Política

Cerros anticipan triunfo popular en Valparaíso

El mundo popular que se moviliza y lucha por un Chile justo con una democracia real que se proyecta en todo el país a través de cartas ganadoras en las próximas elecciones, de las cuales la más relevante es la del actual alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, quien va por un segundo periodo.

Identificado con los valores del allendismo siempre vigente y del estallido social que descoloca a los operadores del modelo neoliberal, Sharp es un independiente de Izquierda que busca la reelección contando con el apoyo de la gente de los cerros – postal de la ciudad puerto – y de las poblaciones y los barrios pobres olvidados por el sistema vigente.

El ex dirigente estudiantil de la Universidad Católica, actual abogado, sorprendió en octubre de 2016 al derrotar por amplio margen a los candidatos de las dos derechas. Sus antecesores en la administración comunal, del PDC y de la UDI, endeudaron a la municipalidad en términos catastróficos, lo que paulatinamente ha comenzado a revertirse con gran esfuerzo.

Por sus objetivos populares y por tratarse de un continuador de la consecuencia democrática de Salvador Allende, la palabra del jefe comunal porteño tiene peso a nivel nacional. Con frecuencia es requerido por los canales de televisión para participar en debates de contenido social o entregar su opinión en temas ciudadanos.

Advertisement

Sharp se ubicó entre las 13 figuras públicas mejor evaluadas de Chile en la última encuesta efectuada por el Centro de Estudios Públicos (CEP). En la encuesta aparecieron nombres de candidatos a la presidencia de la República, dirigentes políticos y gremiales, integrantes de cúpulas partidistas e incluso una ex jefa de Estado.

Desde la alcaldía ciudadana Sharp ejerce su mandato a gran distancia de la casta política anquilosada de signo conservador y fuera de los partidos tradicionales desestimados por su inconsecuencia y falta de credibilidad.  Uno de los cambios sustanciales producidos es que hoy el municipio no es un espacio para hacer negocios o negociados, sino para servir a los porteños.

Esa independencia lo coloca también lejos de la influencia de los grandes grupos económicos que operan en Valparaíso. Estos son los de Von Appen (TPS), Empresa Portuaria Valparaíso, Cencosud, Walmart, grupo Urenda y grupo de Nicolás Ibáñez, a los cuales la autoridad comunal recurrió una vez solicitando un fondo de emergencia para el comercio minorista afectado por la crisis sanitaria y económica.

Actualmente Sharp lidera el movimiento Territorios en Red que abre paso al Valparaíso del siglo XXI desde donde se apuesta por una mejor calidad de vida, de empleo, de vivienda, de regularización de los campamentos, del derecho al agua, en cercanía con la gente y fuerte participación social y vecinal. En 4 años ello permitió duplicar la gestión en inversión pública, el mejoramiento de los barrios, la instalación de una red de servicios populares de salud con sobre 100 mil usuarios, etc.

Advertisement

Ahora viene la recuperación económica de la mano de un plan de reactivación que tiene como eje central un pacto portuario que resuelva el problema estructural del puerto que debe seguir creciendo con la ciudad. Junto con ello se anticipa una forma de relación con el mundo privado que permita la generación de empleos, que faltan.

Los porteños quieren seguir avanzando y contando con una municipalidad jugada y desplegada en el territorio de forma honesta, transparente y manos limpias, que son los valores que transmite la alcaldía ciudadana. El propósito es dejar atrás la sensación de abandono con que el puerto principal ha sido marcado por la dictadura y los siguientes gobiernos civiles neoliberales.

La gestión de Sharp se ve obstruida por una fuerte oposición política en el concejo municipal, la que parece articulada desde las páginas de El Mercurio, edición Valparaíso, que despliega una odiosidad enfermiza a través de infundios, distorsiones, y comentarios mal intencionados orientados a impedir su reelección. Este es el resultado de la analogía de la figura de Sharp y la del presidente Allende contra quien el citado diario reaccionario conspiró hasta lograr su derrocamiento y su muerte.

Pasan los años, pero sigue vigente la leyenda del lienzo instalado por los estudiantes de la casa central de la Universidad Católica de Chile a cines de la década de los sesenta: “El Mercurio miente” …

Advertisement

 

 

Hugo Alcayaga Brisso

Valparaíso

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software