Latinoamérica Portada

Suman diez días de brutal represión en Colombia; reportan 37 muertos y 471 desaparecidos

La Inspección General de la Policía de Colombia abrió ayer cerca de 50 investigaciones internas por abuso de autoridad, agresiones y violencia policial durante las protestas contra el gobierno de Iván Duque, que comenzaron hace 10 días, pero la campaña Defender la Libertad, miembro de varias organizaciones civiles, aseguró que ha recibido un total de 569 denuncias con las mismas características.

Según datos de la Defensoría del Pueblo publicados desde el miércoles pasado, la represión ha dejado 24 muertos, más de 800 heridos y 89 desaparecidos. La ONG Temblores aseveró que van 37 decesos, mientras la Mesa de Trabajo sobre Desaparición Forzada en Colombia aseveró que van 471 desaparecidos desde el 28 de abril.

La dependencia aclaró que la procuraduría general tomó 10 de los 47 casos reportados, que llegan a incluir, según la procuradora Margarita Cabello, denuncias de abusos sexuales perpetrados por los agentes, como reportó el diario El Tiempo. La procuraduría ya asumió, por poder preferente, 10 casos que habían comenzado como investigaciones disciplinarias en la policía.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión indicaron en un comunicado su preocupación ante la gravedad de las denuncias de violaciones de derechos humanos en Colombia e instaron a las autoridades a investigar los hechos.

Advertisement

La fiscalía indicó que investiga la posible relación de otras siete muertes con las manifestaciones, si bien se ha descartado la vinculación de ocho decesos. Defender la Libertad aseguró que del total de denuncias que recibió, 381 personas habrían resultado heridas por el uso desproporcionado de la fuerza.

De los 11 homicidios que la fiscalía relaciona con las protestas, ya hay tres policías imputados. Además, el jueves fue detenido el jefe de la policía, Carlos Javier Arenas Niño, por el presunto asesinato a manos de uniformados del joven Brayan Fernando Niño Araque durante las manifestaciones del 1º de mayo en el municipio de Madrid, Cundinamarca.

En Colombia, los delitos cometidos por integrantes de las fuerzas de seguridad en el desarrollo de sus funciones son, en principio, llevados ante la justicia penal militar. Esto no impide, no obstante, que la fiscalía adelante sus indagaciones y pueda pedir la competencia de los procesos o que se acuda a los tribunales para decidir quién asume los casos.

Tan sólo en el décimo día de protestas, dos personas murieron y 47 resultaron heridas, 14 de ellas graves, en la ciudad occidental de Cali, indicó la secretaria de Salud de esa urbe, capital del departamento de Valle del Cauca, Miyerlandi Torres.

Advertisement

Además, indígenas colombianos derribaron ayer en Bogotá una estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada, conquistador español del siglo XVI y fundador de la capital.

El sistema de la Organización de Naciones Unidas en Colombia llamó al gobierno a que se garantice el derecho a la libertad de reunión pacífica y a la protesta, e insiste que toda acción de la fuerza pública debe observar plenamente la protección y el respeto por los derechos humanos.

La institución apeló en un comunicado a la calma en el país para evitar una escalada de violencia en relación a las protestas sociales y valoró de forma positiva la oferta de diálogo del presidente Duque, en espera de que sirva para lograr una solución pacífica a la actual crisis.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, condenó los casos de tortura y asesinato cometidos por las fuerzas del orden, pero llamó también a respetar los derechos de quienes no protestan y exhortó a un cese de los bloqueos.

Advertisement

Colombia seguirá siendo un país abierto al escrutinio internacional. Pero rechazaremos siempre los pronunciamientos externos que no reflejan objetividad y que buscan alimentar la polarización e impedir la construcción de consensos en nuestra patria, respondió la cancillería colombiana a las recientes críticas.

Duque tuiteó ayer que sostuvo una reunión productiva con la Coalición de La Esperanza, como parte de los diálogos para sacar al país de la crisis, pero la agrupación aseguró que falta mucho trabajo del gobierno para solucionar los reclamos de los manifestantes e instaron al mandatario a reunirse con los organizadores de las marchas.

El presidente cuestionó el bloqueo de varias carreteras del país, lo que ha causado escasez de alimentos, gasolina y medicamentos, y pidió que las vías sean despejadas ya que, aseguró, está abierto al diálogo con los diferentes actores que integran la protesta social.

La coalición entró como oposición a hablar con el presidente Iván Duque y salimos como oposición. Nosotros fijamos nuestros puntos de vista y él fijó los suyos, dijo el senador Jorge Robledo, del partido Dignidad.

Advertisement

Las protestas, convocadas la semana pasada inicialmente para rechazar un plan de reforma fiscal ya retirado por Duque, se transformaron en exigencia de acciones que reduzcan la histórica desigualdad social con una renta básica para las familias más pobres y mejoras a los sistemas de salud y educación.

El gobierno prevé reunirse el próximo lunes con el Comité Nacional de Paro, uno de los principales convocantes a las marchas y que incluye a grandes sindicatos, pero ha dicho que está dispuesto a adelantar el encuentro.

Los líderes de las protestas se sentarán a la mesa con reclamos diversos: mejorar las condiciones de empleo, el sistema de pensiones, la seguridad y la salud; el cese de asesinatos de defensores de derechos humanos y la celeridad en la aplicación del acuerdo de paz firmado en 2016 con la extinta guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Asociaciones médicas y autoridades gubernamentales colombianas advierten serias dificultades de abastecimiento de oxígeno de uso médico por los bloqueos en las principales vías de acceso durante las protestas de la semana anterior. Según el Ministerio de Salud, el país necesita 450 toneladas por día y algunos hospitales requieren suministro diario, cuando antes lo necesitaban cada 15 días. Colombia atraviesa el tercer pico de contagios de Covid-19 con 2.9 millones de casos y 76 mil 867 muertes, cuando sus unidades de cuidados intensivos están al tope de su capacidad.

Advertisement

Fuente: Agencias

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software