Mundo

Aumento de costos, conflictos y desastres climáticos crean un futuro desesperado para millones de refugiados en África Oriental

Millones de familias desplazadas en África oriental se hundirán más en el hambre a medida que las raciones de alimentos disminuyan debido a que los recursos humanitarios se estiran al límite mientras el mundo lidia con un cóctel tóxico de conflictos, impactos climáticos y Covid-19. Todo eso combinado con la especulación de los costos de alimentos y combustible, por causa de una guerra económica que parece siempre más insulsa.

 

A pesar de los esfuerzos para estirar los recursos a través de esquemas de priorización, (lo que significa que la asistencia alimentaria se prioriza para las familias más vulnerables), la gran cantidad de refugiados que necesitan apoyo ha aumentado, junto con la brecha entre los recursos y las necesidades.

En la última década, el número de refugiados en el este de África casi se ha triplicado, pasando de 1,82 millones en 2012 a casi 5 millones en la actualidad, incluidos 300.000 refugiados nuevos solo el año pasado.

El aumento del número de refugiados no ha ido acompañado de un aumento de los recursos, lo que ha obligado al Programa Mundial de Alimentos (PMA) a tomar decisiones sobre quién recibe asistencia alimentaria y quién no. Hoy, más del 70 por ciento de los refugiados que necesitan asistencia no reciben una ración completa debido a la escasez de fondos.

Advertisement

“Los refugiados y los desplazados internos están en el centro de los recortes en las raciones de alimentos, lo que agrava una situación desesperada para millones de personas desarraigadas de sus hogares y que a menudo dependen de la ayuda para sobrevivir”, dijo Clementine Nkweta-Salami, Directora de la Oficina Regional del ACNUR para el Este, Cuerno de África y los Grandes Lagos. “Cada vez más niños menores de cinco años experimentan altos niveles de retraso en el crecimiento y emaciación, ya que carecen de los nutrientes para crecer y desarrollarse”.

“Las familias no saben de dónde vendrá su próxima comida y se están endeudando enormemente, vendiendo lo que pueden o enviando a sus hijos a trabajar”, ​​agregó Nkweta-Salami. “El riesgo de violencia doméstica está aumentando. Sacar a las personas del peligro y protegerlas de graves riesgos de protección también requiere que sus necesidades alimentarias se aborden adecuadamente”.

 

Los países en detalles:

Burundi: Hay más de 86.000 refugiados alojados en Burundi, la mayoría de los cuales son de la República Democrática del Congo. En abril, el PMA proporcionó raciones completas a 54.000 refugiados. Sin embargo, la actividad tiene un déficit del 64 por ciento para el período de abril a septiembre de 2022, con un requerimiento de financiamiento neto de US$6 millones.

Advertisement

Djibouti: Casi 35.000 refugiados están alojados en Djibouti. El apoyo del PMA a los refugiados se está implementando en un 92 % para aquellos que reciben raciones en especie y ninguna reducción para aquellos que reciben efectivo. La actividad tiene un déficit del 45 por ciento para el período de abril a septiembre de 2022 con un requisito de financiamiento neto de US $ 2,9 millones.

Etiopía: Hay más de 837.000 refugiados y solicitantes de asilo en Etiopía, principalmente de Sudán del Sur, Somalia y Eritrea. El apoyo del PMA a los refugiados se está implementando en raciones del 60 % debido a limitaciones de financiación. La actividad tiene un déficit del 82 por ciento para el período de abril a septiembre de 2022, con un requerimiento de financiamiento neto de US$87,7 millones.

Kenia: Hay casi 547.000 refugiados y solicitantes de asilo en Kenia. El apoyo del PMA a los refugiados se está implementando en raciones del 50 % para quienes viven en los campamentos de Dadaab y Kakuma y del 60 % para quienes viven en Kalobeyei. La actividad tiene un déficit del 53 por ciento para el período de abril a septiembre de 2022, con un requerimiento de financiamiento neto de US$73,1 millones.

Ruanda: Hay unos 122.000 refugiados que reciben asistencia humanitaria en Ruanda. Los déficits de financiación significaron una prioridad basada en las necesidades. El esquema de distribución se introdujo en mayo de 2021, donde los refugiados altamente vulnerables reciben actualmente raciones del 92 por ciento y los refugiados moderadamente vulnerables reciben raciones del 46 por ciento. La actividad tiene un déficit del 55 por ciento para el período de abril a septiembre de 2022, con un requerimiento de financiamiento neto de US$13,9 millones.

Sudán del Sur: uno de los países más pobres y más afectados por conflictos de la región también alberga a casi 340.000 refugiados y solicitantes de asilo. La mayoría se enfrenta a altos niveles de pobreza y tiene acceso limitado a oportunidades de subsistencia. El apoyo del PMA a los refugiados se está implementando en raciones del 50 % debido a limitaciones de financiación. La actividad tiene un déficit general del 36 por ciento de abril a septiembre de 2022, con un requisito de financiamiento neto de US $ 62,9 millones.

Advertisement

Sudán: hay más de 1,1 millones de refugiados en Sudán, en su mayoría de Sudán del Sur. El apoyo del PMA a los refugiados se está implementando en raciones completas. La actividad tiene un déficit del 64 por ciento para el período de abril a septiembre de 2022, con un requerimiento de financiamiento neto de US$47,8 millones.

Tanzania: Hay más de 248.000 refugiados en Tanzania. El apoyo del PMA a los refugiados se está implementando en raciones del 68 % debido a limitaciones de financiación. La actividad tiene un déficit del 43 por ciento para el período de abril a septiembre de 2022, con un requerimiento de financiamiento neto de US$21 millones.

Uganda: con casi 1,6 millones de refugiados y solicitantes de asilo, Uganda alberga el mayor número de refugiados de África y el tercero del mundo. La escasez de fondos hizo que en octubre de 2021 se introdujera un esquema de priorización geográfica en el que algunos refugiados que viven en campamentos en el noroeste de Uganda reciben raciones del 70 por ciento y otros reciben el 60 o el 40 por ciento, según la ubicación geográfica. La actividad tiene un déficit del 51 por ciento para el período de abril a septiembre de 2022, con un requerimiento de financiamiento neto de US$74,9 millones.

El fuerte aumento de los costos de los alimentos y el combustible y el desplazamiento causado por el conflicto se ven agravados por el empeoramiento de la crisis climática. A nivel mundial, las inundaciones y las sequías son cada vez más frecuentes e intensas, afectando gravemente a países como Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán del Sur y Sudán, y empeorando la inseguridad alimentaria.

“La desafortunada realidad es que África oriental se enfrenta a un año de necesidades humanitarias sin precedentes, impulsadas por crisis climáticas severas, conflictos e inestabilidad en curso, y aumentos en los precios de los alimentos y el combustible”, dijo Michael Dunford, Director Regional del PMA para África Oriental.

Advertisement

“El crecimiento de las necesidades aquí refleja lo que vemos que sucede en todo el mundo e imploramos al mundo que no le dé la espalda a esta región y, en particular, a las comunidades extremadamente vulnerables de refugiados que tienen acceso limitado a los medios de subsistencia y dependen del PMA para sobrevivir.”

 

Ucrania: un conflicto que no ayuda África

Es probable que haya poco alivio hasta 2022, ya que el conflicto en Ucrania provocará una ola de hambre colateral al exacerbar aún más los problemas existentes, como los precios récord de los alimentos. Los refugiados son una de las poblaciones más vulnerables y estarán entre los primeros en sentir los efectos del aumento de los costos, que se producen cuando las comunidades aún se recuperan de dos años de consecuencias socioeconómicas debido al COVID-19.

El PMA necesita 226,5 millones de dólares para proporcionar raciones completas a los refugiados en África oriental durante el período de abril a septiembre de 2022.

Advertisement

Por el momento, las mayorías de los financiamientos se proporcionan por los prófugos ucranianos, mientras lo de África Oriental, junto a los yemenitas, sirios, saharauis, siguen muriéndose lentamente de hambre.

 

Elena Rusca, Ginebra

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal Ginebra

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software