Política

Kast y el aborto

Advertisement

José Antonio Kast  no es muy feminista, sobre los derechos de las mujeres dice pocas cosas, pero son contundentes. Desde luego, se eliminará totalmente el aborto. Dice que  va a derogar la ley, porque es partidario de la vida.

Todo el mundo es partidario de la vida, señor, a ninguna mujer le gusta hacerse un aborto, lo hacen por necesidad. Usted tiene 9 hijos porque tiene el dinero más que suficiente para mantenerlos y porque su señora puede tener la mejor atención médica  y personal que la ayude. Y no nos diga que sólo ella y usted han criado a las nueve criaturas sin ayuda ninguna, porque eso es inverosímil.

En cambio una mujer pobre que se quedó sola con cinco hijos, porque el hombre se largó y la dejó embarazada, ya no puede mantenerlos a todos, esos niños van a crecer desnutridos y con escasos estímulos intelectuales. Y la joven estudiante que se embarazó porque el novio no quiso usar condón, si tiene al hijo va a dejar de estudiar, va a trabajar de cualquier cosa  mientras cría a su hijo en malas condiciones, porque el trabajo no le da tiempo  y  va a tener que recurrir a una vecina poco capacitada.

Advertisement

En fin, señor, hay miles y miles de mujeres que se tienen que hacer un aborto, y si no existe aborto legal que pueda ser hecho en debida forma por un  médico, se va a hacer un aborto ilegal practicado por una persona que no tiene la menor idea de higiene  y no sabe detener una hemorragia. Si no se muere de la hemorragia, la pobre mujer se va a infectar, se morirá de la infección y si se atreve a ir a un hospital, la van a mandar presa por  aborto ilegal.

Advertisement

Usted es partidario de la vida ¿Y qué me dice de la vida de las madres que mueren por abortos  mal hechos por una abortera ignorante?

Advertisement

Las tres causales de aborto que se han aprobado en Chile son las  mínimas aceptables.

Advertisement

La inviabilidad fetal ¿la va usted a derogar también? Entonces ¿quiere que nazcan fetos muertos? Si la base de su propuestas  es el respeto a la vida, aquí no hay ninguna vida que respetar, porque el feto es inviable. Esta inviabilidad no la va a determinar el presidente de la República, sino el médico antes de practicar el aborto. Sólo va usted a obligar a una mujer a terminar los 9 meses de un embrazo inútil y a afrontar todas las angustias y problemas que ello comporta. Eso no es amor a la vida, señor Kast, es afán de hacer sufrir a las mujeres, porque usted es un  machista consumado.

¿Y el riesgo de muerte de la madre, que es un hecho médico que usted no tiene por qué  calificar,  ¿tampoco importa? porque importa más un feto que no tiene vida independiente propia, que la de una mujer viva, hecha y derecha.

Advertisement

Usted se está aprovechando de conceptos tan vacuos como el que dice «respetar la vida», cuando aquí hay una verdadera vida que se acabaría, la de la madre.

Advertisement

No está usted respetando la vida, está sacrificando una vida por otra. Y para un hombre tan religioso como usted, esta facultad sólo debe pertenecer a Dios.

Advertisement

Y la violación, que es una de los delitos más terribles y repugnantes que puede sufrir una mujer, a usted  no le parece que justifique un aborto. En el fondo, esto  es  aceptar  y minimizar las violaciones  y permitir que ellas den vida a un fruto no querido.

Por cierto, que lo primero que hay que tener en cuenta, es que nadie ni nada obliga a una mujer a abortar. El aborto es absolutamente voluntario.

Advertisement
Advertisement

Si usted realmente respetara la vida de las  mujeres, no sólo aceptaría la legislación vigente, sino que propondría al Congreso el aborto voluntario, sin tener que justificarlo. En muchísimos países  esto ya se ha establecido. Porque  desde luego, los científicos no  creen que un feto de menos de 12  semanas sea un ser con vida propia, en cambio la vida de la  madre es inobjetable y mucho más respetable, porque es un ser humano  absoluto.

Sus convicciones religiosas usted no tiene derecho a imponérselas a los demás, sobre todo en un  país en que está separada la Iglesia y el Estado. ¿O también eso lo va a cambiar?

Y lo último que debería usted saber: el presidente de la República no deroga leyes, eso   sólo lo puede hacer el Congreso que las dictó.

Advertisement
Advertisement

Ah, es que usted va a disolver el Congreso, como hizo la dictadura. Pues entonces las cosas pasan a otro nivel.

Advertisement

 

Por Margarita Labarca Goddard

Advertisement

 

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software