Mundo

Suiza: CERN establece un grupo de acción para contribuir a la lucha global contra COVID-19

El CERN ha creado un grupo de acción para identificar y apoyar las posibles contribuciones de las 18,000 personas que conforman la comunidad de la Organización a la lucha contra la pandemia COVID-19.

Los orígenes del CERN remontan a la década de 1940. Un pequeño número de científicos visionarios en Europa y América del Norte identificaron la necesidad de que Europa tenga una instalación de investigación de física de clase mundial. Su visión era tanto detener la fuga de cerebros a Estados Unidos que había comenzado durante la Segunda Guerra Mundial como proporcionar una fuerza para la unidad en la Europa de la posguerra.

Hoy, el CERN une a científicos de todo el mundo en la búsqueda del conocimiento.

CERN contra el COVID-19

Advertisement

Establecido por el Director General a fines de marzo, el grupo de acción “CERN contra COVID-19″ ya ha recibido cientos de mensajes de diversas sugerencias, que van desde la producción de gel hidroalcohólico hasta el diseño y construcción de Equipamiento médico sofisticado. El desarrollo de un respirador innovador, que debería ser probado por profesionales de la salud en las próximas semanas, es un ejemplo del despliegue de tecnologías CERN al servicio de la sociedad en estos tiempos difíciles.

Los proyectos apoyados por el grupo de acción se publicarán en el sitio web http://www.cern.ch/against-covid-19, que se actualizará periódicamente.

“CERN es un laboratorio líder en física de partículas y tecnologías relacionadas. Por lo tanto, tiene ciertos recursos, como la Red de Computación Global para el LHC (WLCG), talleres mecánicos, instalaciones muy avanzadas para el diseño y producción de prototipos y, por supuesto, tecnologías avanzadas y un considerable experiencia en los campos de la ciencia y la ingeniería, así como en el de la industrialización”, subrayó la directora general, Fabiola Gianotti. “Ahora queremos desplegar nuestros recursos y habilidades para ayudar a combatir la pandemia de COVID-19″.

Por lo tanto, el CERN se esfuerza por llevar a cabo acciones efectivas y coordinadas, aprovechando las numerosas habilidades y tecnologías avanzadas del CERN, y trabajando en estrecha colaboración con expertos en los campos de la salud, la medicina, la epidemiología y servicios de rescate de emergencia, para optimizar el impacto de nuestras contribuciones. Con este fin, la Organización ha establecido vínculos con hospitales locales y servicios de emergencia y, como parte de un acuerdo concluido en 2011, ha iniciado un diálogo con expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). También se están debatiendo con otras organizaciones científicas europeas, como la Organización Europea de Biología Molecular y el Instituto Europeo de Bioinformática.

Advertisement

“Estábamos muy animados por el entusiasmo expresado por la comunidad por tal contribución”, dijo Beniamino Di Girolamo, presidente de la Fuerza de Tarea. “Puede tratarse de desplegar los poderosos recursos del CERN en los campos de la informática, la ingeniería y la tecnología, así como participar en los esfuerzos locales a través del apoyo logístico y la asistencia a los servicios de emergencia.”

Los proyectos ya lanzados incluyen la producción de una tonelada de gel hidroalcohólico para su distribución a los equipos locales de rescate. El Servicio de Rescate y Bomberos ha estado trabajando con los servicios de emergencia de la región desde finales de marzo. Las capacidades del CERN en impresión 3D y trabajo en talleres se han implementado para complementar la producción de equipos de protección como máscaras y barreras de plexiglás para la aplicación de la ley en la región. Se están realizando estudios para desplegar la tremenda capacidad computacional de la comunidad de física de partículas para ayudar a encontrar una vacuna.

Respiradores HEV

Otro proyecto en curso tiene como objetivo desarrollar un nuevo respirador llamado HEV, por un equipo de físicos e ingenieros de la colaboración LHCb en el CERN, con el apoyo de varios departamentos del CERN. Con la propagación de la pandemia, el número de pacientes de hospitales que requieren respiradores ha llevado a una escasez mundial de ciertos equipos.

Advertisement

Al equipo se le ocurrió la idea de que los tipos de sistemas utilizados para regular los flujos de gas para los detectores de partículas podrían usarse para construir un respirador innovador. El respirador HEV podría usarse para pacientes con formas leves, o en la fase de curación, lo que liberaría las máquinas más eficientes para los casos más graves. Se le da prioridad a la seguridad, el equipo está diseñado para satisfacer las necesidades clínicas de los modos de ventilación que se requieren con mayor frecuencia para los pacientes con COVID-19.

La primera etapa del desarrollo del prototipo se completó el 27 de marzo en el CERN, en un concepto que se basa en elementos económicos y ampliamente disponibles. Las características físicas requeridas para los reguladores de presión, válvulas y sensores de presión se están perfeccionando actualmente, y el apoyo de especialistas clínicos y organizaciones internacionales permitirá que las pruebas continúen en los hospitales. El software de control para este dispositivo estará encapsulado en un microcontrolador de que, junto con otros componentes de bajo consumo, permitirá el despliegue del HEV en áreas con recursos limitados y distribución eléctrica inestable, lo que le permitirá ser alimentado por baterías, paneles solares o grupos electrógenos de emergencia.

 

Por Elena Rusca

Advertisement

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *