Economía

La tasa de riesgo país de Chile y su tendencia al alza

Foto: Agencia Aton

Lo que se suele denominar como tasa riesgo país – cuyo nombre en realidad es indicador de bonos de países emergentes – en un indicador calculado por el Morgan Chase para efectos de medir la diferencia entre la tasa de interés que se logra por la vía de comprar bonos soberanos emitidos por un determinado país, y la tasa de interés que pagan los bonos de la Reserva Federal de Estados Unidos. Se asume que estos últimos son los papeles más seguros existentes en el mercado financiero internacional contemporáneo, y que cualquier papel que arroje una tasa de interés superior está dando a entender que el mercado – o los agentes económicos participantes en el mercado financiero internacional – tienen algún grado de desconfianza con respecto a la capacidad que el gobierno emisor tendrá para cumplir con el pago correspondiente a los bonos emitidos. No se trata por lo tanto, de un indicador – como su nombre pareciera indicar y como mucha gente cree – que mide el riesgo de cualquier operación comercial o financiera que se realiza con el gobierno de ese país, o con cualquiera de los agentes económicos privados existentes dentro del mismo. Se trata solamente, repetimos, de un indicador que mide acontecimientos o circunstancias que tienen lugar en el mercado mundial de bonos soberanos emitidos por los países emergentes.

 

Advertisement

Pero aun con todas estas aclaraciones, la tasa riesgo país es un indicador que a cualquier país le interesa mantener en los niveles más bajos posibles. Mientas más alta sea la tasa riesgo país, será más alta la tasa de interés que el país tendrá que pagar si decide salir al mercado a ofrecer bonos de deuda soberana. En otras palabras, contraer deuda externa será más caro para dicho país. También los inversionistas extranjeros que estén analizando la posibilidad de invertir en un determinado país, solo lo harán en la medida que la rentabilidad posible de dicha inversión sea sustantivamente superior a la tasa riesgo país. Si la tasa riesgo país aumenta, solo se llevarán adelante aquellas inversiones que tengan una rentabilidad muy elevada – para lo cual seguramente se le ofrecerán todo tipo de incentivos fiscales y cambiarios – dejando de realizarse aquellas cuya rentabilidad esté en niveles muy cercanos a la tasa riesgo país.

 

Los últimos acontecimientos sociales y políticos que ha tenido lugar en el país es dable suponer que elevan la tasa riesgo país pues – con razón o sin ella – los agentes que operan en el mercado financiero internacional supondrán – con razón o sin ella, nuevamente – que el gobierno que emitió esos bonos soberanos tendrá más dificultad para pagar los servicios correspondientes. También los agentes particulares en el mercado financiero internacional cobrarán una tasa de interés más elevada en la eventualidad de que el gobierno de ese país decida salir al mercado a ofrecer bonos soberanos o, dicho en otras palabras, si decide aumentar su endeudamiento externo.

 

Advertisement

Dicho todo lo anterior vamos al grano: a fines de agosto del presente año la tasa riesgo país de Chile estaba en 133; un mes después, el 30 de septiembre, había subido a 139; el 31 de octubre ya prestaba un nivel de 141; y el 29 de noviembre alcanzaba a los 149 puntos.  Saque cada uno sus propias conclusiones.

 

 

Por Sergio Arancibia

Advertisement

 

 

 

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. LUIS DIAZ BORQUEZ says:

    UNA DE LAS COSAS MENOS COMENTADAS POR LOS CRÍTICOS DEL NEOLIBERALISMO ES QUE EL APADRINAMIENTO DE CHILE ES UNA CUESTIÓN ESTRATÉGICA GLOBAL PARA LAS ÉLITES FINANCIERAS INTERNACIONALES Y ELLO INCLUYE LA UTILIZACIÓN DE TODA CLASE DE ORGANISMOs, ENTIDADES, ONGS, ETC., QUE TIENEN LA ORDEN DE PUBLICITAR AL ESCLAVO PERFECTO QUE ES CHILE, CUYA ECONOMÍA ESTÁ CAPTURADA EN UN 70% POR EL CAPITAL extranjero y donde el 80% de de su pib lo producen empresas extranjeras. Eso, con la histórica complicidad de las élites locales que sacan su tajada y cagan a un país y un pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *