Destacados

La rosa más roja: Rosa Luxemburgo

Por estos días, 14 de enero,  se conmemora un nuevo aniversario (101) del asesinato de Rosa Luxemburgo, la Rosa más roja del mundo izquierda del siglo XX.

Nació el 5 de Marzo de 1871 en una ciudad pequeña de la Polonia parte de imperio ruso por ese entonces, Sus padres personas muy cultas se trasladaron a Varsovia, la capital, y allí fue mandada al colegio, cosa poco usual para una mujer en esos tiempos. En su momento estudió también en Suiza.

Se afilió muy joven  al partido socialista polaco que llevó adelante una huelga general, muchos de sus dirigentes fueron ejecutados y ella debió partir al exilio en Inglaterra donde se convirtió en pareja de otro joven revolucionario polaco al cual dirigió cerca de mil cartas hermosísimas, esa relación duraría hasta su muerte.

En esa época el partido socialista alemán, era el partido de izquierda más importante de Europa, era el eje  rector de la Segunda Internacional de Trabajadores. Tenía 110 parlamentarios en el Bundestag, lo respaldaban 4 millones de votos (28 %), en sus filas estaba Karl Kautsky por entonces el gran teórico de la izquierda mundial, que años después Lenin destruirá con su texto “La Revolución Proletaria y el renegado Kautsky”.  
 
Nada importante se podía hacer en la política alemana sin el respaldo de los socialistas. En Rusia a los socialistas los mataban o con más suerte los mandaban a Siberia; en Alemania sus pares socialistas se entrevistaban con el Kaiser que los mascaba sin tragarlos, pero los necesitaba.

Los socialistas alemanes tenían parlamentarios desde 1871, los persiguió Bismarck por su internacionalismo. El Kaiser sacó a su canciller en 1891  cuando se declararon patriotas alemanes. El poder tenía tres pilares formales: Gobierno, parlamento y Kaiser y dos poderes fácticos el ejército y los empresarios.

Advertisement

La acción parlamentaria de los socialistas alemanes hizo legalizar los sindicatos, apareció la seguridad social, con hospitales, jubilaciones y asilos de ancianos. Churchill diría sólo la seguridad social le podemos envidiar a Alemania, no me gustan ni sus salchichas.

Rosa Luxemburgo y su pareja llegaron a Alemania destacando rápidamente en las filas del socialismo. Ella trabó amistad humana y política con Clara Zeltkin una de las primeras feministas de la historia.

Los viejos dirigentes la llamaban Rosita. Siempre criticó ese apego por la institucionalidad de los socialistas alemanas que los hacía olvidar la revolución, sus jefes la miraban con cariño y comentaban, ya se le pasará.

La primera guerra mundial lo aclaró todo.

Advertisement

Rusia  no tenía parlamento así que el Zar entró a la guerra sin preguntarle a nadie. Pero Francia y Alemania lo tenían. Entonces sus jefes de gobierno y/o de Estado necesitaban del parlamento, que les dictara una ley autorizando la guerra y los créditos gigantescos que se debían contraer. Sin dinero y préstamos no hay guerra. El pequeño partido bolchevique ruso llamó a defender la paz no autorizando los créditos, era un llamado a otros, ellos no tenían parlamento.

En Francia se alzó contra los préstamos y la guerra Jean Jaurés, fogoso líder parlamentario socialista. El discurso lo hizo por la mañana, por la tarde lo acribillaron a balazos en pleno centro de París.

En Alemania los socialistas entraron en el debate; la minoría de izquierda con Karl Liebknecht  y Rosita fue derrotada. La posición del socialismo era tan impresentable, que se acordó apoyar los préstamos pero sólo para una guerra defensiva. Los “defensores” invadieron Bélgica sin declaración de guerra.

La clase obrera, las guerras las dirigen los ricos pero las sangran los pobres, la clase trabajadora partió al matadero. La guerra duró 4 años y dejo 25 millones de muertos.

Advertisement

El año 1916, en plena guerra, se escinden del Partido Socialista alemán (socialdemócrata)  Rosita Karl Liebknecht  y creando la Liga Espartaquista, que años después será el partido comunista alemán; buscan la Paz para ello necesitan la revolución.

Rosita cae varias presa en la cárcel y escribe un texto formidable: “Socialismo o Barbarie”.

En 1918 se subleva la marinería en la base de la Escuadra en Kiel, se niegan a hacerse a la mar para enfrentarse a una batalla sin destino con la escuadra inglesa. A los pocos días cae el káiser Guillermo II quien huye al extranjero, el ejército le ha quitado el apoyo. La revolución se hace inminente. En Rusia ha triunfado una revolución que acosada por 12 ejércitos extranjeros resiste desde  hace casi una año.

Rosita valora y apoya la revolución rusa, pero señala que sus formas no son repetibles en otros países. Lenin se enfurece, pero cuando escribe (1921) “El izquierdismo enfermedad infantil del comunismo” le da la razón aun sin decirlo explícitamente. Cuando es asesinada le rendirá un sentido homenaje.

Advertisement

La revolucionaria espartaquista critica también a sus pares rusos, la clausura de la Asamblea constituyente, la proscripción de otros partidos y el fin de la libertad de prensa.

Escribió entonces palabras para el bronce “La libertad de expresión es la libertad del otro. La libertad de expresión es escuchar lo que no me gusta”. De las revoluciones del siglo XX sólo el doctor Salvador Allende la seguirá.

El socialismo alemán llega a un acuerdo con el Estado Mayor de ejército alemán para llenar el vacío de poder que ha dejado el káiser que se plasma en la Constitución de Weimar de Agosto de 1919.

Gobiernan los socialistas (socialdemocracia) quienes no desatan la revolución sino que proclaman la República, los oficiales del Káiser y los empresarios aplauden. ¿Les suena conocido?.

Advertisement

 La represión se desató sobre los espartaquistas y sobre las masas que espontáneamente se alzaron contra el sistema.

Rosa Luxemburgo  y Karl Liebknecht fueron arrestados , el capitán a cargo de la operación llamó al ministro socialista de guerra Gustav Noske, quien le atendió al teléfono. Terminada la conversación un soldado le reventó la cabeza de un culatazo a  Rosita y Karl fue fusilado en un parque cercano , ambos fueron luego arrojados a un río.

Se pretextó que habían sido muertos por una turba sin identificar, el montaje se cayó y el dedo acusador llevaba hacia  Friedrich Ebert (una fundación alemana de activa participación política en Chile lleva su nombre). El sr Ebert decía “Detesto la revolución como la peste”.

La pareja de Rosita Leo Jogiches develó el asesinato, se le detuvo y fue asesinado prontamente en la cárcel “mientras intentaba huir”. La represión y los asesinatos de espartaquistas se extendieron por toda Alemania.

Advertisement

Pero, la matarían de nuevo.

Luego de la gran victoria sobre la Alemania Nazi empezaron a correr aires de libertad en la URSS, traducciones rusas de Rosita corrían por las filas del partido. Sus obras más conocidas son: Reforma o Revolución, Socialismo o Barbarie, La revolución Rusa, Huelga de Masas Partido y Sindicato, La Acumulación del Capital. ¿Se tenía el ejército más poderoso del mundo, 25 millones de ciudadanos habían caído en la gran guerra patria defendiendo al país y el socialismo, que miedo se podía tener a la libertad?.

Los timbres sonaron en el edificio de La Lubianka. Stalin en 1951, el “padre” del socialismo mundial excomulgó a Rosita y la estigmatizó como “enemiga de la revolución Rusa”. La mataban por segunda vez. Sus obras fueron prohibidas, “diversionismo ideológico” anotó el represor en la carpeta.

Pero ahí está.

Advertisement

ROBERTO AVILA TOLEDO

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *