Opinión Política

El Sheriff

Advertisement

En un país en el que la tontera es una variable inevitable en cualquier ámbito de lo cotidiano, la irrupción de tontos que sobresalen de la media y comienzan a brillar con luz propia se ha venido instalando como algo familiar.

Hay ejemplos rutilantes en el campo de la política, y no se sabe con precisión si esta gente le hace un favor a esa actividad al disponerla como un espacio democrático en el que no se discrimina. O, por el contrario, le suma detractores al quedar la ciudadanía expuesta a la obra de sujetos con escaso cacumen.

Descuella en ese exclusivo universo el diputado Diego Schalper que no pierde tiempo ni tribuna para quedar como algo colgado de la luna cuando responde sin meditar mucho cosas que no le preguntan o que, simplemente, resultan una risible tontera mayúscula, de antología.

Advertisement

Un verdadero crack.

Advertisement

En el mismo sector hay tontos del calibre del diputado republicano Johannes Kaiser en cuyo caso habría que hacer la distinción o alertar la sospecha de que si su tontera no es otra manera subrepticia de esconder cuestiones algo menos presentables que su rústica, habitual y muy generalizada tontera.

Advertisement

Vale la duda si se considera que, además de sus innumerables mentiras de sí mismo, enarbola sospechosas opiniones en las que las mujeres y los homosexuales salen mal parados.

Advertisement

¿Misoginia o/u homosexualidad mal encarada?

El caso, como sea, limita con la tontera más montaraz de las posibles.

Advertisement

En fin, dos casos de alto estándar que sirven para poner en contexto un fenómeno digno de tener en cuenta: esta gente ha hecho escuela.

Advertisement

¿Será porque la tontera bien llevaba da réditos políticos o porque es una conducta absolutamente impune, difícil de criticar, que deja a los contendores o enemigos del tonto en un estado o situación tal que lo más inteligente es el silencio, la razón por la que hay tantos postulantes?

Advertisement

La tontera en política no deja huella de carbono.

Los políticos más avispados se cuidan incluso de observar la ley.

Advertisement
Advertisement

Porque, digámoslo con sus letras y cadencias, atacar a un tonto haciendo ver su condición puede resultar no solo incómodo sino motivo para ser llevado a estrados.

Desde cierto punto de vista un tonto de los que hablamos puede ser definido como un minusválido y ahí la cosa se puede poner áspera para quien haya osado espetar la palabra Tonto para hacer ver a un tonto su condición.

Así sea que en nuestro Parlamento haya inmunidad innata.

Advertisement
Advertisement

Nos llama la atención la situación de una posible alza en este tipo de políticos. Si no fuera porque, como la vea, estamos en manos de esos loquillos que hacen las leyes, dicho al paso: que ahora tienen nombres, lo que probablemente fue ocurrencia de uno de los tipos de los que tratamos de ocuparnos en estas líneas, la existencia de tontitos de capirote no debería ocuparnos sino en el capítulo relativo a la educación diferencial que debería existir en algún lado.

Advertisement

Pero, cuidado, la cosa no es tan fácil.

El diputado Gaspar Rivas, del Partido de la Gente, golpea la cátedra. Se ha declarado Sheriff del condado llamado Chile y, ni corto ni perezoso, se ha auto instalado una plateada estrella de seis puntas en el pecho lo que, según se lee en ella, le confiere al Honorable la calidad de Grand Sheriff del County.

Advertisement

Tanto como la del Apruebo y el Rechazo, la pelea por la primera posición de la tontera está desatada, y para ser justos, el diputado Rivas se ha tomado la delantera.

¡A no descuidarse los postulantes!

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Por Ricardo Candia Cares

 

 

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor y periodista

Related Posts

  1. Hugo Murialdo says:

    Estimado Ricardo: creo que es muy buena idea ir poniendo al día el grado de Tontera de los “honorables” que habitan en el Congreso Nacional. Con fecha 5 de febrero de 2020 se publicó en este medio una nota de mi autoría con el título: “¿Qué alberga el Templo de Luxor sito en Valparaíso: un Congreso Nacional o un hospital psiquiátrico?” En aquel momento, habían proliferado las declaraciones tanto de diputados como de senadores, con las que parecía una verdadera competencia en espetar la mayor de las estulticias. La verdad, es que se salvaban muy pocos, que preferían guardar silencio y no entrar en competencia.

  2. Nestor R Marin, Ph.D Agricultural Science, Phytopathologist, says:

    Que cosa mas ridicula la que acabo de leer. A pesar de que yo soy un nuevo participante de escribir algo en este medio del Clarin, lo que acabo de leer me parece un chiste o una broma de mal gusto. En primer lugar, geograficamente un sheriff corresponde una autoridad policial a nivel de Condado. Chile no es un condado; Chile esta dividido en varios Estados (Regiones), y estos estados (Regiones) estan divididos en condados, en entonces a este diputado, le falto esclarecer que su posicion de Sheriff le correspondia al Condado de “Pelotillegue”. Entre parentesis, quien es Gaspar Rivas ?. Sigo en la misma posicion en los puntos del “Aproebo”; sigue con una ventaja de 15%.!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software