Mundo

UNCTAD: África podría ganar 89.000 millones de dólares al año reduciendo los flujos financieros ilícitos

Según el informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) sobre desarrollo económico en África, el déficit de financiación para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, estimado en 200.000 millones de dólares al año, podría reducirse casi a la mitad.

Cada año, aproximadamente 88.600 millones de dólares, o el equivalente al 3,7% del PIB de África, abandona el continente como una fuga ilícita de capitales, según el informe de UNCTAD, Economic Development in Africa[1].

Los flujos financieros ilícitos (FFI) son movimientos transfronterizos de dinero y activos cuya fuente, transferencia o uso son ilegales[2].

El informe nos muestra de cómo las salidas de fondos de inversión son casi tan grandes como las entradas totales de asistencia oficial para el desarrollo, valorada en 48.000 millones de dólares, combinada con la inversión extranjera directa, estimada en 54.000 millones de dólares, recibida por los países africanos y esto cada año en promedio para el período 2013-2015.

Advertisement

“Los flujos financieros ilícitos privan a África ya su población de perspectivas futuras, socavan la transparencia y la responsabilidad y socavan la confianza en las instituciones africanas”, dijo el Secretario General de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi.

Estas salidas incluyen la fuga ilícita de capitales, impuestos y prácticas comerciales ilegales como la facturación comercial falsa y la actividad delictiva de los mercados ilegales, la corrupción o el robo.

Entre 2000 y 2015, la fuga ilícita de capitales de África ascendió a 836.000 millones de dólares. En comparación con el volumen total de deuda externa de África, que se situó en 770.000 millones de dólares en 2018, esto convierte a África en un “acreedor neto del resto del mundo”, según el informe.

Los FFI vinculados a la exportación de productos extractivos ($ 40 mil millones en 2015) son el principal componente de la fuga ilícita de capitales fuera de África.

Advertisement

Eso influye en todos los proyectos de desarrollo sostenible en el continente.

El informe establece que en los países africanos con FFI altos, los gobiernos gastan un 25% menos en salud que los países con FFI bajos y un 58% menos en educación. Como las mujeres y las niñas a menudo tienen menos acceso a la salud y la educación, son ellas las que más sufren los efectos fiscales negativos de los FFI.

Por ejemplo, en Sierra Leona, que tiene una de las tasas de mortalidad de menores de cinco años más altas del continente (105 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2018), la lucha contra la fuga de capitales y la inversión en una participación constante de los ingresos en salud pública podría salvar a 2.322 niños más de los 258.000 que nacen cada año en el país.

En África, los FFI provienen principalmente de industrias extractivas y, por lo tanto, están asociados con daños ambientales.

Advertisement

El informe muestra que la lucha contra la fuga ilícita de capitales podría generar fondos suficientes para 2030 para financiar casi el 50% de los 2,4 billones de dólares que los países del África subsahariana necesitan para adaptarse al cambio climático y mitigar los efectos.

Las FFI se centran en productos básicos de alto valor y bajo peso, especialmente oro. De los $ 40 mil millones en FFI derivados de productos extranjeros activo en 2015, el 77% se concentró en la cadena de suministro de oro, seguido de diamantes (12%) y platino (6%).

La lucha contra los FFI requiere una acción internacional

La pérdida de ingresos fiscales para los FFI es particularmente costosa para África. En 2014, se estima que África perdió $ 9,6 mil millones en paraísos fiscales, o el 2,5% de sus ingresos fiscales totales.

Advertisement

La evasión fiscal está en el corazón del sistema financiero en la sombra global. Los FFI comerciales a menudo están vinculados a estrategias de elusión o evasión fiscal diseñadas para trasladar las ganancias a jurisdicciones de impuestos bajos.

Debido a la ausencia de reglas nacionales de precios de transferencia en la mayoría de los países africanos, las autoridades judiciales locales no cuentan con las herramientas necesarias para combatir la evasión fiscal por parte de empresas transnacionales.

Sin embargo, los FFI no son solo una preocupación nacional en África. El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, dijo: “Los flujos financieros ilícitos son de naturaleza multidimensional y transnacional. Al igual que la migración, tiene países de origen y países de destino, y hay varios sitios de tránsito. Por lo tanto, todo el proceso de mitigación de los flujos financieros ilícitos involucra a varias jurisdicciones”.

Por ende y bien de lejos, no exclusivamente a África.

Advertisement

Las soluciones a este problema deben pasar por la cooperación fiscal internacional y medidas anticorrupción. La comunidad internacional debería dedicar más recursos a la lucha contra los FFI, en particular fortaleciendo las capacidades de las autoridades fiscales y aduaneras de los países en desarrollo.

Los países africanos deben fortalecer su compromiso con la reforma fiscal internacional, hacer que la competencia fiscal sea compatible con los protocolos de la Área Continental Africana de Libre Comercio (AfCFTA) y esforzarse por lograr más derechos fiscales.

[1] El informe: https://unctad.org/fr/PublicationsLibrary/aldcafrica2020_fr.pdf

[2] Definición según se define en este informe titulado “Flujos financieros ilícitos y desarrollo sostenible en África”.

Advertisement

 

Elena Rusca, en Ginebra

 

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *