Mundo

ONU a Trump: “no es el momento de abandonar a la OMS”

Ayer, martes 14 de abril, Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, anuncia que no continuará financiando la Organización Mundial de la Salud. Demasiadas falsas informaciones que no llevaron a medidas claras desde el principio de la epidemia del COVID-19, las causas del cese de este financiamiento, según el Presidente estadounidense.

 

“Como dije el 8 de abril: la pandemia de COVID-19 es uno de los desafíos más peligrosos que este mundo ha enfrentado en nuestra vida. Es sobre todo una crisis humana con graves consecuencias para la salud y socioeconómicas. La Organización Mundial de la Salud, con miles de su personal, está en primera línea, apoyando a los Estados Miembros y sus sociedades, especialmente a los más vulnerables entre ellos, con orientación, capacitación, equipos y servicios concretos para salvar vidas mientras luchan contra el virus. Creo que la Organización Mundial de la Salud debe ser apoyada, ya que es absolutamente fundamental para los esfuerzos del mundo para ganar la guerra contra COVID-19. Este virus no tiene precedentes en nuestra vida y requiere una respuesta sin precedentes. Obviamente, en tales condiciones, es posible que los mismos hechos hayan tenido lecturas diferentes por diferentes entidades. Una vez que finalmente hayamos pasado la página de esta epidemia, debe haber un momento para mirar hacia atrás y comprender cómo surgió esa enfermedad y propagó su devastación tan rápidamente en todo el mundo, y cómo todos los involucrados reaccionaron a la crisis. Las lecciones aprendidas serán esenciales para abordar eficazmente desafíos similares, ya que pueden surgir en el futuro. Pero ahora no es ese momento. Como no es ese momento, tampoco es el momento de reducir los recursos para las operaciones de la Organización Mundial de la Salud o de cualquier otra organización humanitaria en la lucha contra el virus. Como dije antes, ahora es el momento de la unidad y de que la comunidad internacional trabaje en solidaridad para detener este virus y sus devastadoras consecuencias”.

Son las palabras de António Guterres, en respuesta al anuncio de ayer de Donald Trump. El presidente de los Estados Unidos, suspenderá la contribución de su país a la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a su “mala gestión” de la epidemia de Covid-19. La medida ha provocado reacciones inquietantes en todo el mundo.

Advertisement

“Hoy ordeno la suspensión de los fondos para la Organización Mundial de la Salud mientras se realiza un estudio para examinar el papel de la OMS en la mala gestión y ocultación de la propagación del coronavirus”, dijo Donald Trump en una acusación larga y violenta contra la agencia de la ONU, desde los jardines de la Casa Blanca, el día de ayer, martes 14 de abril.

“El mundo ha recibido mucha información falsa sobre transmisión y mortalidad, si la OMS hubiera hecho su trabajo y enviado expertos médicos a China para estudiar objetivamente la situación en sobre el terreno, la pandemia podría haberse contenido en su origen con muy pocas muertes”.

 

¿Quiénes financian a la OMS?

Advertisement

Entre 2018 y 2019 el principal financista de la OMS era Estados Unidos, que financió el 14,67%, seguido por la Fundacion de Bill Gates (Bill & Melinda Gates Foundation) con el 9,76%, y la GAVI Alliance con el 8,39%.

En referencia a esas cifras, la Misión de Estados Unidos ante las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza, habia comentado, ante la prensa, el 31 de marzo, que “Estados Unidos es, con mucho, el contribuyente más generoso y confiable para la respuesta a la crisis y la acción humanitaria a través de las Naciones Unidas y decenas de organizaciones internacionales. La asistencia de los Estados Unidos, las contribuciones monetarias y en especie, la experiencia y la tecnología son indispensables para el esfuerzo de combatir COVID-19”.

“Estados Unidos ha sido el mayor defensor de la Organización Mundial de la Salud desde su creación en 1948. Las contribuciones estadounidenses a la OMS en 2019 excedieron los 400 millones de dólares, casi el doble de la segunda contribución más grande de los estados miembros. China, en contraste, contribuyó con 44 millones de dólares. La OMS está coordinando la respuesta mundial a la pandemia de COVID-19 y está presente en 149 países de todo el mundo. Este esfuerzo de base amplia no sería posible sin el apoyo de Estados Unidos”, sigue explicando la Misión de Estados Unidos.

 

Advertisement

Situación actual global

Actualmente se registran, a nivel global, 1 914 916 casos confirmados, 70 082 nuevos casos en las últimas 24 horas, 123 010 son los muertos, 5 989 en las últimas 24 horas.

 

Mucha la desinformación.

Advertisement

 

En respecto a este tema, Antonio Guterres, Secretario General de Naciones Unidas, dijo que “en la lucha mundial contra la mortífera pandemia de la enfermedad por coronavirus, la crisis más compleja que hemos enfrentado desde la Segunda Guerra Mundial, nos enfrentamos también a otra epidemia:  una peligrosa epidemia de desinformación. En todo el mundo, la gente está asustada. Quiere saber qué hacer y adónde asesorarse. Es un momento para la ciencia y la solidaridad. Sin embargo, se propaga una “desinfo-demia”. Proliferan dañinos consejos de salud y elixires fraudulentos. El mundo debe unirse contra esta enfermedad también”.

 

¿Una infodemia?

Advertisement

Una infodemia es una sobreabundancia de información, algunas precisas y otras menos.  Ella plantea un grave problema para la salud pública ya que las personas necesitan esta guía para saber qué acciones tomar para protegerse a sí mismos y a los demás, y ayudar a mitigar el impacto de una enfermedad.

En el contexto de la pandemia de COVID-19, la infodemia se ve exacerba por la escala global de la emergencia, y se propaga por la forma interconectada en que la información se difunde y consume a través de las redes sociales.

Si bien la infodemia es un gran desafío para la respuesta al brote, presenta una oportunidad de identificar y adaptar nuevas herramientas de preparación y respuesta.

La infodemia COVID-19 abarca cuatro áreas temáticas principales donde las personas buscan información confiable y donde se colocan información errónea y rumores: la causa y el origen del virus y la enfermedad; sus síntomas y transmisión patrones; tratamientos disponibles, profilácticos y curas; y la efectividad e impactos de las intervenciones de salud.

Advertisement

La OMS ha estado manejando la infodemia a través de una amplia gama de métodos, tales como técnicas precisas y oportunas, orientación, informes científicos e informes de situación, conferencias de prensa periódicas, videos educativos y entrenamientos, “cazatalentos”, participación activa en las plataformas de redes sociales y orientación personalizada para sectores clave como el cuidado de la salud,

Desafortunadamente, el primero a lanzar falsas informaciones ha sido precisamente Donald Trump, minimizando el alarma del coronavirus hasta que la situación adentro de su propio País se transformó en algo incontrolable.

 

Por Elena Rusca (en Ginebra)

Advertisement

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. uier negociación con ellos says:

    El emperador Trump no tiene quien le enseñe “humanidad” en su país , conservador y religioso , sin embargo completamente indiferente a la existencia de otros seres humanos.Ni “moros” ni “cristianos” se atreven a enfrentarse a este sujeto grosero y maleducado que funge como presidente de los estados unidos de norte américa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software