Cultura

El rescate de “El Cuarto Mundo” de Carlos Ortúzar, escultura original del edificio Unctad: el resto “desapareció” tras el golpe

La obra en metal “El cuarto mundo”, del chileno Carlos Ortúzar, fue una de las piezas escultóricas que se instalaron en el edificio erigido para la UNCTAD III y en el posterior Centro Cultural Metropolitano Gabriela Mistral.

 

Advertisement

Sin embargo, también es parte de la veintena de obras que desaparecieron en 1973 tras el Golpe Militar.

 

Esta escultura metálica, estuvo sólo un año emplazada y hoy, 46 años después, vuelve a instalarse en su ubicación original frente a la Torre Villavicencio, gracias a una alianza entre GAM y el Ministerio de Bienes Nacionales y la reinterpretación de la maestranza JEMO, encargada de su fabricación original en los años 70.

 

Advertisement

Cristián Martínez, Gerente de Marketing del Grupo Jemo, comenta sobre el proceso de construcción de la pieza.

 

 “Como no había planos para la reconstrucción de la obra, trabajamos en base a fotos y jugamos con las escalas para poder encontrar medidas y espesor del acero. Buscamos una proporción matemática calculada, en base a múltiplos de cuatro”.

 

Advertisement

 

La pieza es de acero pintado al esmalte acrílico, tiene más de tres metros de diámetro y pesa una tonelada y media. Está construida en base de hormigón, tiene además círculos interiores móviles de aluminio.

 

Advertisement

No estará reconstruida la fuente de agua de la escultura original, pero su confección permite la movilidad hasta la definición del uso del edificio Villavicencio.

 

Felipe Mella, director ejecutivo de GAM, comenta la importancia de esta nueva pieza.

 

Advertisement

 “El rescate de esta obra viene a coronar, el gran trabajo que hemos hecho este año con el rescate y restauración de nuestra colección de arte patrimonial. Dedicamos, un presupuesto importante para restaurar algunas piezas con deterioro, trabajo que era muy necesario y que nunca se había realizado.

 

También, se está elaborando una museografía bilingüe para que nuestros visitantes conozcan su inédita historia y le sea más fácil entenderla”.

 

Advertisement

La obra, instalada en 1972,  fue una advertencia frente a la distinción entre el “primer, segundo y tercer mundo”, división que expandía los efectos de la revolución industrial a una escala global y separaba al mundo en diferentes clases sociales, mientras que el concepto “cuarto mundo” se acuñaba para designar a la porción más marginada que vive en condición de desprotección, riesgo social e incluso a los pueblos originarios afectados por la globalización.

 

Ortúzar (1935 – 1985) por su parte fue uno de los artistas más destacados en introducir una concepción social del arte, que estuviera al alcance de todos en el espacio público y se integrara con la arquitectura.

 

Advertisement

Hoy,  la pieza es también el eje central de la 14 Bienal de Artes Mediales, que tomó justamente “El cuarto mundo” como concepto de inspiración.

 

Enrique Rivera, director de la Bienal, explica  que “la obra de Carlos Ortúzar, nos invita a recuperar una advertencia dada por una generación que intentaba, provocar una forma de relación no extractivista con nuestro ecosistema.

 

Advertisement

Esta advertencia está aún vigente y la Bienal, se propone como un espacio para apropiarnos de este manifiesto de una forma propositiva”.

 

 

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad
Danzai Software