Opinión política

¿Se acaba el capitalismo?

Ojalá así sea, pero no lo creo. La crisis subprime que explotó en 2008, afectó directamente la médula del sistema financiero mundial pero el taimado 1% administró magistralmente el desastre; consiguió traspasar deuda, factura y efectos colaterales a los trabajadores. Nada nuevo ni novedoso.

 

El submundo cruel e incivilizado de Wall Street sabe a que juega. Crisis es oportunidad, bien que lo saben, y lo aplican con tanta eficacia los lobos, con insana intensidad de acuerdo con los tiempos.

 

Advertisement

Si algo es previsible al final de esta crisis pandémica es que el mundo retrocederá a 1918 y tendremos un dantesco escenario de pobreza y desolación. No es precisamente este escenario propicio para la revigorización del ansia acumulativa?

 

Tengamos en cuenta, por si algo faltara, que quien en realidad aprehende, aprende y reaprende de las crisis es precisamente el sistema fagocitador de sueños y esperanzas.

 

Advertisement

Las materias primas, ese oscuro deseo y fetiche del “pensamiento” progresista, seguirá siendo el asidero acumulativo preferido de las metrópolis. Henos allí a los países extractivistas peleando y disputando cupos para colocación de las rocas, pulpas y líquidos extraídos a la tierra.

 

El progresismo no sale de su eterno ritornello y su ensimismamiento en el ¡ahora si!, ya convertido en mantra de roca y acero.

 

Advertisement

Los pueblos esperan pero la pandemia no. Al covid 19 se le antepone el virus dañoso del capitalismo. Sesenta millones murieron con gripe la española y para entonces la espuela liberaral se incrustó en las débiles costillas de una humanidad humillada, ha cambiado algo?

 

 

Por Arévalo Méndez

Advertisement

Embajador de Venezuela en Chile

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad
Danzai Software