Cultura

Un triste despertar tuvieron las letras chilenas esta mañana

Luis Sepúlveda Calfucura, escritor y miembro del equipo de la edición chilena de Le Monde Diplomatique y de la editorial Aún Creemos en los Sueños, falleció este jueves 16 de abril, a los 70 años, en Oviedo, España, después de más de siete semanas internado en el Hospital Central Universitario de Asturias, luego de contraer el coronavirus.

Luis Sepúlveda Calfucura nació en la ciudad de Ovalle el 1° de octubre de 1949. Fue escritor, periodista y cineasta chileno, autor de cuentos y novelas.

A los diecisiete años publicó su primer libro, un poemario y un periodista que frecuentaba el restaurante paterno le consiguió trabajo como redactor policial en el diario Clarín. A los veinte años ya tenía bastantes relatos, que «un buen amigo» ordenó, dando nacimiento a su primera recopilación de cuentos: Crónicas de Pedro Nadie.

Sepúlveda siempre reconoció la gran influencia que tuvo Francisco Coloane en sus primeros cuentos. Además, publicó más de treinta libros, traducidos a numerosos idiomas, entre ellos Un viejo que leía novelas de amor, Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, La sombra de lo que fuimos,
Patagonia Express, mundo del fin del mundo y Nombre de torero…

Advertisement

A través de un comunicado de prensa Le Monde Diplomatique, expresó que “Luis Sepúlveda fue un magnífico escritor y un ciudadano comprometido con las grandes causas revolucionarias, siempre al lado de las luchas sociales con la pasión de los que creen que otro Chile y otro mundo son posibles.

Su último texto en Le Monde Diplomatique se refirió a la rebelión chilena y lo título El oasis seco

Residió en España los últimos años de su vida. Para nosotros, además de un gran escritor, se va un gran amigo y compañero, que nos acompañó desde el comienzo en esta aventura que ha sido publicar Le Monde Diplomatique en Chile.

 

Advertisement

Despedimos a un hombre generoso y talentoso, un contador de historias, que puso su saber al servicio de los demás”.

Residió desde 1997 en Gijón, España, donde fue fundador y director del Salón del Libro Iberoamericano de Gijón, que se celebra todos los años durante la segunda semana de mayo.

El 29 de febrero de 2020 es declarado como primer paciente de coronavirus CODIV-19 en Asturias, tras regresar de una visita al festival literario Correntes d’Escritas en Póvoa de Varzim, Portugal y el segundo chileno contagiado con esta enfermedad.

Fue internado en el Hospital Universitario de Asturias, permaneciendo en coma y con respiración asistida hasta su fallecimiento el 16 de abril de 2020.

Advertisement

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. uier negociación con ellos says:

    Luis Sepúlveda Calfucura , narrador de excelencia y siempre comprometido con los movimientos políticos progresistas , lamentamos tu partida y seguiremos leyendo y releyendo tus libros y artículos de Le Monde Diplomatique chileno porque tu visión futura los hace indispensables y actuales.Gracias , escritor , no te olvidaremos.

  2. Permitanme unas lineas, vivo desde 1973 fuera de Chile, de ellos en Canada, hace un año una amiga Canadiense me paso un libro, “la sombra de lo que fuimos”, habian parte no muy claras para ella y me pidio si podia contextualizarlas, asi es que hice una copia de libro y empece a leerlo.

    Nunca he estado alejado mentalmente del paisito, ahora a traves de Internet y la TV usando Androide, y leyendo libros comprados en Mexico o Chile, y me considero un admirador de las ciencias sociales a pesar de mi formacion cientifica, me interesan los DDHH y las situacion politica en latinoamerica.
    Bueno, a medida que me adentraba en la lectura de alguna manera me senti parte de algunos de los personajes recordando situaciones y personas que alli aparecen y que de alguna forma estuvieron cerca de mi vida alla. La lectura fue lenta al comienzo aumentando el volumen a medida que pasaban las paginas y cuando termine sentia que algo mio estaba alli adentro y al mirarme en el espejo, 47 años despues de mi partida pense, vaya, no soy ni la sombra de lo que fui y mi tiempo se esta acabando muy rapidamente.

    Lamento, como si fuera parte de su familia, aunque ciberneticamente lo soy, la perdida de alguine, que mas alla de haber sido un escritor, lo senti como un hermano de esos que nunca caimos en aquello que nos decian en nuestra juventud, “cuando sean grandes van a pensar diferentes”, porqque los principios no siguen la filosofia de Grucho Mask y son indelebles en tu vida y formacion.

    Solo me resta despedirme de lucho diciendole “I’ll see you at the other side”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *