Latinoamérica Portada

Cristina Fernández denuncia la impunidad del Macrismo: «No es un juicio contra mí, es contra el gobierno popular»

Advertisement

No vienen por mí, vienen por ustedes, fue una de las frases más fuertes que pronunció en su alegato la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner desde su oficina en el Senado, al ejercer ayer su derecho a la legítima defensa, el cual le negaron los fiscales Sergio Mola y Diego Luciani después de pedir 12 años de prisión para ella, su inhabilitación y proscripción en el juicio conocido como Causa vialidad de la obra pública en la provincia de Santa Cruz.

Al documentar la impunidad en acciones corruptas en las que está vinculado su sucesor Mauricio Macri (2015-1019), resaltó que un juez pidió el sobreseimiento de los empresarios involucrados en el caso del ministro de Obras Públicas durante el kirchnerismo José López, quien se alejó del peronismo, y apareció en junio de 2016 tirando bolsos con 9 millones de dólares, a las tres de la madrugada, por la barda de un monasterio cercano a esta capital. También llevaba un arma larga.

Expuso el intercambio de comunicaciones constantes entre José López, nada menos que con Nicolás Caputo, amigo íntimo de Macri, lo que desató entonces un terremoto político. Supuestamente filmado por una cámara de seguridad, el video dio la vuelta al mundo y además se mencionaba que las monjas podían estar al tanto de todo, es decir, que eran cómplices.

Advertisement

La vicepresidenta Fernández de Kirchner denunció que la justicia no se movilizó para investigar el origen de esos 9 millones de dólares, que en realidad la Reserva Federal de Estados Unidos entregó al gobierno de Macri, y que López recibió.

Advertisement

En una presentación de más de dos horas transmitida por redes sociales desde su despacho en el Senado, la ex mandataria expuso que “este partido judicial no sólo nos estigmatiza a nosotros, sino que los protege a ellos, porque no sabemos dónde están los 45 mil millones de dólares del FMI (entregados al gobierno de Macri) y no pasa nada, se comprueba que Macri espió a los familiares del (submarino que se hundió en noviembre de 2017) ARA San Juan, la tragedia más grande que ha vivido Argentina en democracia, y sin embargo lo sobreseen. ¿Quién lo sobresee? El arquero del Liverpool, que juega con Macri al futbol en Los Abrojos, junto a Luciani. Son ellos.

Advertisement

Son 12 años (de pedido de cárcel), los 12 años del mejor gobierno que tuvo Argentina en las últimas décadas, por eso piden 12 años. Por eso me van a estigmatizar y condenar. ¿Cómo voy a pensar que este es un tribunal de la Constitución si permite este tipo de cosas?, dijo en alusión al gobierno de su antecesor y marido, el fallecido Néstor Kirchner (2003-2007), y al suyo (2007-2015).

Advertisement

Esto no es un juicio contra mí, es un juicio al peronismo, a los gobiernos nacionales y populares, aseveró, y expuso: “nada, absolutamente nada de lo que dijeron (los fiscales) fue probado. Cuando aseguré que tenían la sentencia escrita, me quedé corta.

“Argentina es un lugar muy particular, acá mueren todas las teorías. El lawfare tiene un escalón superior. En otros países fue para estigmatizar, confundir a los gobiernos populares con asociaciones ilícitas. Acá protegen a los que verdaderamente roban al país”, añadió.

Advertisement

Nada de lo que dijeron los fiscales fue probado. El juicio empieza con la ficción que relataron, durante cinco días. No eran acusaciones; era un guion, y bastante malo, por cierto, aseveró, al cuestionar nuevamente a Luciani y Mola por no investigar las comunicaciones telefónicas entre López y Caputo.

Advertisement

La ex mandataria vaticinó que “se va a demostrar que además de mentirosos, los fiscales no trabajaron. No leyeron las pruebas que constan de 9 mil fojas.

Advertisement

¿Qué me van a decir? ¿Que me van a absolver? Quieren tomar revancha. ¿De qué? El fiscal pide 12 años porque son 12 años del mejor gobierno que tuvo Argentina, insistió.

El final del alegato estuvo cargado de pasión militante, lo que hizo llorar a quienes la esperaban en la calle, algunos desde la noche anterior, y que en horas de la mañana se trasladaron al Senado.

Advertisement
Advertisement

La acusación contra Fernández de Kirchner se remonta a sus dos periodos como presidenta y al de Néstor Kirchner, fallecido en 2010. Los fiscales la señalan como líder de una asociación ilícita, con la que supuestamente orientó la atribución de licitaciones de obra pública en la provincia de Santa Cruz, su cuna política, para favorecer al empresario Lázaro Báez y de haber defraudado al Estado unos mil millones de dólares.

Lo que ha sucedido en estas horas en el país, y la solidaridad que recibe Fernández de Kirchner de América Latina, hizo renacer la emoción peronista, como pasó cuando un golpe derrotó a Juan Domingo Perón en 1955, y proscribió a su partido, que en lugar de desaparecer se convirtió en el mayor partido político de masas de la región.

Cristina Fernández, requerida por miles de manifestantes, se asomó al balcón de su oficina y cantó la marcha peronista con sus seguidores, que inventaron nuevas canciones en apoyo a la vicepresidenta y al partido Frente de Todos que los ha vuelto a convocar.

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Por Stella Calloni

Fuente: La Jornada

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal de La Jornada en Buenos Aires

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software