trump, personajes violentos, poseedores de un prontuario criminal, (nada menos que por crímenes de lesa humanidad), están decididos a seguir provocando a Irán.

 

Los iraníes – antiguos persas – se jactan de no haber jamás invadido a un país, al menos, desde el triunfo de la revolución iraní, (1981). La guerra de Irán-Iraq fue provocada por Saddam Hussein quien, en ese entonces, era un peón de Estados Unidos.

 

Iraq, destruido luego por la invasión norteamericana, y con un gobierno dominado por los chiitas, es muy cercano a Irán , cuyo poder en oro negro y gas natural sería muy importante en cualquier conflicto.

 

A su vez, Irán formaría un puente  de la comunicación ferroviaria de la Ruta de la Seda china, que le permitiría la llegada de sus productos al Mediterráneo.

 

El gobierno de Estados Unidos tiene miedo de que las compras de China, Rusia e India, sobre todo de petróleo y gas natural, se lleven a cabo en monedas nacionales, lo que haría perder importancia al petrodólar.

 

Hasta ahora, Irán ha demostrado tener mucha dignidad como pueblo y estar a la altura de una potencia milenaria.

 

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

14/05/2019                           

Artículos Relacionados