Debate Portada

El Rechazo es la expresión fiel de la Derecha chilena: Pinochetista y anti-democrática

La opción del Rechazo a la muy democrática elaboración de una propuesta de nueva Constitución significa que quienes la promueven prefieren el régimen y tipo de sociedad que nos dejó la Dictadura hasta hoy. Todas(os) aquellas personas que vivieron durante la Dictadura, así como los más jóvenes que escucharon el relato de sus mayores y la Historia, deben recordar muy bien lo que pasó. Ningún Derecho Humano respetado. Asesinatos de oponentes en Chile y en el extranjero. Tortura. Violaciones. Desaparecidos hasta hoy. Cárcel. Cientos de miles de despidos arbitrarios. Parlamento, sindicatos y partidos políticos eliminados. Delación institucionalizada en universidades, empresas y función pública. Robo de niños enviados al extranjero. Miedo instalado universalmente como arma de dominación diaria, donde la gente cerraba primero las ventanas de casa antes de atreverse a hablar. Cientos de miles de asilados. Eso fue la Dictadura.  ¿Ya se olvidaron de esto o esperan como algunos que el tiempo pueda borrar y hacernos olvidar ese infierno? Todo ese trágico legado histórico es lo que representa claramente hoy votar por el Rechazo.

Los organizadores de esta opción son pinochetistas, abiertos o disfrazados. Por más que nos digan hace años lo contrario e intenten desmarcarse de la figura del asesino Pinochet. No son todos los que intentan disfrazar su aprobación a la Dictadura. Otros como la UDI se declaran abiertamente y sin ambajes fervorosos partidarios del Dictador, al igual que el Partido Republicano, ese partido de bolsillo del defensor acérrimo de la dictadura y hoy de sus torturadores y asesinos.

La Constitución actual nacida en las condiciones arriba descritas y luego utilizada para crear un mundo solo para los ricos, es la que es necesario eliminar. El sistema político de estos 40 años tiene su base legal en ella. Todo el funcionamiento del Estado, la organización de la economía y la visión de país tiene en ella su eje rector.

Por esto es que aquellos y aquellas chilenas que se dejan engañar porque sobra una frase que no les gusta de un borrador que no han leído, o de un principio que les da miedo – infundido por las mentiras de todos los amarillos de siempre – la gente de mano que tienen los ricos para hacer fructificar sus ideas – que entiendan bien claro que lo que votarían es mantener este país tal cual como está ahora.  Las mismas desigualdades, la misma o peor concentración del dinero en unas pocas familias, los mismos salarios y pensiones de miseria que permiten apenas la sobrevivencia, el mismo sistema de salud solo para los que pueden pagarlo, la misma educación de calidad para los hijos de los ricos y mala por falta de recursos para el resto, la misma o peor destrucción del ambiente, donde se multiplican un poco por todos lados los Quinteros y los Puchuncavíes, el mismo papel subyugado de la mujer que se conoce, el mismo desprecio por lo pueblos originarios y sus legítimas aspiraciones, solo para indicar algunas de las características de esta sociedad. Que sepan y comprendan muy bien que al votar Rechazo es eso por lo que estarán votando. O sea, votar por mantener un país condenado a más de lo mismo. Más violencia, más robos, más desempleo, más campamentos, mas explotación de la mujer, más miseria para los trabajadores.  Tal como ha sido hasta ahora. De modo que después no digan que no sabían, o que no se habían dado cuenta.

Recuérdense que fueron engañadas(os) dos veces electoralmente por la Derecha con el breve intervalo de la señora Bachelet, donde también fueron engañados dado la existencia de una mayoría parlamentaria que permitía hacer transformaciones profundas que nunca fueron hechas. Ni aplanadora ni nada. Ni siquiera una pala. En 2010  los ricos los engañaron con el grito de  “arriba los corazones” y una vez más unos años más tarde con “los tiempos mejores”, el slogan de la campaña del especulador Piñera. Se ofrecían “empleos de calidad”, un fondo internacional de reconstrucción por el terremoto, resolver la mitad del problema de la falta de viviendas, terminar completamente con la delicuencia y el narcotráfico, libertad para escoger la empresa que la(o) explotará, o el colegio privado donde sus hijos como se demostró más tarde seguirían a merced de todos los Karadima que siguen apareciendo hasta hoy, pedófilos defendidos a muerte por la clase dominante en el poder. “Tiempos mejores” que incluyeron en el equipo ministerial durante todo ese gobierno,  un Ministro de Justicia -ni más ni menos – que defendió toda su vida los nazis de Colonia Dignidad y todas las atrocidades allí cometidas.

Advertisement

¡Los tiempos mejores! El cuento ese  que muchas(os) creyeron, donde podrían progresar en la escala social, tener una vida digna y ser respetados cualquier fuese su lugar en la sociedad. Las personas serían evaluadas por “meritocracia” como criterio de progresión en la vida. Esa donde quienes estudiaron en 5 colegios privados de los ricos ocupan casi todos los puestos claves en las principales empresas privadas del país.

¿Ya se olvidaron señoras y señores potenciales votantes del Rechazo de todas estas cosas que hizo la Derecha en dos gobiernos de Piñera? ¿Ya olvidaron los escándalos de ese especulador financiero que la Derecha escogió como Presidente, donde lo menos que hizo fue regalar una gran extensión de mar a Perú solo para su beneficio personal? ¿Ya se olvidaron de los robos permanentes de muchas grandes empresas? ¿Los perdonazos fiscales y judiciales a los amigotes? ¿Las colusiones donde se robaba – y tal vez se continue robando – al pueblo trabajador? ¿De los robos crecientes en las FFAA y Carabineros, que fue toda una política institucionalizada en las FFAA por Pinochet dando el ejemplo con su millonario robo al Estado chileno? ¿El enorme aumento de la violencia y la delincuencia que tanto decían irían a cortar de raíz y que ha sido siempre falsamente el caballo de batalla de la Derecha?

¿La Operación Huracán para asesinar a mansalva a ciudadanos mapuches? ¿La caja con 1 kilo de arroz, otro de azúcar y un preservativo? ¿Los muertos, lisiados, torturados y violados en las constantes represiones del sistema para defender los privilegios con sus miles de presos durante más de dos años sin juicio? ¿Ya se les olvidó? ¿Por qué fue entonces que marcharon millones por las NO+AFP, el fin de las Isapres, pensiones dignas, educación, etc? ¿Verdaderamente ya se nos olvidó todo eso?

Y si ahora se recuerda usted de estas verdades  ¿todavía algunos piensan votar Rechazo? Algunos lo hacen por dinero, como esa ciudadana y un transformista que aparecen estos días en una propaganda del Rechazo, mostrando pretendidamente personas desilusionadas con el borrador de texto constitucional. En verdad se trataba como se ha sabido después, de actores pagados. Falsa propaganda. Como todo lo que hace la Derecha. O convence a los trabajadores con sus mentiras, o simplemente los compra o los amenaza con despidos como en los medios de comunicación donde cientos de periodistas hablan y escriben lo que les mandan.  La falta de trabajo, el temor de perder el empleo, el status adquirido o el hambre hacen el resto. Esa es la democracia como la entiende la Derecha.

Los verdaderos organizadores de la campaña por la opción del Rechazo son por supuesto las grandes empresas que creen ver amenazados sus intereses económicos. Ellos mandatan a sus representantes políticos, dirigidos hoy por el señor J.A. Kast, el pequeño Fuhrer nacional. Esto es, una campaña pagada por los dueños de Chile. A Kast se rindieron incondicionalmente los partidos de Chile Vamos en la segunda vuelta de la última elección presidencial. Al hacerlo, apoyaron un programa bañado de una ideología que defiende lo peor del ser humano validando las injusticias sociales, manteniendo en la ignorancia a los estudiantes al negar la educación en muchas áreas de las ciencias y en educación sexual, regalando nuestros recursos naturales a las multinacionales, bajando los impuestos a los ricos, considerando a la mujer como un ciudadano de segunda categoría que su sola misión en la vida es procrear,  incrementando la violencia represiva del aparato del Estado contra toda aquella o aquel que no le guste el sistema impuesto, etc.

Advertisement

Para confirmar hoy el apoyo de estos partidos a las ideas del fascista Kast y a su política, en solemne reunión los partidos de Chile Vamos han acordado votar por la opción Rechazo el próximo 4 de Septiembre. Con ello, confirman de manera lógica lo que ya habían aceptado antes al apoyar al candidato Kast. Este decía enfáticamente que no se precisa ninguna otra constitución en nuestro país, porque la que hay está muy bien tal como está. Se sabía que pensaban así. Ahora lo han hecho formalmente por escrito. Son los mismos anti-demócratas de siempre, partidarios de un Golpe de Estado cuando es necesario para defender los intereses de la Derecha Económica que representan, donde no tienen problemas en que Chile siga siendo sangrado de sus riquezas naturales por las empresas extranjeras y las mujeres continúen explotadas más que los hombres. Y como de tal palo tal astilla, muchas de las caras visibles de su campaña por el Rechazo son hijas(os) o parientes de antiguos ministros y altos funcionarios de la Dictadura de Pinochet tales como el caso de la Sra. Marcela Cubillos o el Sr. Bernardo Fontaine, entre muchos otros. Ellos no quieren ninguna otra Constitución manteniendo así toda la creación hecha por Pinochet y el neoliberalismo rampante que vivimos. Esa es la lucha política que da la Derecha chilena hoy. Mantener el tipo de sociedad que los beneficia, o ser derrotada políticamente.

No solo la política de los partidarios del Rechazo está ideologicamente fanatizada y es anti-democrática. Sus métodos de propaganda política son igualmente digno de fanáticos anti-democráticos. Han comenzado a hacer campaña desde antes de la instalación de la Convención Constitucional!. A ojos cerrados. Desde antes de saber que cosa sería propuesta! Fanatismo en estado químicamente puro. Ellos, que amenazan a sus oponentes de ideologizados. Y siguiendo el mismo guión,  más tarde se han manifestado en contra del borrador recién ahora terminado con pseudo-argumentos, inventados y falaciosos  puesto que lo han hecho desde antes que hubiese siquiera un borrador de texto constitucional. Y el todo amenizado con acciones callejeras violentas de casco y linchaco como buenos herederos de Patria y Libertad, atentados a casa de ministros, activistas y amenazas permanentes a los propios miembros de la Convención Constitucional,  utilización de programas informáticos que “opinan” enviando millones de textos pre-fabricados en las redes sociales o los clarísimos llamados a la sedición por parte de un ex-Comandante en Jefe de la Marina. Es toda una campaña con mentiras sistemáticas y tergiversaciones sobre el borrador de texto constitucional o con estupideces pseudo-intelectuales como las del jefe Amarillo Cristian Warnken. Para demostrar que mucha gente repite lo que escucha de estos personajes sin informarse y leer por sí misma, investigaciones sociológicas han demostrado que la gran mayoría de las personas nunca leyó el borrador citado. Como poder opinar sobre algo que no se conoce? Esa es la Derecha chilena y sus métodos.

La Derecha nunca podrá ser democrática. Sería un contrasentido. Siendo los ricos una pequeñisima parte de la sociedad, y los pobres muchos millones, la democracia que es supuestamente el gobierno de las mayorías, sería muchas veces contraria a sus intereses. De allí que Derecha y dictadura vayan de la mano. Necesariamente.

Todos quienes apoyen a la Derecha en su intento de parar la nueva Constitución, significa que caminan de la mano con aquellos que defienden la dictadura y todas sus desigualdades puesto que precisamente votarán por mantener la Constitución del Dictador. Dicho sea de paso, esta Constitución fue retocada por el señor Lagos en 2005 . Hoy él, tal como vestal ofendida dice que no irá a la ceremonia de entrega de la propuesta constitucional por parte de la Convención Constitucional. El estará por supuesto por el Rechazo. Una decisión coherente, ya que el concordó con casi toda la constitución del Dictador. Por eso solo le dió algunos retoques. Y nos dijo en su momento que ya no precisábamos de ninguna otra. Se recuerdan? Por esto y en verdad por coherencia intelectual no debería asistir a dicha ceremonia. Ni él ni ninguno de los otros. Porque todos ellos han estado 40 años por mantener la Constitución del Dictador.

Junto con Chile Vamos en esta verdadera declaración de guerra contra cualquier cambio constitucional en el país, se juntan muchos senadores y diputados de la ex-Concertación, esos que se autodenominan centro izquierda, socialismo democrático, liberales, socialdemócratas o socialcristianos. Ellos votarán igualmente por el Rechazo e incitarán a sus operadores y militantes a hacer lo mismo. En su caso, muchos de ellos por una causa tan miserable como conservar su pega parlamentaria de millones de pesos mensuales mas prebendas y dinero de corrupciones de todo tipo. Tan miserable como eso. O en otros casos, porque esas y esos políticos hace décadas que se convencieron (o los “convencieron”) que lo mejor para el país era el neoliberalismo que han defendido y amplificado en los gobiernos concertacionistas y con cuyos resultados se muestran perfectamente satisfechos. El dinero de Ponce Leroux los regaba a todos. Ellos tendrán todavía ahora la posibilidad muy real de cambiar todo lo que les plazca de la nueva Constitución si ella se aprueba. En el caso de los senadores, estarán mamando de la teta del Estado hasta 2026, por lo que tendrán tiempo de sobra.

Advertisement

 

Los indecisos, aquellos que rechazan la propuesta de nueva Constitución porque no ha inscrito la exigencia al Presidente de enviar una ley de royalty minero, no ha nacionalizado el cobre, no ha expropiado inmediatamente el agua, o no ha eliminado completamente las AFP e Isapres, sepan que todo eso puede posteriormente ser materia de ley siempre y cuando se apruebe la nueva Constitución, pues esta propone en primerísimo lugar eliminar el rol subsidiario del Estado en la Economía. O sea,el Estado puede entrar en la actividad que quiera con empresas estatales. De otra parte, si hubiesen quedado esas materias incorporadas al texto constitucional, el actual Parlamento y Senado adverso a transformaciones profundas como lo vemos cada día, igual podría echar por tierra cualquier legislación verdaderamente alineada con los intereses de las grandes mayorías.

De otra parte, nunca todo un país está de acuerdo en todo. Algo imposible. En ninguna elección, de Presidente de la República a Presidente de una Junta de Vecinos. En ninguna ley, por más neutra que esta sea.  Porqué habría de serlo en un texto constitucional que habla de todos los aspectos de la sociedad?  Hay que rendirse a las mayorías. Así es en democracia.

La tarea democrática del momento es leer y comprender muy bien lo que dice el texto final de la propuesta de nueva Constitución que se publica a inicio de Julio próximo, para darse cuenta del progreso social que representa cuando comparada con la actual Constitución de Pinochet. Leerla, discutirla y comentarla con amigos, parientes y conocidos. En el trabajo, la escuela y la Universidad. En la mina y en el campo. En el sindicato y en la Junta de Vecinos. Si no participamos, así sea con esta pequeña tarea, los ricos van a  echar por tierra la decisión mayoritaria de chilenas y chilenos en cuatro elecciones sucesivas que votaron por tener una nueva Constitución. Y atención con comprar ediciones falsas de la propuesta constitucional, que la Derecha es capaz de todo.

De ganar el Apruebo esto todavía no representará el que podríamos fundar un país diferente en el futuro. Los principios constitucionales son solo eso. Es la legislación posterior la que los materializa o no. Habrá que luchar  acto seguido contra el llamado Partido del Orden, que intentará con toda seguridad en la cocina del Parlamento y el Senado, de destruir y desnaturalizar todo el progreso en distintas áreas que representa ese enorme esfuerzo hecho por los convencionales electos populares en el nuevo texto constitucional. Una propuesta de Constitución que es muchísimas veces mejor que la actual de la Dictadura. El solo hecho que se haya terminado con el principio de subsidariedad del Estado es un progreso enorme en sí mismo. Solo por ese principio rector derrotado en la nueva propuesta, tiene todo el sentido votar Apruebo.  El Pueblo deberá estar muy atento, organizarse desde la base y luchar por todos los medios para que no le roben el único texto constitucional verdaderamente democrático de nuestra Historia. Una verdad incontestable.

Advertisement

 

Por Patricio Serendero

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Serafín Rodríguez says:

    Párele señor, Serendero! Está Ud. diciendo, por ejemplo, que Julián Alcayaga y muchos otras personas, hombres y mujeres de izquierda que hemos entregado buena parte de nuestras vidas a combatir a la derecha, somos pinochetistas y antidemócratas o que le estamos haciendo el juego a la derecha porque en conciencia y después de estudiar la fondo a propuesta de la CC vamos a votar a favor del Rechazo o en blanco? Como botón de muestra, a continuación le incluyo, para que se informe, lo que escribió Alcayaga, una de las personas que más sabe en cuanto a la minería del cobre en el país:

    Estimados camaradas defensores del cobre,

    Hoy los vendepatrias y las transnacionales que los financian y les dan órdenes, lograron el cierre de la Fundición Ventanas, que las transnacionales mineras han perseguido desde hace más de 20 años y apoyados por grupos ecologistas financiados por las mismas transnacionales, lo que no consiguieron incluso con los dos gobiernos de derecha de Sebastián Piñera, lo obtienen hoy con el recién iniciado gobierno de “izquierda”.

    Son estos mismos vendepatrias que en el convención Constitucional rechazaron la Nacionalización de las empresas de la gran minería del cobre y del litio, rechazaron el establecimiento de un royalty sobre las ventas, con lo cual todos los derechos sociales en educación, salud, previsión y vivienda no quedan garantizados. Y con el actual Congreso y los actuales partidos políticos, incluso la iniciativa popular de ley, no pasará nunca de ser solo una loable intención. <con estos políticos y Congreso, con la iniciativa popular no podremos derogar la LOC 18.097 de la concesión plena, ni la 19.137 que permite vender los yacimientos de Codelco, ni la 20.392 que permite que a Codelco lo administren las transnacionales (ejemplo Máximo Pacheco).

    Son estos mismos que hicieron esta Nueva Constitución que es tan capitalista como la de 1980, salvo algunos voladores de luces como estado plurinacional, estado regional, paridad en el Congreso, pero que en ningún caso se puede decir que es una Constitución de izquierda. ¿Por qué entonces los que nos consideramos de izquierda tendríamos que aprobarla?

    La única manera de protestar contra los vendepatrias que rechazaron la Nacionalización, el royalty y ahora cierran Ventanas, es rechazando el próximo 4 de septiembre, o al menos abstenerse.

    Fraternalmente

    Julián Alcayaga

    • Patricio Serendero says:

      La Derecha está por el Rechazo porque para ellos este país no necesita cambio alguno. Si convenimos que eso es verdad, entonces no veo como se puede apoyar esa opción desde la Izquierda Socialista (esos que estamos efectivamente por una sociedad Socialista así a secas). La sola eliminación del principio de subsidariedad del Estado, pieza fundamental para el desarrollo del capitalismo neoliberal chileno justifica a mi ver todas las insuficiencias y omisiones del texto propuesto. Votar Rechazo porque el texto no incluye todo lo que muchos quisiéramos me parece una pésima decisión política porque objetivamente le da fuerza al enemigo político e ideológico. Además de irrealista. Como 300 propuestas que tuvieran todas que tener nuestra aprobación para decidirnos a votarla. Si los militantes de los partidos políticos aplicaran siempre ese criterio, no había tales partidos políticos.
      Que el actual Parlamento y Senado podrán hacer lo que quieran es verdad. Solo que la lucha no comienza ni termina el 4 de Septiembre. Es apenas otro capítulo en la talvez larga lucha por la liberación del Capital, donde algunos principios fundamentales propuestos pueden ayudar en dicho proceso, sin duda alguna. Al menos para mí.

      • Serafín Rodríguez says:

        Ahí está precisamente la gran trampa, señor Serendero! Si gana el Apruebo, la Constitución quedará consagrada como la voluntad del pueblo soberano! Voluntad del pueblo soberano para entregar las riquezas no renovables del país —las riquezas minerales del país, el cobre y el litio entre otros, lo único que el país realmente tiene— a la explotación y la expoliación por parte de los privados nacionales e internacionales y condenarlo al subdesarrollo. Y esto no es una cuestión menor, señor Serender! Lo es todo para la vida del país.

        El 11 de julio de este año se cumplirán 51 de la nacionalización del cobre y lo nacionalizamos para darnos nuestra independencia económica, nuestra Segunda Independencia, como la llamó Allende, algo que la CC ha violentado a un extremo al que ni siquiera los milicos osaron llegar.

        Así, de ganar el Apruebo, es bien poco lo que se podrá hacer en cuanto al tema porque la nueva Constitución adquirirá ipso facto el carácter de legítima.

        Sin embargo, si gana el Rechazo, siempre podremos continuar la lucha contra la ilegitimidad de origen de la Constitución vigente y las reformas cupulares que se le hagan porque mantenerla tal como está es simplemente impresentable según entiende perfectamente la clase política dominante. Además, al votar Rechazo, no habremos dado ninguna legitimidad a ninguna usurpación de nuestras riquezas naturales.

        Esta es la gran diferencia entre votar Apruebo y votar Rechazo, señor Serendero! Piénselo bien!

        • Germán F. Westphal says:

          Si nuestro interlocutor, Patricio Serendero, es el mismo Patricio Serendero que por allá en la segunda mitad de los años 1970 estuvo en la Universidad Simon Fraser, Vancouver, Canadá, e hizo arreglos para llevar allí al ministro de Allende Pedro Vuskovic a fin de que dictara la conferencia “Latin America: The Way Forward… Fascism or Socialism?” de la cual conservo un volante, no es necesario explicarle nada relativo a la nacionalización del cobre porque conoce perfectamente la importancia que tuvo y tiene para el país.

          • Patricio Serendero says:

            El argumento que el Apruebo representaría la aprobación del Pueblo para el próximo medio siglo se puede aplicar exactamente igual para el caso que gane el Rechazo. Contrario a lo expresado por el pueblo en 4 elecciones anteriores de que sí quería una nueva Constitución, algo que no podemos soslayar ahora, repito, que no podemos soslayar, aprobar Rechazo significa darle legitimidad a la Constitución Pinochet/Lagos. Legitimidad que nunca tuvo. Hay que escoger, votamos con el 80% o con el 20%.

            No nos damos cuenta todavía que el Poder real respeta una Constitución solo de acuerdo a sus intereses de clase social?. No fue la Constitución del 25 enviada al basurero por el Golpe? El papel aguanta todo pero luego se rasga fácilmente. El triunfo del Rechazo le permitiría decir a la Derecha que hemos llegado “al fin de la Historia” en este rincón del mundo, como dijo aquel japonés cuando cayó el Muro de Berlin. Si se Aprueba la nueva Constitución por el contrario, por lo menos se podrá luchar contra el Parlamento que pretenderá acto seguido desfigurarla. Si gana el Rechazo, ni eso. El Parlamento y el Senado no se van a ocupar de un problema que para ellos nunca existió. Y otro 19 de Octubre solo ocurre de vez en cuando en la Historia. Los explotados aceptan más o menos a sus explotadores.

        • Patricio Serendero says:

          Usted está equivocado don Serafín. Como puede pensar que “…mantenerla tal como está es simplemente impresentable según entiende perfectamente la clase política dominante.” ? La clase dominante creó esta Constitución y está perfectamente feliz con ella. Es la base legal del neoliberalismo. Pregunte a los dueños de Chile que opinan. Porqué cree que la Derecha discute ahora mismo la organización de otro golpe de Estado si gana el Apruebo? Porque esta nueva Constitución sí que les parecería impresentable. Mire la investigación (Interferencia) sobre lo que piensa el Jefe de Inteligencia de Carabineros (con la pasividad sorprendente del Gobierno) y extrapole eso a los jefes de inteligencia, altos mandos y oficialidad de las FFAA. De ganar el Rechazo eso tendría una ventaja segura: no habrá Golpe de Estado.

          • Serafín Rodríguez says:

            Sí, a lo mejor me equivoco en eso, pero definitivamente no me equivoco cuando afirmo que “Si gana el Apruebo, la Constitución quedará consagrada como la voluntad del pueblo soberano! Voluntad del pueblo soberano para entregar las riquezas no renovables del país —las riquezas minerales del país, el cobre y el litio entre otros, lo único que el país realmente tiene— a la explotación y la expoliación por parte de los privados nacionales e internacionales y condenarlo al subdesarrollo. Y esto no es una cuestión menor, señor Serender! Lo es todo para la vida del país.” Esta es la cuestión de fondo que planteo y que Ud. elude, caballero!

            P.S. La propuesta de la CC no es sólo cuestionable para la derecha sino que de manera transversal a nivel ciudadano tal como muestran las encuestas, a menos que estén mintiendo desvergonzadamente. En cuanto a los Loprestis que menciona Interferencia.cl, el gobierno tiene las herramientas para darlos de baja. Lo sorprendente es que no lo haya hecho, pero ese es otro tema.

          • Germán F. Westphal says:

            Nada de qué preocuparse entonces! Votemos todos por el Rechazo y evitamos el Golpe de Estado! O por el Apruebo y dejamos en manos de las dos derechas que salven a la Patria haciendo lo que les venga en ganas con la Nueva Constitución en el Congreso! Para eso tienen los 2/3 en ambas cámaras y, con un poco de sustito, hasta el FA y el PC se les une!

  2. Felipe+Portales says:

    Desgraciadamente, el “Apruebo” y el “Rechazo” están apuntando en la misma dirección según muchísimos de los adherentes de cada una de esas opciones aparentemente enfrentadas. Así, han surgido las consignas de “Apruebo para Reformar” y “Rechazo para Reformar”. Las que tienen pleno sentido, desde el momento en que la propia CC le está asignando ¡al actual Congreso de la vieja Constitución (de Pinochet, refrendada por Lagos y todos sus ministros) la tarea crucial de implementar legislativamente la eventual nueva Constitución! Y Congreso en el cual la sola derecha tradicional cuenta con el poder de veto en el Senado (50% de sus miembros) con lo que se asegura que NINGUNA disposición de la nueva Constitución será aprobada sin su consentimiento. Y en que las dos derechas cuentan con los dos tercios en ambas cámaras, ¡con lo que además podrán proceder a cambiar TODAS las disposiciones de la nueva Constitución que quieran ya que no requerirán de plebiscitos ratificatorios para tal efecto…

    • Germán F. Westphal says:

      Efectivamente, según la encuesta CADEM del domingo último, 19 de junio, la propuesta de nueva Constitución sólo cuenta con un apoyo del 11% mientras que el “Apruebo para Reformar” y el “Rechazo para Reformar” que menciona Felipe Portales suman un 65%! Es decir, una vasta mayoría cuestiona, ya sea parcial o totalmente, la propuesta de la CC. En síntesis, con un 11% de apoyo firme, la CC ha fracasado estrepitosamente en su cometido, independientemente de que se apruebe o se rechace su propuesta. En estas circunstancias, todo lo que afirma el artículo en comento carece de relevancia pues el 65% que cuestiona la propuesta de la CC es transversal. Los datos de la encuesta son los que siguen:

      (1) Apruebo 37% y Rechazo 43% con 9 puntos de ventaja. Indecisos 17%
      (2) A favor de aprobar sin reformar 11%
      (3) A favor de rechazar para mantener la Constitución actual 18%
      (4) A favor de aprobar para reformar 30% y rechazar para iniciar un nuevo proceso constitucional 35% = 65%

  3. Patricio Serendero says:

    El argumento que el Apruebo representaría la aprobación del Pueblo para el próximo medio siglo se puede aplicar exactamente igual para el caso que gane el Rechazo. Contrario a lo expresado por el pueblo en 4 elecciones anteriores de que sí quería una nueva Constitución, algo que no podemos soslayar ahora, repito, que no podemos soslayar, aprobar Rechazo significa darle legitimidad a la Constitución Pinochet/Lagos. Legitimidad que nunca tuvo. Hay que escoger, votamos con el 80% o con el 20%.

    No nos damos cuenta todavía que el Poder real respeta una Constitución solo de acuerdo a sus intereses de clase social?. No fue la Constitución del 25 enviada al basurero por el Golpe? El papel aguanta todo pero luego se rasga fácilmente. El triunfo del Rechazo le permitiría decir a la Derecha que hemos llegado “al fin de la Historia” en este rincón del mundo, como dijo aquel japonés cuando cayó el Muro de Berlin. Si se Aprueba la nueva Constitución por el contrario, por lo menos se podrá luchar contra el Parlamento que pretenderá acto seguido desfigurarla. Si gana el Rechazo, ni eso. El Parlamento y el Senado no se van a ocupar de un problema que para ellos nunca existió. Y otro 19 de Octubre solo ocurre de vez en cuando en la Historia. Los explotados aceptan más o menos a sus explotadores.

  4. Felipe+Portales says:

    Primero, se equivoca profundamente Patricio Serendero cuando identifica a la Constitución actual como la del 80, y de Pinochet sin más. Olvida algo clave posterior. Que aquella fue ratificada por el bloque consensual de los 30 años (Derecha + Concertación) en 2005. A tal grado, que desde entonces está suscrita por Lagos y todos sus ministros. ¡No por Pinochet! Y esto es de la mayor importancia. Significa que surgieron con toda propiedad dos derechas en nuestro país. La clásica y la conformada por el PDC, PR, PPD y PS. Y de esta última en la CC prácticamente el único relevante es el PS. Además, Serendero también olvida que luego de 2011, cuando surgió la demanda de Asamblea Constituyente, los más acres opositores fueron Lagos y los líderes del PS (Escalona Insulza y Andrade). Y que después Michelle Bachelet nos engañó olímpicamente con su “proceso constituyente” que movilizó patéticamente a miles de personas en los hoy olvidados y tristes “cabildos”. Y que luego de la revuelta de octubre las dos derechas idearon maquiavélicamente un remedo de Asamblea Constituyente con el objeto de neutralizar la revuelta. Y si bien el antidemocrático quórum de dos tercios no sirvió para entregarle a la sola derecha tradicional el poder de veto, selo entregó a las dos derechas en conjunto. Y tanto lo usaron, que entre ambos hoy le entregaron ¡al actual Congreso en que tienen los dos tercios en ambas cámaras! el poder de concretizar o no y cómo quieran el texto de la nueva Constitución. Y ¡peor aún!, la posibilidad de cambiar todo lo que quieran de ella, ya que con sus dos tercios no requerirán de plebiscitos ratificatorios para sus reformas…

    • Patricio Serendero says:

      Señor Portales, en múltiples artículos míos, incluído algún comentario aqui hablo de la Constitución Pinochet/Lagos para indicar su origen. No me interesaba destacar a Lagos en mi artículo. La idea era asociar claramente la Constitución actual con el Dictador y eso con los organizadores del Rechazo: la Derecha económica y la política, con destaque para la ultra-derecha de Kast. En lo esencial esa Constitución es la de la Dictadura. Incluso Ud ha señalado que Lagos le hizo modificaciones dejando igual lo esencial: el Estado subsidiario principalmente.
      Lo que Ud llama “la otra Derecha” y critica quien no la utilize como categoría de análisis, también tiene dedicado uno de los párrafos finales de mi artículo cuando hablo de los miembros de la ex-Concertación parlamentaria que están por el Rechazo y otros por el Apruebo (para cambiarla rapidamente después.). Yo no la llamo “otra Derecha”. Le digo porqué.
      No toda la gente utiliza las categorías de análisis sociológico suyas señor Portales. Somos muchos otros que utilizamos la sociología marxista, el método de análisis dialéctico y el materialismo histórico para explicar la Historia. Esa “otra Derecha” no es más que segmentos de clase media alta y media, que tanto por ideología como por intereses materiales han sido leales servidores a los intereses de la Derecha. La Derecha que manda es una sola: la económica. Su representación política (RN, UDI, Evopoli, PR) tiene en sus filas directamente miembros de la alta burguesía como Piñera, Chadwick, Larraín, Errázuriz, Edwards y otros que no lo son, como Desbordes o Bellolio o la Sra. Cubillos.
      La “otra Derecha” (parlamentaria suponemos) , son en general miembros de la clase media . Después de décadas de vivir con privilegios y salarios diferentes al resto de los chilenos, donde sus hijos van también a los colegios de los ricos, veranean en los mismos lugares, utilizan los mismos hospitales privados, tienen una pensión diferente, etc., ha hecho de ellos una sub-clase media alta. Material y por lo tanto Ideológicamente vendidos a la clase dominante: la burguesía. La clase media en general es la más volátil de todas las clases sociales en términos ideológicos. Muchos políticos de la ex-Concertación son un buen ejemplo de esto. Siempre buscando como acomodarse mejor y conseguir ascender en la escala material y social, un objetivo siempre deseado. Todos esos políticos izquierdistas de los años 70, terriblemente revolucionarios, se pasaron olímpicamente a las filas del enemigo ideológico. El dinero pudo cambiarlos fácilmente. Todos miembros de la clase media. PS, Mapu, IC, cuantos de ellos, destacados militantes algunos no son hoy conspicuos derechistas.
      Le dejo la máxima sociológica del marxismo con la que entiendo mejor las personas: “no es la conciencia la que determina el ser (social). Es el ser (social ) el que determina la conciencia”. Las personas en general piensan conforme la vida material que tienen y no tienen una vida material conforme lo que piensan. Cordialmente.

  5. Felipe+Portales says:

    En rigor, Serendero habla de la “Constitución Pinochet-Lagos”, pero no saca las conclusiones debidas de ello y de como las dos derechas han convertido -con todo su poder comunicacional hegemónico- el “Apruebo” (“Apruebo para Reformar”) y el “Rechazo” (“Rechazo para Reformar”) básicamente en dos expresiones de lo mismo. A tal punto, que en las últimas encuestas el 65% se identifica con ellas. Y que numerosos exponentes del empresariado nacional e internacional han llegado a manifestar incluso sus mayores simpatías por el “Apruebo”.

  6. Felipe+Portales says:

    En definitiva, el diseño maquiavélico de las dos derechas del 15 de noviembre de neutralizar la revuelta social con un remedo de Asamblea Constituyente se ha cumplido perfectamente para el futuro previsible. Obviamente la historia nunca se detiene. ¡Pero no alimentemos falsas expectativas con ESTE PROCESO, para no desanimar más a la sociedad chilena en el futuro!

  7. Germán F. Westphal says:

    Si hay algo en que Serendero tiene razón es cuando menciona “el poder real”! Esto es interesante porque implica y reconoce que hay poderes ficticios. Así, cuando no hay correlación entre los poderes reales y efectivos que rigen en una sociedad —para parafrasear a Fernando Lasalle—, la “constitución de papel” —como Lasalle llama a la escrita—, no pasa más allá de ser una ficción. Esto es lo que ocurre y ha ocurrido en Chile y otros países, a veces con quiebres constitucionales profundos “a golpes de Estado” —de los cuales hay toda una gama— y de manera mucho más frecuente con la aprobación de leyes que implementan selectivamente o interpretan lo mandatado por la constitución de papel. En ambos casos, la clase política, generalmente alineada con los factores reales y efectivos de poder que rigen en la sociedad, juega un papel determinante. Esto último es precisamente el cuadro que fielmente describe Felipe Portales en su comentario. Ergo, se apruebe o se rechace la propuesta de la CC, nada realmente sustantivo va a cambiar a la larga pues más de algo va a terminar en letra muerta y otro tanto será reformado, revertido o eliminado. En estas circunstancias, la gran pregunta es la misma que alguien por ahí se hizo hace unos 120 años en una lengua que es fácil adivinar: Что делать? Y la respuesta es la misma que se implementó mucho antes que la famosa pregunta, también por ahí, en otra parte, hace 233 años y dos días a la fecha… Mientras el Tercer Estado no se organice y genere sus propios representantes que respondan ante el mismo, no habrá juego de pelota.

  8. Serafín Rodríguez says:

    Patricio Serendero 22 junio, 2022 at 11:07 am: “El argumento que el Apruebo representaría la aprobación del Pueblo para el próximo medio siglo se puede aplicar exactamente igual para el caso que gane el Rechazo.”

    Falso. El rechazo es a la propuesta de la CC, no un apruebo de la actual Constitución. La ley 21,200 dice que de ser rechazada dicha propuesta seguirá vigente la Constitución actual porque obviamente el país no puede quedar en un vacío legal. Además está claro que en el plebiscito de octubre del 2021, el soberano rechazó la Constitución vigente por prácticamente un 80%, lo que continúa siendo válido.

    Por supuesto, todo esto no pasa más allá de ser una discusión meramente académica que no será resuelta de ninguna manera mientras la ciudadanía no se organice y genere sus propios representantes de base social que puedan desplazar a la clase política dominante, como muy bien dice don Germán, algo que en todo caso no parece de ninguna manera viable en ningún futuro próximo. En última instancia, el país seguirá siendo lo que sus ciudadanos decidan, lo qe incluye la mantención en el poder de la clase política que lo administra. Como dicen por ahí, la culpa no es del chancho sino de quienes lo alimentan.

  9. Serafín Rodríguez says:

    Es bueno saber lo que dice la Convencional Constituyente María Rivera Iribarren:

    “El corazón del capitalismo neoliberal chileno se mantiene con la nueva Constitución. Se mantiene la propiedad privada sobre toda clase de bienes y servicios. Así, se mantendrán los grandes monopolios de las farmacias, del retail, del gas, de la minería, de las forestales, de las pesqueras, etc. Así el 1% más rico seguirá con enormes privilegios, mientras la mayoría de los trabajadores y nuestras familias seguiremos en la pobreza.”

    María Rivera Iribarren, abogada, independiente. A los 12 años trabajó por la candidatura de Salvador Allende, activista del Frente de Estudiantes Revolucionarios (FER), Fundadora de la Defensoría Popular y dirigente del Movimiento Internacional de Trabajadores (MIT). Aseguró su lugar en la Convención Constituyente con 18,6 mil votos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software