Economía

Salario mínimo: una aventura suiza

En Suiza no existe un salario mínimo federal, sino varias iniciativas cantonales. El último cantón en introducir esta iniciativa es Ginebra, después de años de intentos.

El cantón de la República de Ginebra estableció un salario mínimo de 23 francos la hora a finales de septiembre, una iniciativa inspirada en el sistema ya existente en Neuchâtel y el Jura. El referéndum se aprobó con el 58,15% de los votos para una tasa de participación que alcanzó el 54,16%.

La iniciativa popular “23 francos es un mínimo”, defendida por varios partidos de izquierda en el cantón de Ginebra, tiene como objetivo combatir la inseguridad. Según los sindicatos, no es posible vivir con dignidad en Ginebra con un salario más bajo. Estos 23 francos corresponden a 4.086 francos mensuales por 41 horas de trabajo semanal.

“Más de 30.000 personas se beneficiarán de este referéndum, dos tercios de las cuales son mujeres”, dicen los sindicatos. Entre los sectores afectados: hostelería y restauración, limpieza, economía del hogar, peluquería, estética y comercio minorista.

Advertisement

El objetivo principal de esta iniciativa sería mejorar las profesiones en la sombra que resultaron esenciales durante la crisis de salud.

 

Preocupaciones de la derecha y del Consejo de Estado

El Consejo de Estado, que no estuvo a favor de este salario mínimo, se reunirá con los interlocutores sociales en un plazo de diez a quince días para discutir su implementación “que no será fácil”, según Mauro Poggia, jefe de departamento del empleo (DSES).

Advertisement

Poggia teme “una llamada del aire”. El temor es que trabajar en Ginebra también resulte atractivo para los trabajadores calificados, dada la diferencia entre los salarios mínimos franceses o alemanes.

La derecha y los círculos económicos, por su parte, han combatido esta obligación legal que, según ellos, atenta contra la colaboración social. Creen que los mecanismos para combatir la suboferta salarial son suficientes.

Foto: Elena Rusca

Salario mínimo legal: ¿son reales los temores de la derecha?

“Los salarios mínimos garantizan salarios justos y son una herramienta importante contra el dumping salarial. Cualquiera que trabaje a tiempo completo debería recibir un salario suficiente para vivir con dignidad. El salario mínimo no aumenta el desempleo. Al contrario: en Neuchâtel incluso disminuyó después de la introducción del salario mínimo”, declara el sindicato Unia.

Advertisement

Neuchâtel fue el primer cantón en introducir un salario mínimo en el verano de 2017. Seis años después de la votación popular en 2011, el Tribunal Supremo Federal rechazó las apelaciones de las asociaciones de empleadores y dio luz verde.

El salario mínimo de Neuchâtel de 20,08 francos la hora es ciertamente más bajo que el precio mínimo de 22 francos exigido por Unia, pero sirve como señal para los demás cantones.

 

El salario mínimo: un efecto directo sobre el desempleo.

Advertisement

Dentro del liderazgo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), según la teoría económica neoclásica, un aumento del salario mínimo conduce a una disminución del empleo por dos razones. Por un lado, a veces obliga a las empresas a subir el precio de sus bienes y servicios, lo que puede alentar a los consumidores o compradores internacionales a reducir sus compras (“efecto escala”); por otro lado, cuando los trabajadores mal pagados se vuelven más “caros” debido al aumento de los salarios mínimos, las empresas pueden decidir reemplazar algunos de ellos con máquinas, impulsadas por unos pocos trabajadores calificados (“efecto de reemplazo”).

Por el contrario, según las teorías macroeconómicas, también enunciadas en la guía de la OIT, un salario mínimo más alto aumenta el costo de la mano de obra para los empleadores, pero también estimula el consumo de los trabajadores mal pagados y sus familias. Suponiendo que el aumento del salario mínimo no tenga efectos negativos importantes sobre la competitividad externa (como puede ser el caso de las economías muy orientadas a la exportación) o sobre la inversión, esta “estimulación del consumo puede conducir a un aumento de la demanda agregada y empleo. Las proyecciones macroeconómicas muestran que incluso si algunas empresas de baja productividad recortan puestos de trabajo o cierran, esto no necesariamente conduce a una disminución general del empleo, ya que otras empresas pueden contratar trabajadores adicionales y salarios más altos y atraer a más personas al mercado laboral.

La realidad de Neuchâtel confirma las teorías macroeconómicas. El salario mínimo tiene un efecto positivo sobre el desempleo: ha caído más drásticamente en el cantón de Neuchâtel que en otros lugares, como se publicó en el Neue Zürcher Zeitung (NZZ) el 16 de febrero de 2019.

El Jura fue el segundo cantón en introducir un salario mínimo cantonal en noviembre de 2017, tras una iniciativa popular apoyada por Unia, por un salario mínimo de 20 CHF por hora.

Advertisement

También en Ticino, el pueblo aprobó una iniciativa cantonal en esta dirección. A partir del 1 de enero de 2021, habrá un salario mínimo o 19 francos la hora, que aumentará de año en año.

Este año, el 27 de septiembre de 2020, Ginebra es el cuarto cantón de Suiza en votar a favor de un salario mínimo obligatorio. La iniciativa lanzada por los sindicatos prevé la introducción de un salario mínimo de 23 francos la hora. El cantón ahora debe legislar.

 

El salario mínimo ayuda a mejorar la situación precaria de las mujeres.

Advertisement

Los salarios mínimos son particularmente importantes para las mujeres, que están sobrerrepresentadas en las industrias de bajos salarios, a menudo trabajan a tiempo parcial o, con mayor frecuencia, interrumpen su actividad profesional a intervalos y esto tiene un impacto en su jubilación.

Iniciativas futuras.

En el cantón de Basel-Stadt presentó una iniciativa popular por un salario mínimo de 23 francos la hora. Cuenta con el apoyo de una amplia alianza de sindicatos y partidos de izquierda.

Unia insiste en que los salarios mínimos son lo suficientemente justos para apoyar los medios de vida y detener el dumping salarial.

Advertisement

Los salarios mínimos en Neuchâtel y el Jura se han definido sobre la base de las directivas suizas sobre prestaciones complementarias (CP): por lo tanto, se basan en lo que necesita un adulto para vivir por encima del umbral de pobreza.

“Cualquiera que trabaje a tiempo completo debería tener un salario decente. Los bajos salarios no solo perjudican a las personas directamente afectadas, sino que ejercen presión sobre todos los salarios. El dumping salarial penaliza a todos los empleados, pero también a los buenos empresarios que pagan correctamente a sus empleados”, explica el sindicato Unia.

 

Elena Rusca, en Ginebra

Advertisement

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software