Cultura

Brisa otoñal… y otros cuentos

De buenas a primera, contar un cuento parece fácil.  Pero, lo complicado viene después cuando hay que conseguir y mantener la atención del lector.

 

Advertisement

Antiguamente, era el viejo del pueblo quien reunía a la comunidad en torno a la palabra. Luego, el juglar, el trovador, el chamán, la abuela, han sido los encargados de transmitir de generación en generación historias, mitos y leyendas sin tener en cuenta razas, idiomas ni fronteras.

 

Príncipes, hadas, brujos, marineros, sirenas, mujeres listas, campesinos pícaros son héroes que han echado raíces y se han vuelto universales. Contar, ahora, significa revivir la tradición oral y promover la literatura.

 

Advertisement

Parece muy sencillo contar un cuento, pero quien lo haya experimentado, aunque sólo sea delante de un niño, se habrá dado cuenta de que siempre se falla alguna cosa: imaginación, memoria, recursos narrativos.

 

Por otra parte, Laura Caba Sainz, en su tesis “Contar cuentos: ¿Un arte o una técnica?”, explica que “contar cuentos es un arte que requiere experiencia, por lo que va unido de la práctica a través de una serie de técnicas. En el hecho de narrar o contar un cuento, hay tres elementos: el cuento, el narrador y el público. Un buen narrador tiene que tener una serie de cualidades y características para contar un cuento de forma que motive al público.

 

Advertisement

El arte de contar cuentos es uno de los más antiguos que se conoce y también la primera forma consciente de comunicación literaria, por lo que se puede decir, que la gran mayoría de los cuentos procede de la literatura popular de transmisión oral.

 

Lo más complicado de este género literario, el cuento, es fijar su evolución histórica o un punto de partida, por lo que no se puede precisar con exactitud una fecha del primer cuento. Lo que sí nos ha llegado, es que los pueblos orientales son los más antiguos creadores de cuentos que podemos conocer y que desde allí, se fueron extendiendo por todos los países del mundo, transmitidos de boca en boca, por lo juglares.

 

Advertisement

Algunas de las primeras referencias que nos constan sobre el cuento antes de los pueblos orientales son Egipto y Grecia.

 

En torno al año 2000 a.C., aparecen en Egipto las primeras referencias sobre el cuento. En Grecia cabe mencionar a Esopo, con sus famosas fabulas, Ovidio y Lucio Apuyelo, escritores romanos cuyas versiones se basan en cuentos griegos y orientales incluyendo varios elementos fantásticos y transformaciones mágicas para darle más valor.

 

Advertisement

Ahora, si lo que se quiere hacer es contarles cuentos a adultos, la situación se vuelve más complicada porque pesa la timidez, el control de la voz, el miedo al ridículo. Y se complica mucho más, si lo que se quiere hacer es escribir cuentos cortos. 

 

En ese sentido, Juan Carlos Toledo logra concretar en su libro “Brisa Otoñal”, publicado por HB Editores, cuentos donde destacan los diversos temas y con personajes cercanos, concretos, hechos con pequeños trazos, que logran que el lector los conozca y reconozca en su entorno inmediato.

 

Advertisement

Una anécdota familiar, un álbum familiar, un error, la brisa otoñal cualquier tema, es una excusa para contar algo que le pasó a alguien de manera sencilla y a la vez compleja ya que, desde el inicio, el autor logra enganchar al lector aún, cuando la acción se abra al final o en el medio del relato.

 

Ahora, en estos relatos no sobra nada. Eso, se ve en el nudo de las tramas que está tan bien logrado, que encaminan de manera natural hacia los finales de los relatos, que a veces son imprevisibles, otros lógicos y, a veces, dejan la narración en el aire como esperando que el lector le dé, la última puntada a la trama.

 

Advertisement

Lo otro, es que el autor no explica las situaciones, sino que las muestra y al ahorrar palabras, ayuda al lector para que saque sus propias conclusiones, ayudándose con la elipsis para abreviar el relato, con acciones, descripciones y diálogos que apoyan la trama, que la agilizan impidiendo que se alargue innecesariamente.

 

Además, al ser cuidadoso con la redacción, evita cacofonías, adverbios y adjetivos innecesarios, por lo que se ve una escritura limpia lo que agradece el lector

 

Advertisement

Brisa Otoñal es un excelente compendio de relatos que atrapan al lector desde la primera línea hasta la última pero, siempre dejándolo con gusto a poco y con deseos de leer más.

 

 

 

Advertisement

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad
Danzai Software