Opinión política

“Levantas una piedra y está Lavín”

Este 30 de junio comienza la franja electoral. Ese día, Joaquín Lavín y Mario Desbordes, dan inicio a su participación en TV, donde anunciarán sus propuestas, destinadas a seducir o desencantar a la ciudadanía. Se incluye a los borregos, quienes han definido más de una elección. Si Sebastián Piñera empleó la frase ancla: “Tiempos mejores”, su émulo Joaquín Lavín, utilizará: “Levantas una piedra y está Lavín”. Es decir, levantas un guijarro, un adoquín, un peñasco, una conchita de mar o un risco, y ahí surge Joaquín Lavín. ¿A tanto ha llegado su ánimo de asustarnos? No siempre debajo de estas formas minerales, se esconden candidatos a la presidencia. Pueden ser lombrices, gusanos o las voraces hormigas. En nuestro país abunda el ingenio, aunque no sirva de nada. Ya fuimos vacunados al concluir la dictadura, con la frase: “La alegría ya viene”, y apenas se convirtió en sonrisa, seguida de una mueca. La naturaleza es pródiga en confusiones y cualquiera puede encontrar un desaguisado. Es decir, con un guiso mal digerido, si nos atenemos al buen uso del lenguaje. ¿A quién se le ocurrió esta frase ancla, la cual puede ser interpretada en forma burlona? Votar por quien se esconde debajo de las piedras, constituye una novedad. Como nuestro pueblo es ingenioso, va a mover todas las piedras que halle en su camino, para ver si de verdad Lavín se oculta ahí. En México, hace años se hablaba del tapado, candidato a ser presidente que todos conocían su nombre, pero se anunciaba su identidad en una ceremonia oficial.

¿Cómo negar la ductilidad de Joaquín Lavín, la natural disposición para cambiar de ropaje, al menor giro? Ya sabemos que abjuró de su admiración religiosa por Pinochet y en un acto de contrición, ahora sin antorcha en mano, se declaró socialdemócrata. No vaya a suceder que alguien desinformado, al propinarle una patada a una piedra cualquiera —no al candidato— aparezca Joaquín Lavín antorcha en mano, como la Estatua de la Libertad que permanece en la bahía de Nueva York. Su mudanza política, no exenta de desazón al abjurar de su maestro, le puede entregar beneficios. Todo es posible en política. Joaquín Lavín, es decir este otro Joaquín Lavín, parece decir: “Despacito por las piedras”, aunque ahora, desee ocultarse debajo de ellas. Hay caprichos que nadie entiende.

Mario Desbordes, el otro candidato del sector de esa derecha donde manda el medio pelo y algunos patipelados advenedizos, utilizará la frase ancla: “El Chile del presidente Desbordes”. ¿A quién se le ocurrió esta expresión desdibujada, exenta de creatividad? No va a convencer ni a las piedras desestimadas por Lavín. Menos aún a los borregos, ni a los nostálgicos de Pinochet. Analizado el tema bajo la mirada de un opinante burlón, puede entenderse que Chile es propiedad de Desbordes y sólo él con sus allegados van a disfrutar del granero real. Este fin de semana dijo: “Hay un sector pequeño de la elite a la que le incomodo”. Aún tienen tiempo sus mentores, para cambiar la frase por ésta: “Desbordes no permitirá desbordes” o “Con Desbordes se desbordarán las ansias por vivir”.

Joaquín Lavín y Mario Desbordes, son parientes lejanos de una derecha famélica, que sufre traumas y se suicida a cada rato. Lavín pertenece al grupo de los patricios y Desbordes al sector plebeyo. Intentarán resucitar a RN, por haber quedado convertida en guiñapo, mientras llora su desgracia. Ambos, merecen la comprensión de aquellas personas, que aún creen en las promesas de los vendedores de ilusiones. Otros hablan de vendedores de humo, pero el humo al menos se ve. Profesión que se ha convertido en una práctica que  compromete a vastos sectores de la política. No vaya a suceder que se desborde un río y arrastre las piedras hasta la mar, bajo las cuales se encuentren abrazados, Joaquín Lavín, Mario Desbordes y Augusto Pinochet. Tres personas distintas, pero un solo Dios no más.

Advertisement

 

Por Walter Garib

 

 

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor

Related Posts

  1. Aleluya, alabada sea la hipocrecía, todo puede, como por arte de magia, es decir, por arte de perder la dignidad y la moral , convertir a un ser humano en un ente totalmente diferente al anterior, ya que todo puede suceder entre los pobres limitados seres humanos. Lavín, Desbordes, como las serpientes de toda clase se deshacen de la piel exterior y se presentan como nuevos seres humanos que nada tienen que ver con la piel deshechada, piel que representa una historia actualmente despreciada por la inmensa mayoría de los chilenos, bueno asi pareciera desde Octubre del año pasado. Pero, no pueden faltar los peros, en muchas partes de este chilito mío, aparecen los mismos de siempre, los que siempre se han presentado para que les metan la mano, el pié y hasta los pensamientos en la boca. los aceptan con los brazos abiertos y les prometen el perdón del voto para que los sigan engañando. Pero, son solamente estos dos los que se han deshecho de estos inconvenientes que los caracterizaba en un pasado no tan lejano, no , no, esto esta sucediendo con muchos otros que ven que sus posiciones pasadas los están dejando en el tacho de la historia. Tienen que cambiar, prontamente , tienen que cambiar o sino desaparecen y con ello toda un biografía vergonzosa de arrastrarse frente a una minoría para que sigan explotando a los que viven en este sufrido país, pero no solamente explotan a los ciudadanos, sino que tambien explotan las riquezas naturales en que estos seres humanos nacen,, viven, se desarrollan malamente y mueren. Los Lavin, los Desbordes, los Elizalde, los Escalona, y tantos, tantos otros de diferentes pieles que en el pasado no muy lejano gobernaron nuestro sufrido país. ¿volveremos a ser engañados? ¿Aceptaremos su nueva apariencia sin chistar? ¿los dejaremos que sigan haciendo y deshaciendo con nuestras vidas como lo han hecho por tanto, tanto tiempo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software