La alta comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas Michelle Bachelet declaró que siente pena por Brasil al recordar la defensa que el mandatario Jair Bolsonaro hizo recientemente de la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, en la que justificó el asesinato del padre de la ex mandataria socialista a manos del régimen castrense.

 

A principios de septiembre, con la Amazonia en llamas a causa de los incendios forestales, Bachelet criticó la reducción del espacio cívico y democrático en el país sudamericano y Bolsonaro arremetió con elogios a la dictadura de Pinochet (1973-1990).

 

Si hay una persona que dice que en su país nunca hubo dictadura, que no hubo tortura; bueno, que diga que la muerte de mi padre por torturas permitió que Chile no fuera otra Cuba, la verdad es que me da pena por Brasil, declaró Bachelet en entrevista con Televisión Nacional de Chile, al referirse a la propia dictadura vivida por Brasil entre 1964-1985, que Bolsonaro ha definido como gloriosa.

 

El ex militar y actual mandatario brasileño celebró el coraje que tuvo la dictadura chilena para detener a la izquierda y a comunistas como su padre, un general de aviación que se mantuvo leal al derrocado Salvador Allende y que murió en la cárcel tras ser torturado por el régimen en 1974.

 

Bachelet puntualizó que la reducción del espacio democrático no es sólo en Brasil, en medio de una extensa entrevista con TVN transmitida anoche y previamente difundida parcialmente por el diario La Tercera, en la que consideró que en derechos humanos no hay ningún país que sea perfecto.

 

En otros temas, la ex presidenta reiteró su verdad ante nuevas versiones de la prensa que vinculan su campaña, para acceder en 2014 a su segundo mandato al frente de Chile, con aportaciones de la constructora brasileña OAS.

 

Mi verdad es la misma de siempre. Yo no he tenido, ni tuve nunca vínculos con OAS ni con otra empresa, indicó, al calificar de extraño que el tema haya surgido de nuevo en los medios.

 

Sobre su papel ante la crisis en Venezuela, Bachelet consideró que muchos erróneamente la ven como la virgen María, que puede solucionar el drama.

 

Soy alta comisionada y quiero mantener mi relación con el Estado venezolano para seguir trabajando y ayudarlos a resolver la crítica situación que viven en materia de derechos humanos, subrayó.

 

Para Naciones Unidas Juan Guaidó es el presidente de la asamblea, y el presidente electo es Nicolás Maduro, aclaró la socialista que tras gobernar su país entre 2006-2010 y 2014-2018 aseveró que no volverá a ser candidata a la presidencia de Chile.

 

Síguenos:
error0