Política Sin categoría

La socia de Boric

Los más sonados traspiés del gobierno en el lapso que va desde el triunfo electoral hasta el día de hoy, han sido producidos por los más importantes de sus personeros.

Desde la incursión entusiasta de la ministra del interior al territorio mapuche, hasta el desatinado trato del presidente a una mujer que le gritó amarillo.

No han sido actuaciones muy fáciles de defender.

Por cierto, en la intimidad gubernamental no habrá caído muy bien el trato que Gabriel Boric dio a la enojada pobladora.

No se sabe si a alguien de Ñuñoa o Providencia el muy popular término socia habría sido el adecuado en un caso similar.

Advertisement

Da la impresión de que en el trato que intentó ser amistoso y conciliador, hubo también algo de un clasismo que intentó ponerse en el nivel de la pobladora, cuyo acento y palabras la identificaban como alguien de claro raigambre popular.

Lo anterior es comprensible cuando alguien, en este caso Gabriel Boric, no ha tenido mucho contacto con gente de esos barrios profunda y orgullosamente proletarios. Muchas sino todas esas actuales poblaciones se levantaron a mano luego de tomas de terrenos que muchas veces cobraron su costo en muertos por los precisos Máuseres de los Carabineros de Chile.

Recordemos que desde muy cerca de ahí, esos mismos pobladores fueron capaces de echar al tirano cuando quiso hacer una actividad de proselitismo en un gimnasio. Es día pudo haber sido su fin.

La gente de esas comunas populares tiene una larga historia de lucha y por cierto de represión. Y, como quedó penosamente claro, no les basta a esas heroicas mujeres que alguien simplemente las eche de sus poblaciones como para que se vayan sin más.

Hablamos de gente brava.

Advertisement

Porque si el desatino lingüístico de Boric que buscaba un acercamiento amistoso fue desatinado, pedir a la mujer que se fuera de ahí, fue destemplado.

¿Qué se vaya de su población?

Su conducta le habrá significado una buena baja en la apreciación ciudadana luego de declarar a su gobierno como feminista y cercano a la gente.

Para decir las cosas como son, el feminismo no se limita solo a pañuelitos verdes, paridad ministerial, al uso abusivo, cansador y superfluo del niños y niñas, todos y todas, etc.

Parece que la consideración con las mujeres y la reivindicación de sus derechos luego de siglos de abusivo control macho, patrón, milico y cura, suma también a las que no aparecen en la foto, pero que están.

Advertisement

Que siempre han estado.

Y con las cuales hay que observar incluso un respeto mayor que el merecido a quienes la vida le ha sonreído por la vía de la riqueza, el acomodo o el partido.

Si las mujeres, en general, han sido víctimas de siglos de oprobio, agreguemos que las mujeres pobres lo han sido mucho más aún.

Para con nuestras mujeres hay que tener una capacidad de entendimiento de la historia, lo que es mucho más complejo que la paternalismo impostado que esconde un vocablo que se supone propio del habla popular.

Como un aporte al presidente Boric para lo que viene le cuento que la palabra socio o socito tuvo valor jergal en el medio de los ladrones chilenos hasta hace un tiempo.

Advertisement

Dicho en breve, fue un coa usado como manera de un acercamiento amistoso entre gente chora. Que esté en desuso, reemplazados por el muy actual compañero o el venezolanísimo pana, no le quita a socio su uso entre los choros de hace algún tiempo.

Habría que sugerir al presidente que, en lo sucesivo, ante improperios igual o más agresivos que del que nos preocupamos, nadie creyó que ser presidente sería cosa de coser y cantar, y si se trata de una mujer, lo más correcto será tratarla de señora.

Y a continuación, asumir lo que venga.

Y entre otras cosas, acostumbrarse a que el paisito que le toca gobernar es bien matizado en orígenes y condiciones sociales y que no podrá jamás intentar por la vía de la imitación de su habla, acercarse a la gente que lo quiere y a la que no.

Pero, por sobre todo, jamás utilizar su autoridad para echar a una pobladora humilde, de un barrio marginal, de una comuna pobre, porque en ese lugar el presidente va a ser siempre un advenedizo, alguien que viene de otra realidad, de otros ingresos, de otra historia y de otro futuro.

Advertisement

 

Por Ricardo Candia Cares

 

 

 

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor y periodista

Related Posts

  1. Serafín Rodríguez says:

    Lo del acercamiento amistoso con el uso del vocativo “socia” de Boric hacia la pobladora hay que entenderlo en el contexto de los antecedentes de punga de Boric y su madre, ambos sorprendidos robando en el mismo supermercado Líder de Punta Arenas hace algunos años. Una vez que se tiene en cuenta este antecedente del actual Presidente de la República de Chile, resulta claro que llamó “socia” a la pobladora como si se tratara de una persona de su misma calaña. Por el sólo hecho de ser pobre…

    https://www.eldinamo.cl/politica/Boric-la-historia-del-proceso-judicial-por-hurto-en-un-supermercado-20211029-0037.html

    Entre paréntesis, bien interesante cómo nuestro clasismo se refleja en lo que decimos, especialmente en los medios de comunicación que hablan de “vecinos” para referirse a los ciudadanos que viven en Las Condes, por ejemplo, y “pobladores” para los que viven en La Pincoya. Normal! Perfectamente normal! Y ni cuenta nos damos cómo discriminamos!

  2. JAIME ENRIQUE PARDO GONZALEZ says:

    Nuestro lenguaje nos revela absolutamente; es mas, nos constituye como personas, con nuestra historia y acervo cultural. El uso del lenguaje y las palabras en particular, son sujetos de ser interpretados por quien escucha, interpretaciones que son condicionadas por nuestra historia, género, vivencias, etc. Boric tendrá que ser extremadamente cuidadoso al dirigirse a personas vulnerables, que viven en sectores que han sido toda la vida reprimidos y golpeados por un modelo económico insensible donde participan del “mercado” quienes lo pueden hacer solamente. La aparición repentina de un Presidente en estos sectores residenciales donde su presencia ha sido la excepción por años, es todo un desafío, pues Boric deberá lidiar con Estados de Animo de resentimiento, resignación, desesperanza, y por sobre todo mucha Desconfianza. La Confianza se puede reparar y reconstruir, pero amerita no cometer estos errores que solo vienen a confirmar el clasismo tan chileno, con el agravante de generar una incoherencia en la figura del presidente al declarar en discursos su opción por los vulnerables y en el territorio, sin gestionar adecuadamente su emoción de la rabia, literalmente propone que la persona que lo increpa se vaya de su barrio. Son años de ausencia de Estado, son años de desigualdad social, en salud, en vivienda, en justicia, en definitiva en darnos cuenta como Estado que la igualdad de oportunidades la debe entregar el Estado, construyendo un país mas justo, mas humano, mas vivible. Hoy Boric, no es el gobierno del pueblo. No es Allende, ni pretende serlo. Es por ello que su figura, mientras el Gobierno no se haga cargo de reparar esta confianza, seguirá siendo motivo de controversia, y las puestas en escena en sectores vulnerables seguirá siendo motivo de controversia.

  3. Sergio Cuyul says:

    Y pensar que este psicópata y mitómano dice admirar al Presidente Allende. El presidente mártir jamás habría dicho ni hecho una salvajada de esta naturaleza; la hubiera llamado compañera…

  4. Gino Vallega says:

    Mucho ruido y pocas nueces; el que la llamó “socia” como acercamiento , falló; llamarlo psicópata y mitómano es transformarse en un “histérico” de la lengua; el llegar a los “pobladores” requiere más experiencia y “caerse” un par de veces, viniendo de un medio universitario bastante “esterilizado”. Pidámosle más cuidado y deseémosle mejor suerte la próxima vez.

  5. Leopoldo Letelier says:

    Que lamentable stuación.
    Recuerdo a tantos dirigentes sin más Salvador Allende y nunca se expresaron del tal forma a la gente sencilla y menos expulsarlos/las en un encuentro. Nerviosismo, imprudencia, improvisación o como se llame, no justifica este comportamiento.
    Mal, muy mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software