Latinoamérica Opinión

Nicaragua bajo la tiranía de la dinastía Ortega-Murillo

Advertisement

El Presidente, Gabriel Boric, definió el gobierno de Daniel Ortega-Rosario Murillo como una dictadura, demostrando que ningún régimen autoritario es aceptable hoy. Este ejemplo ha sido seguido por los gobiernos de Alberto Fernández, de Argentina y por Gustavo Petro, de Colombia.

Es muy penoso el comprobar que la dinastía Ortega-Murillo se ha apropiado de la bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional, (FSLN) , que despertó la admiración de los progresistas a nivel mundial, en la década de los años 70. El poeta y sacerdote Ernesto Cardenal marcó el camino de esta revolución como una “revolución traicionada”. Pocas diferencias se encuentran entre el clan Ortega-Murillo y la dinastía de la familia de los Somoza.

Daniel Ortega no tiene nada de revolucionario socialista, y no se sabe si detenta el poder el marido o su mujer, Rosario Murillo, pero lo que sí está claro es que ambos personajes están embriagados de poder.

Advertisement

El recorrido histórico del tirano, Daniel Ortega, está colmado de crímenes en nombre del pueblo: en los años 70 el guerrillero Ortega fue Presidente de la República, y para el siguiente período fue derrotado por Violeta Chamorro, hija de Pedro Chamorro, quien había sido asesinado por la dictadura de Anastasio Somoza, provocando una rebelión popular, seguida luego por la guerra civil, en que el Frente Sandinista triunfó sobre los esbirros de la cruel dictadura de Somoza. Al término del gobierno de la Presidenta Chamorro le sucedió el liberal corrupto, Arnoldo Alemán, y después de este gobierno accedió al poder otro Presidente liberal, Enrique Bolaños Geyer, (2001), y al término de su mandato Ortega pactó con Alemán, a fin de permitir una ley electoral que hiciera posible la vuelta de Daniel Ortega, del FSLN, a la jefatura del gobierno, (2004). Tras 14 años seguidos de gobierno, basado en el fraude llegó a su culmen en la última elección presidencial, en la cual el tiranuelo hizo tomar detenida a casi la totalidad de sus rivales: Ortega era consciente de que los ciudadanos votarían, en última instancia, por cualquier candidato que no fuera él mismo.

Advertisement
Advertisement

Daniel Ortega había gobernado sobre la base de un pacto con los empresarios del país, sumado a un sector reaccionario de la iglesia católica. En el año 2018 la juventud se rebeló para rechazar un proyecto sobre pensiones, en que la juventud se sintió concernida por solidaridad con sus mayores. El movimiento social adquirió características de rebelión, brutalmente reprimida por la Fuerza Pública. Los Obispos y Sacerdotes esta vez protegieron la vida de los manifestantes, que se guarnecían en las iglesias y catedrales. Nicaragua, país católico por antonomasia, se encontró ahora con una dictadura que perseguía a obispos y sacerdotes.

Advertisement

Los periodistas de un Canal mexicano filmaron una serie de videos, cuyo título “Déjenme Respirar”, frase tomada de un joven ante de morir, durante las manifestaciones de 2008. A través de estos años de gobierno el Estado nicaragüense, en manos de los Ortega-Murillo, se ha convertido en una dictadura policial, en que es muy difícil el atreverse a criticar al régimen, y quien tiene el valor de hacerlo, se ve afrontado a tres destinos posibles: la cárcel,  el destierro, o la muerte.

Advertisement

La dictadura en la Nicaragua actual ha decidido desterrar del país y enviar a Estados a más de 200 presos políticos, entre los cuales se encontraba la mayoría de los candidatos presidenciales, cuatro miembros de la familia Chamorro, el poeta, ex Vicepresidente de la República, Sergio Ramírez, la defensora de los Derechos Humanos, Dora María Téllez, la poetisa, Gioconda Belli, (quien rompió su Pasaporte en presencia de uno de los periodistas de CNN, para demostrar que la nacionalidad nicaragüense no depende de un papel), y otros personeros importantes en Nicaragua.

El tirano Ortega y su familia, no contentos con expulsar del país a sus opositores, tomó la medida inédita de retirarles la nacionalidad nicaragüense a los desterrados. La poetisa que rompiera el Pasaporte, durante un programa de CNN, dejó muy claro que el dictador no cuenta con ningún derecho a despojar de la nacionalidad a los ciudadanos.

Advertisement

El obispo Rolando Álvarez, de la diócesis de Matagalpa, se negó a aceptar la expulsión del país, así como a la pérdida de su nacionalidad, y en represalia, el gobierno lo condenó a 26 años de prisión, que cumpliría en la cárcel del Chicote. La valentía del obispo Álvarez abrió un nuevo boquete a las malas relaciones entre la iglesia católica y la dictadura. El mismo Papa Francisco, en la Plaza de San Pedro, recientemente abogó por la liberación del prelado nicaragüense.

Advertisement

La pérdida de nacionalidad, producto de un decreto dictatorial, tiene como precedente el caso del ex Canciller del Gobierno del Presidente Salvador Allende, Orlando Letelier, asesinado en Washington, por orden de la dictadura chilena.

Advertisement

Los gobiernos de España, Chile, Argentina y Colombia han ofrecido la nacionalidad a estos valientes defensores de la libertad que, de seguro, “un día más cercano que tarde”, la tiranía de los Ortega llegará a su fin.

Por Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

Advertisement
Advertisement

21/02/2023

Presidentes Nicaragua

1985-1990 Daniel Ortega

Advertisement
Advertisement

1990- 1997 Violeta Chamorro

Advertisement

1997-2002  Arnoldo Alemán

2002-2007 Enrique Bolaños

Advertisement

2007-2012 Daniel Ortega

2012- 2017 Ortega

Advertisement
Advertisement

2022

Advertisement

 

 

 

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Historiador y cronista

Related Posts

  1. Güena, viejo, dále, dále, este es tu terreno favorito, te faltan palabras para tirarla pa’ todos lados, empezaste con el profesor Castillo, otro de tus favoritos temas. Me imagino que vai a seguir la serie con el presidente de El Salvador.

  2. Vaya, vaya, vaya, han pasado 5 cinco días desde que el «querido viejo» la tiró y nadie de los progresistas, que estoy seguro han leído el análisis del viejito, se han atrevido a escribir una iota de lo que realmente, o de acuerdo a la MEDIA CORPORACIONISTA, creen que está pasando en Nicaragua. Vamos, muchachotes, mostremos nuestos colores y veamos si somos capaces de defender lo que creemos es justo. En este sentido, el viejo está clarito en lo que denuncia y lo defiende, me imagino que defendió al demócrata bolsonaro , al gobierno pasado de Colombia y defiende al gobierno democrata de Ecuador, de la misma forma que denunció al dictador Evo Morales y el maestro Castillo de Perú, y esto demuestra que el viejito no se desvía ni un milimetro de su camino de demócrata y humanista. Kudos para el viejo Gumucio, tan clarito que lo han de ver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software