Debate Portada

Los problemas de la democracia se curan con más democracia

Estando a muy pocas semanas de que termine la Convención Constitucional podemos observar dos realidades muy contradictorias. Aquella que destaca los errores, conflictos, descalificaciones, posturas inflexibles y maximalistas que sin duda han existido, o el trabajo silencioso que ha ido construyendo acuerdos que buscan cambios respecto de la actual, pero sin echar toda la historia y experiencia por la borda, así como buscar la legitimidad social.

Para quienes vemos desde fuera, debemos ser reflexivos esquivando argumentos que buscan desestabilizar el proceso separando “la paja del trigo” en el proceso constitucional que resultó fruto del llamado “Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución”. Ha sido y será la expresión de un proceso democrático, y demostrará que los problemas de la democracia se curan con más democracia.

Para implementar este acuerdo eran necesarias reformas constitucionales que requerían la votación favorable de tres quintos (60%) o dos tercios (66,6%) de los parlamentarios en cada una de las cámaras del Congreso Nacional. El “Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución” fue aprobado con esos quórums calificados establecidos por la Constitución del año 1980 y sus modificaciones posteriores. La Reforma Constitucional fue respaldada por parlamentarios de gobierno y oposición y firmada por el entonces presidente Piñera. Nadie puede argumentar que el trámite en el Congreso no haya sido democrático.

El primer paso para hacer efectiva la Reforma Constitucional fue plebiscitar su texto aprobado por casi el 80% de quienes votaron, siendo este acto el de mayor concurrencia a las urnas desde la implementación del voto voluntario. Nadie puede argumentar que el plebiscito de entrada no haya sido democrático.

El segundo paso consistió en la elección de convencionales que debía ser paritario y con escaños reservados para pueblos originarios. Un número significativo de candidatos de la política tradicional resultaron derrotados aún cuando algunos de ellos fueron quienes tuvieron los mayores gastos de campaña mientras que personas desconocidas e independientes resultaron electos. Nadie puede argumentar que la elección de convencionales no fuera democrática.

Advertisement

Los contenidos que hasta hoy están aprobados por la convención e incluidos en el borrador de Constitución han debido ser aprobados por dos tercios de las y los convencionales y así será con texto final. Nadie tampoco puede decir que el proceso no esté siendo democrático.

El último paso consistirá en plebiscito de salida en que la ciudadanía, esta vez con voto obligatorio, aprobará o rechazará el texto propuesto por la Convención Constitucional. Nadie podrá decir que el proceso en su totalidad no haya sido democrático.

Todo proceso de cambio y, sobre todo si se trata de una nueva Constitución, traerá aparejados cambios de paradigmas que sin duda afectarán privilegios obtenidos del orden que dejaremos atrás y se avanzará en mayores grados de justicia e igualdad.

Para quienes tenemos el convencimiento de que los problemas de la democracia se curan con más democracia tenemos que mirar el bien común por sobre los intereses individuales.

 

Advertisement

 

Por Marcelo Trivelli

www.fundacionsemilla.cl

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Fundación Semilla

Related Posts

  1. Serafín Rodríguez says:

    Lo que está claro es que con la nueva Constitución seremos la envidia del mundo, especialmente de las Monarquías de Noruega, Dinamarca y Suecia en cuanto a desarrollo humano y social. Para qué decir nada de la rasca española!

  2. Margarita Labarca Goddard says:

    Las elecciones o votaciones democrática siempre han sido del 50% más uno. Los dos tercios nunca han sido democráticos porque permiten a la minoría de un tercio más uno, vetar cualquier cosa. Eso lo sabemos todos, no andemos inventando cosas para justificar el veto de la minoría, por favor.

  3. Sr Trivelli, solamente un pensamiento después de esta definición escueta de democracia: “Sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir y controlar a sus gobernantes”. Elegir , controlar a sus gobernantes y “la soberanía del pueblo”, ¿En dónde dice esta definición que el pueblo es soberano de controlar el CAPITALISMO, o el NEOLIBERALISMO por cualquier medio? ¿Es el Capitalismo o el Neo Liberalismo un sinónimo de Democracia? No se si usted habrá notado que el Capitalismo o el Neoliberalismo es una realidad en Democracia, Aristocracia, Reinos , Dictaduras, etc. ¿Más democracia es la cura en contra de cualquier sistema que atente en contra del pueblo soberano? Veremos si la Nueva Constitución realmente va a darle al pueblo las herramientas para “FRENAR” un poquito el avance inevitable del Capitalismo y sus tentáculos Neo Liberales, digo FRENAR ya que, lamentablemente, el pueblo y los pueblos de la mayoría del mundo están totalmente imbuídos en la mentalidad consumista.
    Termino con este pensamiento: El Socialismo es mucho más democrático que el Capitalismo, pero…el ser humano.

    • Serafín Rodríguez says:

      Lo que pasa, Sra. Margarita, es que como alguien comentó por ahí en este medio si mal no recuerdo, el neoliberalismo globalizado es la etapa superior del capitalismo, algo así como el comunismo lo sería del socialismo en la concepción de Marx y Engels, aunque en la sociedad neoliberal es todo lo contrario de la sociedad comunista en la cual no habría ni lo tuyo ni lo mío para parafrasear al Quijote. Hasta que se impusieron las nomenklaturas y trastocaron todo!

  4. Teresa Künzler says:

    Todo los bueno a Chile y a sus habitantes. Es tiempo que sean Felices de vivir en Chile.. Despues de sufrir por un largo
    tiempo. Una Patria tan Amarga. Chile nunca fue una ” Dulce Patria”. Como dice el Himno Nacional.
    Es tiempo de generosidad, es tiempo olvidarse del ” Partido Politico”, de las proximas elecciones, es tiempo de terminar esta competencia
    destructiva. Es tiempo de Construir juntos para dejar a las Nuevas Generaciones, una Patria, en la que ellos sean Felices de habitarla.
    esta es la obligacion de todos los Adultos. en Chile. Es tiempo de tener Respeto a Chile como Nacion y Amarlo , Valorar todo lo bueno que tiene
    Respetar Apreciar, Estimar a sus cuidadanos. Dar Reconocimiento a todo lo positivo que antiguas generaciones hicieron por alcanzar una Patria Digna,con cuidadanos Dignos.

  5. Felipe+Portales says:

    Se equivoca rotundamente Trivelli al decir ¡y resaltar! que nadie puede decir que este proceso no es democrático. Como bien dice Margarita Labarca, desde que el mundo es mundo se ha entendido que la democracia es la regla de la mayoría, ¡no de la minoría! Y es claro que un quórum de dos tercios impide que la mayoría sea la que establezca las reglas. ¡No sea tan patudo o ignorante señor Trivelli!

    • Serafín Rodríguez says:

      Además, está lo que dice Tagle del SERVEL en cuanto a que los miembros de la CC no fueron elegidos de ninguna manera proporcional al número de habitantes (o ciudadanos) por dstrito electoral. Aunque por razones políticas Tagle haya dicho que no afecta la representación democrática de la CC, esto es falso. En los hechos la composición democrática de la CC está viciada respecto al principio que afirma que los votos ciudadanos valen todos por igual. En consecuencia, no puede haber distritos electorales que con menos habitantes (o ciudadanos) elijan más representantes que otros que tienen más habitantes (o ciudadanos) y elijan menos. La composición de la Cámara de Diputados adolece del mismo vicio. El problema es que una vez que se reconoce este vicio que afecta a la CC y a la Cámara de Diputados, todo el falso tinglado democrático se viene abajo. Por tanto resuta preferible mantenner la ficción de la presunta democracia representativa y no menear el guano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software