Opinión Política

Chile en un impasse constitucional

Advertisement

Las Constituciones políticas chilenas nunca han surgido de la ciudadanía, pues han sido producto de la imposición militar y al servicio de la oligarquía y, en su mayoría se originan del acuerdo de fracciones políticas triunfantes, en un proceso de búsqueda de acuerdos inter-plutocráticos.

La Constitución de 1833 se gestó luego de la victoria militar de pelucones y estanqueros en la batalla de Lincay, con el ejército financiado por Diego Portales y dirigido por el general Joaquín Prieto. La redacción de la Constitución fue encargada a una comisión de “notables”. Por lo demás, durante gran parte de los decenios se gobernó sobre la base del Estado de Sitio, (el Chile del siglo XIX está caracterizado por una serie de guerras civiles, bajo la bandera liberal, a fin de poner fin o al menos reformar Constitución de 1833).

En 1924-1925 los militares incluyeron el llamado a una Asamblea Constituyente que terminara con el parlamentarismo y la República de Asambleas plutocráticas, sin embargo, el Presidente de la época, Arturo Alessandri Palma, logró imponer un proyecto de Constitución íntegramente redactada por él y su ministro, José Maza. El inspector del ejército, Mariano Navarrete, terminó por imponer el proyecto de Alessandri, amenazando a los miembros de la Comisión, encargada de redactar la Constitución.

Advertisement

El estallido social del 18 de octubre de 2019, según el actual Presidente, Gabriel Boric, “no fue una revolución anticapitalista”-  y yo agrego – estuvo muy lejos de terminar con el neoliberalismo pues, en el fondo se caracterizó por un episodio dentro de la larga crisis de representación, credibilidad y legitimidad institucional.

Advertisement
Advertisement

Los Acuerdos a los cuales llegaron los dirigentes políticos luego de una de las manifestaciones más masivas, (más de un millón de personas en Santiago), tanto en la capital como en las principales ciudades del país, y ante el peligro de una prolongación infinita de protestas en las calles, estuvieron muy lejos de ser canalizados en una Asamblea Constituyente.

Advertisement

El plebiscito de entrada que dio origen a la Convención Constituyente, con el 80% de los votos en favor de una Constituyente elegida por votación popular en su integridad y con paridad de género, además de la representación de los pueblos originarios, estuvo lejos de haber dado los frutos esperados. Además, los convencionales se entramparon en un voluminoso proyecto constitucional difícil de asimilar por la mayor parte de la ciudadanía.

Advertisement

La aplicación del mismo sistema electoral, que se emplea en las elecciones del Parlamento, dio como resultado la elección de convencionales independientes (muchos de ellos carentes de saberes jurídicos, de capacidad política y de diálogo),que  terminaron por enajenar el apoyo que tenía antes el APRUEBO.

Después de dos años de encierro forzoso a causa de la pandemia, ocasionada por el Sars-Cov-2, vino una catarata de elecciones sucesivas que fueron marcando un cambio paulatino en la voluntad que, al final, se tradujo en una elección parlamentaria caracterizada por un extremo fraccionamiento en la Cámara de diputados y en el senado, en que se presentaron 28 partidos políticos, incluyendo al Partido de la Gente, liderado por el ex candidato presidencial Franco Parisi desde Estados Unidos, y que funciona según las encuestas de opinión ciudadana.

Advertisement

Una Cámara tan balcanizada como la resultante de esa elección no puede legislar normalmente, y sólo debe limitarse a un juego entre mayorías precarias que se reparten, a su amaño y conveniencia particular, las distintas comisiones. En el Senado ocurre otro tanto.

Advertisement

El proyecto constitucional presentado por convencionales desprestigiados y otros enfermos de ultra-izquierdismo, sumado a la labor de la ultraderecha, y el oportunismo de Amarillos por Chile y la derecha dura de la Democracia Cristiana, terminaron por provocar un inesperado maremoto de votos a favor del RECHAZO a ese proyecto de nueva constitución.

Advertisement

La autocrítica y el mirar la realidad aquí y ahora es una cualidad de la cual carecen los políticos: el rechazo ciudadano se entremezcla con una visión negativa también respecto al gobierno, y ambas causas llevaron a un “Rechazo” contundente.

El acusar a los ciudadanos de “fachos pobres” y de “analfabetos políticos”, es  sólo buscar un chivo expiatorio. Lo cierto es que el 4 de septiembre votó la totalidad de los ciudadanos chilenos, (13 millones de sufragios). Las comunas más pobres favorecieron el Rechazo que, además, obtuvo la mayoría en todas las regiones del país, y sólo ganó el “Apruebo” en muy pocas comunas.

Advertisement
Advertisement

La ultraderecha, capitaneada por el Partido Republicano, reapareció en el escenario político, intentando mantener la Constitución de Pinochet, de 1980. La alianza Chile Vamos, Amarillos por Chile y los Democratacristianos de derecha se vieron obligados a cumplir su promesa de terminar con la Constitución de 1980 y de proponer una nueva.

En estos dos últimos meses los partidos políticos, convocados por los presidentes de ambas Cámaras, aún no han podido ponerse de acuerdo en la composición de la comisión, encargada de la redacción de la nueva Constitución: las propuestas van desde que el Congreso redacte el texto, hasta determinar un cabildo electo en su totalidad. Chile Vamos se pronuncia por un cabildo mixto, (comisión de expertos elegidos por el Congreso y la otra mitad, electo por los ciudadanos). Los Amarillos por Chile proponen que el Congreso redacte la Constitución, para ser refrendada en un plebiscito  ciudadano. Los oficialistas, (Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático), son partidarios de un cabildo electo en su totalidad, asesorado por una comisión de expertos.

Entre tanta discusión, por desgracia el texto que sea propuesto y aprobado por algunas de las propuestas partidarias, poco tendrá de democracia.

Advertisement
Advertisement

El fanatismo ultraizquierdista ha terminado con ceder una gran oportunidad a la derecha, (Lenin definía “el ultra-izquierdismo como una enfermedad infantil del comunismo”); pienso que más que una enfermedad, el ultrismo hoy es un aliado de la derecha fascista.

Advertisement

Por Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

03/12/2022

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Historiador y cronista

Related Posts

  1. Serafín Rodríguez says:

    De que el tal llamado «proceso constitucional» está entrampado, no cabe duda. Sin embargo, si avanza, será otro fraude y no sería extraño que la gente ya cabreada de tanto payaseo termine legitimándolo en un plebiscito de salida. Y ahí sí que se acabó todo derecho a pataleo!

  2. Felipe Portales says:

    Ya se está insinuando acotar el «nuevo» texto no sólo con «bordes»; ¡sino con un esquema de borrador para que la Convención electa solo pueda rellenarlo! Y, después que sea aprobado por los 4/7 de ambas cámaras, antes de ir a «plebiscito». Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja Nos convertiríamos con toda seguridad en el hazmerreir del mundo…

  3. El viejo Gumucio y su ancestro demócrata cristiano e hipócrita, culpa a los desprestigiados constituyentes y a algunos ultra izquierdistas ,que no nombra, de presentar la «nueva constitución», alabada en todo el mundo como avanzada y progresista, que no prendió en el pueblo chileno, civicamente inculto, empobrecido pero consumista y de tendencia claramente capitalista,
    sometido a las ráfagas de mentiras, creadas especialmente en oficinas destinadas a embrutecer al borregismo: tuvieron éxito.
    Chile no tendrá una constitución democrática, si no , una impulsada por los corruptos políticos transversales y elogiada por comunicadores tan falsos como el «viejo DC Gumucio», que apludirán a los Lagos y Frei y Bachelet’s, embaucadores profesionales y promotores del neoliberalismo chileno.

  4. Renato Alvarado Vidal says:

    ¿Ultraizquierdista un proyecto que ni siquiera planteaba la recuperación de alguna de las riquezas básicas como el cobre o el litio? En realidad lo que impregnaba a la propuesta es el postmodernismo, con su horror al «gran discurso» y su énfasis en cualquier contradicción parcial que permita soslayar la lucha de clases y dejar sin tocar al modelo económico. Esta es una filosofía de burguesía satisfecha y no anda ni cerca de ser de izquierda.

  5. Serafín Rodríguez says:

    Lo que resulta realmente incomprensible es el empeño de Boric, su equipo en La Moneda y parlamentarios que lo apoyan, en llevar adelante un proceso constitucional con un Congreso en que la derecha tiene la última palabra, un proceso que va a terminar con una Constitución a su pinta. En esto, Boric está absolutamente equivocado. Lo que debería hacer es dedicarse a gobernar para la gran mayoría del pueblo de Chile a fin de derrotar a la derecha en sus distintas formas en la elecciones que se vienen y ganar un Congreso que con los 4/7 de reforma constitucional recientemente aprobados pueda abrir el año 2025 las puertas a un proceso constitucional auténticamente democrático. Desgraciadamente, los olmos no dan peras.

    • Serafín Rodríguez says:

      Mis excusas por la ambigüedad de «un proceso que va a terminar con una Constitución a su pinta», la pinta de la derecha, no de Boric aunque a lo mejor coinciden. Como va todo, digo yo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software