Destacados

Declararse idiota

No me avergüenza expresarlo, movido por la necesidad de reconocer mi condición de idiota. Puede ser debilidad, certeza o una situación pasajera. Los tiempos de pandemia me han marcado. ¿Qué importa? El diccionario, siempre encima de mi escritorio, pues jamás me he sentado sobre él, lo define como: “Persona engreída, sin fundamentos para ello. Tonto, corto de entendimiento”. Leo una y otra vez el significado y siento que me calza a la perfección. Consultar de vez en cuando el diccionario es un buen ejercicio de la mente, que se recomienda a escritores y periodistas vanidosillos, quienes creen utilizar el lenguaje de Cervantes y se enredan en el manejo de los vocablos.

A diario, me comporto igual a idiota, lo cual empieza a ser razón de mi vida. Algo tarde para descubrir carencias, queridos feligreses, acostumbrado a escribir columnas, no calumnias en El Clarín. Escucho las noticias en TV o las leo en los diarios, y al enterarme cuanto sucede en otros países, entre epidemias, muertes, guerras, atentados terroristas, incendios, empiezo a sentir un desbocado amor por Chile. Ansias de salir embozado a la calle, enarbolando la bandera de la patria y ponerme a gesticular delante del primer idiota que encuentre; perdón, al primer transeúnte que se cruza en mi camino. Mediante mímica, convencerlo que en Chile se respira libertad, aunque el aire esté contaminado; que el gobierno es sensible a las necesidades del pueblo y se esmera en resolver los problemas. Que cualquiera puede protestar o berrear su disgusto por los abusivos precios de la luz, no la del día, sino la eléctrica. Que el agua es escasa y turbia, que pronto se va a cobrar por respirar. Y es posible que tres personas paradas en una esquina, aplaudan o me griten: ¡Cállate idiota! Si lo manifiestan, constituye un consuelo y lo debo agradecer, pues reafirma mi condición de idiota.

Sí; reconozco ser de la manada de idiotas que votó “No” en 1988. Ahora, instalado en la intimidad de mi escritorio, evocando esa época oscura y de muerte, mientras escribo idioteces, pienso que tenía que haber votado “Sí”. Daba lo mismo. Porque verá usted; la idea y el objetivo era desmontar y arrancar de raíz la dictadura. Decir a la oligarquía: basta de muertes, robos, abusos, tropelías; y al final, se les perdonó y se volvió a autorizar su patente de corso. Me siento idiota desde entonces, sentado frente al procesador de textos, escribiendo majaderías, y miro por la ventana hacia la calle, por si veo ahí a alguien tan idiota como yo, mientras agita una pancarta que dice: “Basta de robos y saqueos al país. Muera la dictadura”. Como no hay ni moscas en la calle, la persona desaparece por ensalmo.

¿Qué se ha logrado en estos años en beneficio de la dignidad del pueblo? Casi nada y lo expreso en calidad de idiota. Perdón por utilizar la palabra pueblo, que entiendo, está prohibido su uso. A veces, en la intimidad la pronuncio y acecho alrededor, por si alguien me quiere detener. En esta materia, me calza muy bien la otra definición del vocablo idiota: “Que padece idiocia. Trastorno caracterizado por una deficiencia muy profunda de las facultades mentales, congénitas o adquirida en las primeras edades de la vida”.

Advertisement

Muy bien recuerdo cuando en clases de catecismo pregunté al cura, cuando estudiábamos los diez mandamientos: “Padre, ¿qué significa fornicar?” Mis compañeros me habían elegido para realizar aquella incendiaria pregunta. Nadie se atrevía, y yo como empezaba a ser idiota, suponía que el mandamiento obligaba a no tomar agua en la noche, para no orinarse en la cama. El cura juntó las manos como quien va a orar y explicó: “Sólo un idiota, jovencito, realiza semejante pregunta. La respuesta es muy sencilla y te la vas a meter en la cabeza de chorlito. Es pecado mirar a las mujeres casadas”. Quedé patidifuso, mientras escuchaba risitas de mis compañeros. No quise preguntar al sacerdote, cómo se sabe si una mujer es casada.

A mi actual edad y discrepo de quienes dicen que, la vejez da sabiduría —más bien da amargura— aparece la rampante idiotez y por desgracia, se ignora el remedio. No me atrevo ahora a preguntar el significado de honestidad. Siento pánico, el riesgo de ser acusado de idiota. Podría consultar el diccionario y salir de la curiosidad. Sospecho que la Santa Inquisición, la cual opera en las sombras en Chile, herencia de la dictadura, la eliminó del diccionario, junto a las palabras: honestidad, decencia, honradez, pudor, solidaridad y no prosigo, para no marear a quienes leen mis diatribas, semana a semana. Igual, continuaré escribiendo por si mejoro de mi galopante idiotez.

Por Walter Garib

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor

Related Posts

  1. Don Walter Garib, trataré de ser lo más idiota posible para poder expresar lo que interpreto con lo que sucedió en Octubre y lo que pueda suceder si el plebiscite es aprobado. Si este plebiscito es aprobado, ¿qué clase de sociedad están los chilenos tratando de formar con esta arma poderosa que es el plebiscito? ¿Una sociedad totalmente opuesta a la actual?. Yo debo ser muy idiota, ya que en el rugido de Octubre nunca escuché que los chilenos estaban exigiendo Socialismo. Los chilenos estaban exigiendo que se terminara la corrupción de los dueños de Chile, los capitalistas chilenos y extranjeros, y sus cancerberos, milicos, tiras y pacos; que se terminara la desigualdad, es decir, acabar con el neoliberalismo (cambiarlo por que cosa, no lo expresan los chilenos) y darle a los viejos la misma seguridad económica que tienen los viejos de los pacos, milicos, tiras y gendarmes, es decir, una jubilación estatal, pero en ninguna parte, quizás debido a mi idiotez, escuché que los chilenos estaban exigiendo que se terminara con la sociedad de consumo, un estado económico que les ha traído tantas satisfacciones, aúnque vivan endeudados hasta el cogote, ya que en esta sociedad no solamente el consumo material está incluído, sino el PAGO POR LA SALUD, LA EDUCACIÓN Y LOS ELEMENTOS NECESARIOS PARA LA SUBISTENCIA, COMO EL AGUA. Don Walter, no está solo en su idiotez, ya que los politicos que debieran haber conducido a Chile y a los chilenos con la poderosa arma del NO, no supieron enfrentar con esta arma a los cancerberos y al gran capital y abusando de la confianza de un pueblo, lo condujeron al mismo norte que si hubiera sido conducido por los neoliberales y sus MILIQUITOS. ¿Cuál es el futuro de Chile después del plebiscito? SOLAMENTE LOS POLITICOS, DE CUALQUIER PELAJE, Y LAS FFAA LO SABEN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software