Mundo

La melodía de la solidaridad: un cuento entre Bélgica y el Sahara Occidental

Hace dos años, Fabio Salvia del Comité belga de apoyo al pueblo saharaui y Thibault Zalesky del CNAPD viajaron a los campamentos de refugiados saharauis, en el sur de Argelia. Allí descubren la dura realidad en la cual sobrevive este pueblo silenciado por los medias de todo el mundo. En ese entonces, sienten la necesidad de acercarse más al alma de la cultura saharaui, de construir lazos profundos con ella: así nace el proyecto “La melodía de la solidaridad”.

“Con Fabio Salvia del Comité belga de apoyo al pueblo saharaui viajamos a los campamentos por primera vez en octubre de 2019. Allí descubrimos la dura realidad de estos refugiados”, nos comparte Thibault Zalesky, CNAPD.

“Intentamos hablar en Bélgica sobre la situación humanitaria, las barreras políticas. Sin embargo, lo que nos había hecho falta durante este primer viaje, había sido de encontrar el alma de la cultura saharaui. Nos hemos quedado reflexionándolo, y hemos pensado que habría sido formidable poder elaborar un proyecto por encima de las notas de la música saharaui”, explica Thibault Zalesky.

“En 2019 habíamos visitado la Escuela Nacional de Música Mártir Ahmed Salem Tnagi, en el campamento de Bojador. Allí nos dijeron que la escuela estaba cerrada, falta de fondos”, sigue Thibault Zalesky. “Estaban los muros, los instrumentos, pero las notas no estaban”.

Advertisement

“La música saharaui es la expresión de la voluntad de su pueblo, hacia un porvenir que sigue buscando e intentando construir. Nosotros queríamos permitir un espacio de expresión a través de la música, para facilitar la creación de lazos horizontales. Eso ha sido formidable. No creíamos de que el proyecto funcionaría así como funcionó. Esta semana hemos escuchado las notas de la música en la escuela, hemos escuchados las risas y descubierto las sonrisas entre las miradas de los saharauis que participaron”, concluye Thibault Zalesky.

 

 

La melodía de la solidaridad

Advertisement

Fue así que, entre el 13 y el 20 de febrero, una pequeña delegación de Bélgica, que comprendía dos italianos, un franco-iraní y un belga de origen polonés (Fabio Salvia, Federica Morelli, Nima Sarkechik y Thibault Zalesky) llegó a los campamentos de refugiados saharauis por medio de un vuelo chárter bien caótico como siempre.

Instalados en Bojador, por una semana, supieron crear “lazos musicales” que acercaron la música europea a la saharaui, en un encuentro solidario y lleno de emociones.

El proyecto fue llevado a cabo en la Escuela de Música del campamento de Boujdour. Esta escuela, hoy, carece gravemente de los medios necesarios para su funcionamiento (falta de instrumentos musicales, falta de maestros, edificios en ruinas).

Para ayudar a hacer frente a esta situación extremadamente precaria y difícil para los refugiados saharauis, la delegación propuso varias actividades culturales y de solidaridad. En particular, hacia la Escuela de Música.

Advertisement

Efectivamente, punto crucial de este proyecto es la promoción de la Escuela Nacional de Música y sus actividades, mediante la dotación de recursos didácticos e instrumentos musicales. Y eso no solamente durante esta semana, sino a largo plazo.

En efecto, las emociones que pudieron expresarse durante esta semana fueron tan fuertes que ya no parece posible dejar este proyecto. “El primer momento en que empezamos un bucle fue el más fuerte. Trabajo en un medio en que se pretende que haya algo de universal. Bien, para mí la vibración de la música es lo universal”, Thibault Zaresky.

“Ha sido súper intenso, una emoción directa desde el primer momento. Nos encontramos en una situación difícil de explicar a través de las palabras; estos días fueron hechos de percepciones, sentimientos, emociones…”, dice Federica Morelli.

Advertisement

¿Por qué camino sigue La melodía de la solidaridad?

“Ahora seguimos por tres caminos:

  • Queremos buscar fondos para que la escuela de música pueda abrirse de nuevo, después de ya 7 años cerrada. Parece imposible poder seguir así después de tantas emociones.
  • Queremos también seguir con intercambios culturales y musicales entre músicos belgas y saharauis, para descubrir nuevos caminos musicales.
  • Queremos también crear un festival, facilitar la circulación de artistas saharauis y facilitar la llegada de artistas internacionales aquí”, dice Thibault Zalesky.

 

La situación de los campamentos de refugiados saharauis

La situación de los refugiados saharauis se considera una crisis olvidada, según la definición de la Dirección de Ayuda Humanitaria y Protección Civil (ECHO) de la Comisión Europea: una crisis humanitaria grave y duradera en la que las poblaciones afectadas no reciben nada o reciben muy poca ayuda internacional y donde no hay voluntad política para resolver la crisis, en particular debido al bajo interés de los medios.

Advertisement

Cuando España se retiró de su colonia del Sahara Occidental en 1975, cedió el control y la responsabilidad administrativa a Marruecos y Mauritania. La división del territorio y su ocupación cada vez más militarizada por Marruecos y Mauritania han desencadenado un conflicto armado con el Frente POLISARIO, que representa los intereses del pueblo saharaui. El Frente POLISARIO proclamó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en 1976 y se enfrentó cara a cara con Marruecos. Aunque las dos partes aceptaron la mediación de las Naciones Unidas para la organización de un referéndum de autodeterminación en 1990, el conflicto sigue estancado porque Marruecos rechazó los resultados de la identificación de votantes organizada por la Misión de la ONU para la Organización del Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO).

Atrapados en el fuego cruzado, los refugiados saharauis se establecieron en la región de Tinduf, en el sur de Argelia, en 1975, con la esperanza de algún día regresar a casa. El clima en esta región es extremadamente duro. El acceso a recursos básicos como alimentos, agua, salud, vivienda y educación es muy limitado. Muy aislados, los campamentos casi no ofrecen oportunidades de trabajo. Los campamentos están ubicados en una zona particularmente árida del Sahara. Los refugiados llevan 45 años en el exilio y cuentan con muy pocos recursos y dependen de la ayuda de ACNUR, PMA, UNICEF y el programa alimentario de la UE: ECHO, la cooperación del CICR y ONG internacionales para contribuciones en las áreas de salud, educación, transporte, economía y cultura. 175.000 refugiados viven en los campamentos, y la ayuda humanitaria solo llega a 135.000 de ellos, de los cuales 90.000 son considerados vulnerables por ACNUR. A esta cifra hay que sumar otros 5.000 saharauis que abandonaron los territorios liberados de la RASD a causa del conflicto en torno al muro de arena.

 

 

El Comité Belga de Apoyo al Pueblo Saharaui

Advertisement

El Comité Belga de Apoyo al Pueblo Saharaui fue creado por Pierre Galand en 1975, pocos meses después de la invasión del Sahara Occidental por el Reino de Marruecos y Mauritania. Pierre Galand era entonces Secretario General de Oxfam-Bélgica. Recibe la visita de Mohamed Sidati, un joven saharaui que llegó en busca de apoyo internacional mientras la guerra arrasaba el Sahara Occidental y las mujeres y los niños saharauis estaban exiliados en el suroeste de Argelia. Desde entonces, el Comité ha apoyado al pueblo saharaui en su lucha por el respeto de sus derechos fundamentales. Muy rápidamente se constituyó una verdadera red europea de apoyo al pueblo saharaui. Se trata de EUCOCO (Conferencia Europea para la Coordinación de Apoyo al Pueblo Saharaui). EUCOCO organizó su primera conferencia internacional en 1975 en Ámsterdam y desde entonces ha sido el encuentro anual de la solidaridad europea con el pueblo saharaui. El Comité de Apoyo Belga está registrado como ASBL desde 1997.

El Comité Belga de Apoyo al Pueblo Saharaui es una ASBL que, por lo tanto, hace campaña por el respeto del derecho internacional en el Sahara Occidental y en los campos de refugiados saharauis. La ASBL contribuye a la investigación, defensa y promoción de los derechos fundamentales del pueblo del Sahara Occidental y, más concretamente, de su derecho a la autodeterminación. El Comité es una parte integral de la ONG Forum Nord-Sud y es miembro del CNCD 11.11.11, el CNAPD y la Red Belga de Recursos Naturales.

El Comité organiza periódicamente eventos destinados a informar a la opinión pública sobre el conflicto del Sáhara Occidental. Esta labor de sensibilización se concreta en conferencias, debates, formaciones o intercambios interculturales a través de la promoción de los artistas saharauis. La publicación regular de artículos y análisis, así como la colaboración con otras asociaciones belgas e internacionales también constituyen uno de los ejes clave del trabajo del Comité.

El Comité tiene, además de sus actuaciones en Bélgica, un papel estratégico dentro de EUCOCO (Conferencia Europea para la Coordinación del Apoyo al Pueblo Saharaui) ya que proporciona la secretaría general. Al mismo tiempo, el Comité organiza, cada año, misiones de observación en los campos de refugiados saharauis a las que se invita a la prensa ya las asociaciones con las que colaboramos.

Por último, el Comité lleva a cabo campañas periódicas de promoción dirigidas a los responsables de la toma de decisiones políticas. Como tal, el Comité coordina los intergrupos parlamentarios belga y europeo sobre el tema del aáhara Occidental. Además, el Comité organiza, cada año, una sesión de incidencia en el Consejo de Derechos Humanos y envía un peticionario para defender la causa del Sáhara Occidental en el marco del Cuarto Comité de las Naciones Unidas.

Advertisement

El año 2020 fue especialmente intenso para el Comité ya que al trabajo habitual se sumó la reanudación de la guerra en el Sahara Occidental, tras la violación por parte del ejército marroquí del alto el fuego firmado en 1990.

Gracias al apoyo de los voluntarios y del Foro Norte-Sur, el Comité llevó a cabo una vez más actividades de sensibilización, promoción y fortalecimiento de la solidaridad Norte-Sur con el pueblo saharaui. Este es un trabajo permanente que se desarrolla tanto a nivel local como a nivel nacional e internacional.

 

¿Quién permitió este proyecto?

  • Comité Belga de Apoyo al Pueblo Saharaui
  • CNAPD
  • Delegación belga del Polisario a Bruselas
  • Amigos del Mundo Diplomático-Bélgica (AMDB)
  • Ciudad de Bruselas
  • Escuela Nacional de Música Mártir Ahmed Salem Tnagi, campamento de Boujdour, campamentos de refugiados saharauis en la provincia de Tinduf, Argelia
  • Escuela Nacional de Cine en el campo de Boujdour
  • Ministerio de Cultura de la RASD
  • Comité Nacional Argelino de Solidaridad con el Pueblo Saharaui
  • Todos los demás quienes colaboraron

 

Advertisement

Elena Rusca, Ginebra, 22.02.2022

 

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software