Política

Un nazi ¡Jamás!

No creo mucho en las encuestas, porque en las primarias se equivocaron medio a medio. Pero ya para las elecciones presidenciales  es  mejor hacerles algún caso, no sea que tengan razón.

Pues yo veo que entre los candidatos  de derecha-derecha,  va avanzando José Antonio Kast, que es un nazi absoluto aunque él lo niegue. Si la gente en Chile quiere tener un presidente nazi, significa que se están haciendo el hara-kiri con toda tranquilidad y conocimiento de causa. Porque el señor  Kast plantea entre otras cosas, cerrar  el Instituto de Derechos Humanos,  retirar a Chile del Consejo de  Naciones Unidas, y la construcción de una zanja de tres metros de ancho y tres de profundidad para impedir el ingreso de inmigrantes a través de los pasos fronterizos no legalizados. Igualito que el muro del demente  Trump.

Todo lo que sea despreciar, minimizar o suprimir organismos que se dediquen a la defensa de los Derechos Humanos, es muy grave en un país como Chile, que todavía tiene pendientes la mayoría de los crímenes de la dictadura y los de las  protestas de octubre y posteriores,  puesto que hay muchos presos políticos sin sentencia, que el pueblo y la Convención Constitucional  están exigiendo su libertad..

 

Advertisement

Y sobre la Araucanía, don José Antonio expresa  en su programa que “hay que hacer cumplir la ley, desde la más sencilla hasta la más dura, y decir terrorismo donde lo hay”. Vaya a saber lo que entiende este candidato por terrorismo, lo mismo que Pinochet, seguramente: ser terrorista bajo la dictadura era ser partidario de la democracia y de no aplicar los métodos más duros, que significaban torturar a la gente de la peor manera hasta que se muriera. No voy a dar aquí detalles sobre estas torturas porque eran horrorosas y todos las conocemos.

Entonces, ser partidario de Pinochet, como lo es don José Antonio Kast, es ser partidario de la tortura y del asesinato de los contradictores. Porque fíjense ustedes: Eduardo Frei  padre no era ningún revolucionario ni terrorista ni nada que se le parezca, pero igual la dictadura  lo mandó a asesinar.

También don José Antonio  Kast se declara admirador de Margaret Thatcher, que dejó morir de hambre en una huelga seca, a varios prisioneros irlandeses. Y la muerte por huelga de hambre seca, ya se sabe que consiste en terribles dolores, calambres insoportables en todos los músculos del cuerpo, ceguera, en fin, algo espantoso.

¿No les gusta a ustedes que vengan inmigrantes? Pues todos somos inmigrantes, hijos o nietos de inmigrantes. Yugoeslavos, ingleses, judíos, turcos, españoles, de todo. Hasta los pueblos originarios son inmigrantes, porque el homo sapiens no se formó en Chile, más bien parece que en África, y era negro.

Advertisement

 

Pero quizás sea importante saber de qué tipo de migrantes se trata. Yo misma tengo un abuelo inglés que llegó a Chile en el siglo XIX a trabajar en los ferrocarriles.

Y al sur llegaron muchos alemanes en ese mismo  siglo XIX,  en una  inmigración organizada por el gobierno de la  época y dirigida por don Vicente Pérez Rosales. Como 40.000 alemanes vinieron a Chile y se instalaron en el sur.  Les dieron tierras y facilidades, les quitaron  territorios a los mapuche para dárselos a ellos.

Y el señor José Antonio Kast es hijo de un alemán, un oficial nazi que llegó a Chile  en los años 50 del siglo XX, o sea hace bastante poco, para huir de la Alemania derrotada, donde no eran bien vistos los oficiales del ejército de Hitler.

Advertisement

Es muy cierto que nadie tiene por qué responder por sus familiares, ni padres, ni hijos,  ni marido ni esposa ni nada.  Pero este señor Kast  parece que  sigue las aguas  paternas. Desde luego es pinochetista  y lo dice francamente.  Si Pinochet no  era nazi, era algo mucho peor, porque  ante el presidente Allende se cuadraba y daba tremendos taconazos  ”Sí, excelencia” repetía  a cada rato. Cuando tuvo poder, lo primero que hizo fue manda a asesinar a todos los que conocían su actitud abyecta: José Tohá, el general Bachelet, el general Carlos Prats,  Orlando Letelier y quien fuera que lo hubiera visto en sus  golpes de  tacones. O sea que  no tenía dignidad, ni lealtad, era cobarde y además,  ladrón, acordémonos del caso Riggs.

Ahora bien, el candidato Kast supongo  que  obtiene muchos votos, sobre todo de mujeres, porque es rubiecito y bien bonito, con carita de ángel. Y por otra parte se está beneficiando de la caída de Sichel en las encuestas. Sin embargo,  no quiere que entren migrantes pobres a Chile porque si son ricos, bienvenidos.  Me pregunto si le habría gustado que a su papá, don Michael Kast Schindele, le hubieran puesto una zanja para que no viniera a refugiarse aquí. Porque en Chile a los  nazis del ejército hitleriano tampoco los queremos mucho.

Piensen ustedes que  ya no existen razas puras, se ha producido una  mezcla absoluta. Los chilenos son más bien morenos,  bajos de estatura y tirando a obesos. ¿Por qué? Pues por el mestizaje que sea.

Los pueblos originarios de Chile, los mapuche y otros, también son inmigrantes, porque el  homo sapiens no se formó en Chile, dicen los especialistas que tal vez fue  en Africa y  era negro. Entonces, aunque sean habitantes de estas tierras hace millones de años,  los llamados pueblos originarios llegaron de otro lado.

Advertisement

Volviendo a Kast, este señor hasta se hizo una foto con un tipo que viste una camiseta estampada en que ponen  un avión tirando a un prisionero al mar. Vean lo que dice la camiseta (vendida por Amazon, lo averigüé bien) Dice: “ Tours (Paseos) en helicópteros de Pinochet”. Y aparece un helicóptero con  una larga cuerda de la cual pende una  persona, antes de ser arrojada al mar.

Y Kast muy sonriente al lado de este  monstruo.( Sería bueno  boicotear a Amazon, que ha vendido estas camisetas en todas partes).

También hay fotos de José Antonio  Kast con Jaime Guzmán,   pues al parecer era uno de sus discípulos.

Habla mucho de libertad y de la familia, será la libertad que existía en la Alemania hitleriana. Sobre todo para los judíos,  extranjeros, gays y cualquier persona un poco diferente, que libremente terminaron en los campos de concentración y en los hornos crematorios. Y sobre la familia, lo bueno es que a los niños los gasearon  junto con sus padres.

Advertisement

¿Qué le parecería a usted ver a  Gabriel Boric, Daniel Jadue,   Yasna Provoste, Isabel Allende  y también a la doctora Elisa Loncon, a Jaime Dassa y muchos otros, colgando de un helicóptero que los lleva para arrojarlos vivos al mar, con rieles amarrados a los pies para que se vayan rápido al fondo? Pues quizás serían objeto de una elegante camiseta, ahí tiene un buen negocio para formalizarlo en algún paraíso fiscal.  A propósito, don José Antonio Kast también está metido en los líos anteriores de los Panama Papers, primero lo negó y después tuvo que reconocerlo.

En Chile estamos  aburridos de que nos hagan votar por el menos  malo. Pero en este caso, votar por José  Antonio Kast sería votar por el MAS MALO.

Tener a un presidente con estos antecedentes sería una provocación para el mundo entero, Chile quedaría aislada, en especial de nuestros vecinos. Hay gobiernos reaccionarios en el mundo, pero abiertamente nazis, creo que no. ¿Qué les pasa a los chilenos, se han vuelto locos?

¿Estoy exagerando? Tal vez, pero no conviene arriesgarse cuando se trata del destino de Chile.  Y les advierto una cosa que debe tenerse en cuenta: el tipo es simpatiquísimo, incluso encantador, diría yo.  Pero esa no es razón para votar por él.

Advertisement

Piensen lo que están haciendo, seamos patriotas, por favor.

 

Por Margarita Labarca Goddard

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Nancy+Echague+Saavedra says:

    Decir que Kast es simpatiquísimo y encantador ,será ignorancia o falta de rigurosidad en los adjetivos .?
    Fraternalmente le sugiero revisar o compartir con personas que entiendan el lenguaje ,antes de publicar
    Los monstruos enajenados no poseen esos atributos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software