Colapsismo

Coronavirus y manipulación del miedo

No recuerdo en cuál historia hay un personaje que, súbitamente, se toma la panza en medio de la calle y muere de dolor al pie de un cartel que decía: Prohibido toser y estornudar en la ciudad. Alguna de Stephen King, seguramente. Pero ya no me distraigo con novelas y filmes de terror. Con los llamados medios hegemónicos, basta y sobra.

V. gr.: Donald Trump, encarnación de la peste blanca, recibe a Jair Bolsonaro en su mansión de Miami, y declara que el huésped “…ha hecho un trabajo fantástico”. Pero recordemos también a la encarnación de la peste negra, Barack Obama, cuando recibió el Nobel de la Paz 2010 después de enviar 30 mil soldados más a Afganistán. Y al paladín de la estupidez pestilente, Mauricio Macri: El populismo es más peligroso que el coronavirus.

Tampoco hay que pecar de optimistas, pues tal como van las cosas estamos mejor que mañana. Mire usted: en el siglo XIV, mientras la ciencia moderna empezaba a debatir con Dios los usos de la fe y la razón, una pandemia se llevaba puesta a la mitad de los europeos. Pero algo de consuelo había. La Iglesia, máximo poder mediático y espiritual de la época, decía que nos íbamos al cielo, donde todo era justicia, igualdad y felicidad.

El tiempo de la muerte, cuadro de Brueghel el viejo (1562), y El séptimo sello, filme de Ingmar Bergman (1957), continúan estremeciendo, pues más allá de la fe y la razón, sugieren que la vida es única. ¿O algún espectador compartió una fe distinta a la del caballero cruzado que en la película reta a la muerte en una partida de ajedrez, para evitar que se lleve al infierno el alma de un campesino devorado por la peste?

Advertisement

Siete siglos después, con la aparición del coronavirus, los medios hegemónicos y redes antisociales presumen de haber reducido la fe, la ciencia y la razón a meros algoritmos de quita y pon. Sólo que ahora, los miedos son manipulados por la CNN, sin posibilidad alguna de consuelo espiritual.

Neodeidades de nuestra época, los buenos de la CNN acaban de enmendar la plana a la Organización Mundial de la Salud (OMS), calificando de pandemia la expansión del coronavirus. Y es lo correcto, añade de su cuenta el tóxico portal Infobae.

No es una decisión que hayamos tomado ligeramente, manifestó el jefe de la corresponsalía médica de CNN. “…Y si bien sabemos que suena alarmante, no debería causar pánico”, agregó. Pero un día después, en un vuelo de United Airlines que despegó de Fráncfort con rumbo a Nueva Jersey, tres pasajeros enloquecieron porque otro estornudó, y el avión tuvo que hacer una escala no programada en el aeropuerto internacional de Denver.

El sicoanalista Fernando D’Addario escribe: “La globalización, con su flujo anárquico de bienes y personas que responden a un mismo patrón económico, diluyó la perspectiva punitivista religiosa, que justificaba las pestes de antaño […] Cada vez que el miedo se contagia, todas las palabras que derivan del pánico (xenofobia, racismo, vigilancia extrema, aislamiento, persecución, fobia, segregación, etcétera), llevan al repliegue del ‘mundo sano’ sobre sí mismo” ( Página/12, Buenos Aires, 9/3).

Advertisement

De su lado, con el hipócrita estilo progre que el New York Times (NYT) maneja con maestría, leemos en un largo artículo de su corresponsal en Pekín, Amy Quin: “Es posible que China esté venciendo el coronavirus, pero a un costo muy alto…”. Amy reconoce que el país asiático ha disminuido de manera drástica el número de casos nuevos.

Agrega: “[…] Existen inquietudes acerca de que las cifras sean erróneas o estén incompletas”. Y soltándose el moño, se trepa a la lámpara: “[…] El Partido Comunista en el poder celebra el descenso del brote como una señal de superioridad de su sistema político autoritario y jerárquico, que otorga a los funcionarios un poder casi ilimitado”. ¡Bingo!

¡Qué confusión de mierda! ¿Quién manda? Y encima, almas comprometidas, como el padre Merrin, nos sueltan la mano. El padre Merrin pudo salvar a la niña poseída por el demonio en El exorcista (1973). Pero en la realidad, el gran actor sueco Max von Sydow nada pudo hacer para rescatar a Linda Blair de los defensores de Satanás, que la denunciaron y persiguieron durante muchos años.

Aquel caballero cruzado en la película de Bergman, Max von Sydow, ha muerto. Y en adelante, tampoco podremos contar con él en su rol de supervillano para combatir al agente británico James Bond, en Never say never again (1983).

Advertisement

Brote (¿casual?) del virus chino, desplome (¿casual?) del precio del petróleo, (¿casual?) hiperespeculación y caída en las bolsas de valores del mundo entero. Flagelos que, casualmente, aparecen a 10 años de la pandemia de gripe A (18 mil muertos, 150-575 mil contagiados), junto con el efecto dominó de la quiebra de la consultora Lehman Brothers de Wall Street (2008-10).

Y en el año del fallido impeachment de los buenos contra Donald Trump, que en los próximos meses volverán a la carga.

 

Por José Steinsleger

Advertisement

 

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad
Danzai Software